Qué hay más allá de México Emprende

El programa gubernamental ofrece varias opciones para crear nuevas pequeñas y medianas empresas; centros de asesoría, incubadoras y franquicias son algunas de las vías para apoyar a las Pymes.
Empresas  (Foto: Archivo)
Rogelio Castillo Aguilera*
CIUDAD DE MÉXICO -

El desarrollo de una cultura emprendedora, el cambio de paradigma entre buscar empleo y autogenerarlo, evolucionar por medio de incubadoras así como adquirir y crear franquicias, es la visión integral que tiene el programa México Emprende y al cual le apuesta para lograr una  nueva generación de empresarios mexicanos.

La problemática de las Pyme en México

Las pequeñas y medianas empresas en México representan a más de 4 millones de entidades económicas de las cuales, la estadística revela que de cada 100 empresas que inician operaciones, solo 35 logran sobrevivir al cabo de dos años.

Estas empresas aportan el 15% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y están integradas por negocios que casi no cuentan con base tecnológica, infraestructura o planeación, tanto en su creación como en su desarrollo.

Sin embargo, dentro de este mismo segmento se localizan un grupo de empresas que logran crecer hasta llegar a medianas (solo el 4% de las sobrevivientes lo logra) y dentro de este grupo son muy escasas las que crecen a ritmo acelerado (lo que la Secretaría de Economía denomina "gacelas" por su crecimiento cercano al 20% anual).

Esta es la esencia del problema que pretende resolver el programa México Emprende por medio de un abanico de opciones.

La cúspide del programa: Los centros México Emprende

El programa México Emprende visualiza que si uno de cada diez mexicanos logra emprender con éxito, obtendríamos un país muy diferente al que tenemos.

Por ello, este programa cuenta con un sistema de garantías de 50,000 millones de pesos y es el inicio de una cadena que llevará al emprendedor por el camino del éxito.

De esta forma, el inicio de la visión del programa no radica únicamente en el programa en sí, sino más bien en que las universidades impulsen el papel de emprendedores entre sus alumnos, creando una red de emprendedores apoyados tanto por el gobierno, empresarios y sus propias escuelas.

El objetivo a lograr consiste en buscar nuevos nichos de mercado en donde emprender y no el clásico negocio tradicional. Por ello, los nuevos negocios basados en nanotecnología, mecatrónica o bien biotecnología, pueden convertirse en negocios de alto impacto para la economía nacional.

Para iniciar el programa México emprende, el gobierno ha puesto en marcha su difusión a través de páginas web (www.mexicoemprende.com) o bien por medio telefónico (01800 - 910 0 910). El inicio se ha basado en la asignación de un consultor para asesorar financieramente a las empresas y emprendedores que así lo requieran, pero llegará más lejos.

El segundo nivel: La incubadoras.

Si bien el programa México Emprende pretende sembrar las bases para un nuevo horizonte empresarial, no puede garantizar que las empresas subsistan a la estadística después de 2 años.

De esta forma, la liga del emprendedor con una incubadora eleva la probabilidad de supervivencia, ya que casi el 85% de las empresas que han sido incubadas han logrado sobrevivir más de 3 años.

Esto deja ver que el acompañamiento de una incubadora le da la vuelta a la estadística tradicional de mortandad empresarial que sufren los negocios recién creados. Por ello, ligar México emprende con la red de incubadoras garantiza una mayor probabilidad de éxito.

La tercera vía: Las franquicias

En muchas ocasiones el emprendedor logra percibir muy lejano el éxito al iniciar su negocio, por ello, una alternativa viable es emprender utilizando un modelo de negocio que ya ha sido probado y tiene garantía de éxito.

Este modelo son las franquicias y ya sea que el emprendedor las utilice para iniciar su negocio o bien para expandirlo, representan otra alternativa a la creación de empresarios que logren sobrevivir con sus empresas.

Esta alternativa es otra opción dentro del abanico de opciones que el programa pretende desarrollar.

Éxito empresarial

Para logar obtener éxito en este tipo de programas, la mejor receta consiste en que las personas lo hagan propio. En este caso, el papel de las universidades, las agrupaciones empresariales y sobre todo, el cambio de mentalidad, permitirán vislumbrar un nuevo panorama para el emprendedor en México.

*El autor es doctor en Administración y director general de InterCOM, firma de consultoría especializada en business strategy e industrial clusters. Es consultor acreditado por la Secretaría de Economía y la Japan International Colaboration Agency (JICA). Forma parte del Consejo de Administración del Instituto de Investigación Aplicada a Negocios y es catedrático de la Universidad Anáhuac México Sur.

 


Ahora ve
Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo, murió a los 94 años
No te pierdas
×