Checos apuntan al microcrédito de México

Microfinance inició operaciones con 68,500 dls en inversiones y ahora su monto es de 275,200; la firma ya concedió préstamos a 400 comerciantes mexicanos con tasas de 5 a 10% anual.
Tomas Hes, fundador de la financiera checa. (Especial)  (Foto: )
Marco Appel
(Bruselas) -

Cuando el banco checo Microfinance decidió incursionar en Latinoamérica, uno de sus fundadores, el joven economista Tomás Hes, apuntó a México. Él trabajó en el sector mexicano de microfinanzas, donde la tasa interbancaria del país (8% en promedio) es del doble que en Europa y sólo 2% de los créditos no se recupera.

“El sector de microcrédito en México es muy seguro”, afirma desde Praga Linda Hanyková, directora ejecutiva de Microfinance, la primera compañía checa en seguir el concepto creado por el banquero bengalí Muhammad Yunus, y por el que obtuvo el premio Nobel de la Paz en 2006.

La apuesta resultó un éxito. En enero de este año, Microfinance arrancó operaciones en México con un fondo de inversiones de 68,500 dólares. Para julio pasado, ese monto se había cuadriplicado al llegar a 275,200 dólares, provenientes de 60 inversionistas checos.

“La mayoría son personas que les gusta la idea de ayudar con su propio dinero”, menciona Hes. “Pero también participan financieros que tienen capital para invertir y ven esto como una oportunidad interesante”.

Cada inversionista puede seleccionar a quien recibirá su dinero, vía el portal myelen.com (My Electronic Loan Exchange Network), propiedad de Microfinance, que transfiere las inversiones de manera automática si se trata de montos mayores a 320 dólares.

La firma checa ya concedió préstamos –con tasa de 5 a 10% anual– a unos 400 comerciantes mexicanos en zonas rurales de Oaxaca, Guanajuato, Baja California y el Distrito Federal. La mayoría de los créditos va de 340 a 680 dólares.

Frente a tales resultados, la empresa ya planea extenderse a otros países del continente, como Perú, Argentina o Bolivia.

Ahora ve
No te pierdas