España tiene arte en el súper

Supermercart promueve en Valencia y Madrid obras de 200 nuevos artistas entre noviembre y enero el autor pone el precio y la empresa en base a ello fija el costo final para el comprador.
Algunos grandes comenzaron aquí. Venden sus obras a precios  (Foto: )
María José Martínez Vial / Madrid

Que comprar arte es costoso es una de las ideas más extendidas en el planeta. Que el sector es elitista y difícil de penetrar, la principal inquietud de los artistas noveles, ávidos de acceder al mercado.

Quizá para romper las reglas, quizá por amor al arte, la galería catalana American Prints inauguró en Barcelona, hace ya 24 años, Supermercart, un supermercado del arte, hoy también presente en Madrid y Valencia. Las tiendas tienen entre 150 y 400 metros cuadrados de superficie y carritos en la entrada.

En total, entre las tres ciudades participan unos 200 artistas, cada uno con cuatro obras. La más barata, 89 euros (unos 1,400 pesos); la más cara, 299 (casi 5,000 pesos). “No es una galería convencional. Nosotros promocionamos artistas que acaban de terminar de estudiar o no tienen la suerte de ser conocidos. Algunos de ellos han dado el salto desde aquí”, dice Gemma Espinet, coordinadora de la firma.

Aunque los supermercados únicamente están abiertos de noviembre a enero, la maquinaria de Supermercart está activada durante todo el año. En marzo comienza el proceso de selección de los artistas. Puede participar cualquiera, siempre que acredite la formación académica y, como mínimo, 10 trabajos.

Enhorabuena, ¡su obra ha sido aceptada! Llegó el momento de hablar de negocios. Contrato mediante, los artistas dejan sus piezas en depósito y se comprometen a entregar a la galería 60% del dinero pagado por la obra. “En realidad al final suele ser 50%”, señala Espinet, “porque se trata de un sector en el que es muy habitual que los clientes pidan que se les bajen los precios”, añade.

Explica cómo funcionan regularmente: “Si el artista quiere 100 euros por su trabajo, nosotros le ponemos un precio de 250, calculando que tras la negociación lograremos venderlo por 200 euros. En todo caso, el autor cobra lo que pidió inicialmente”.

Y se puede hablar de éxito. El establecimiento de Madrid vende 60% de lo que expone. Barcelona y Valencia cuentan con ventas inferiores, de aproximadamente 30%. “En esas ciudades se ha notado mucho la crisis”, reconoce Espinet. Sin embargo, como otros establecimientos, Supermercart cuenta también con un outlet, situado en Madrid, para dar salida a las obras rezagadas, a precio bajo.

En cuanto a la opinión de los galeristas tradicionales, es muy diversa. Sí existe quien celebra y potencia la peculiar venta de obras de arte. Beatriz Guereta, propietaria de una de las galerías más exclusivas de España, considera que espacios como Supermercart son negocios muy respetables en los que se venden objetos más centrados en la decoración que en el arte. “No se puede comparar una galería tradicional con el supermercado. Simplemente, se trata de cuestiones diferentes. Nosotros buscamos obras de cierta trascendencia para la historia del arte”.

Una opinión tan válida como discutible. Entre los adeptos a Supermercart se encuentran numerosos coleccionistas de arte, en busca de una buena inversión. Es probable que acudan a la cita anual porque saben que grandes como Javier Mariscal o Josep Moscardó, un día expusieron sus obras en uno de los anaqueles del establecimiento.

Ahora ve
No te pierdas