Un ‘fracasado’ quiere salvar al mundo

Kamen sabe que ha fallado, pero algo peor que sus errores, detenerse en lugar de aprender de ellos; un motor que obtiene energía del estiércol, una máquina para hacer agua del lodo, sus innovaciones.
segway vehiculo auto personal  (Foto: AP)
Michael V. Copeland

Dean Kamen no le teme al fracaso; después de todo él inventó uno de los más famosos (de lo que va) del siglo XXI: el Segway.  

Kamen posicionó su scooter eléctrico, lanzado en 2001, como una alternativa a los autos, que podría transformar la forma en la que la gente se mueve en ciudades y pueblos. Los inversionistas, incluyendo a Kleiner Perkins, Credit Suisse, y Kamen mismo, gastaron más de 100 millones de dólares para comercializar la máquina, pero resultó ser demasiado cara y poco práctica para el mercado masivo.

Sin intimidación ante el fracaso del Segway, Kamen siguió creando inventos y materializando ideas que, según él, transformarán la vida de millones de personas. Una de sus últimas creaciones, el Brazo DEKA, revoluciona extremidades artificiales. Con ayuda del chip computacional, aceleradores sólidos y baterías de alta duración, Kamen desarrolló un brazo biónico para el Departamento de la Defensa de Estados Unidos, el cuál ofrece a los soldados heridos un control motriz sin precedentes.

"Es impresionante ver lo que puede pasar cuando le das a los veteranos algo más que un pedazo de plástico con un mango", dice Kamen. Otro artilugio, un motor Stirling, obtiene energía de estiércol de vaca, pasto cortado y otros desperdicios. Kamen quiere instalar eventualmente motores Stirling en autos, motos, e incluso en sistemas de purificación en países en vías de desarrollo. 

Kamen, de 59 años, puede costear ser tan idealista. Además de sus intentos quijotescos, tiene un empleo bastante lucrativo que produce dispositivos para el sector médico.

A sus 20 años inventó un dispositivo para dar medicamentos a niños que padecían cáncer. El aparato (AutoSyringe) después fue reconfigurado para atender a una población más amplia: los diabéticos. Kamen descubrió la forma de aplicar una dosis de insulina precisa en el momento exacto que los pacientes lo necesitan.

Vendió la tecnología a Baxter International en un acuerdo que le hizo ganar millones de dólares. Otros inventos de Kamen han sido comprados o patentados por Johnson & Johnson y Davol. "Necesito esos días de trabajo para financiar mis fantasías: dar agua limpia y energía a todo el mundo".

Con todo y su éxito comercial, Kamen sigue tomando riesgos: en DEKA Research, la fábrica de inventos de Kamen, en Manchester, Nueva Hampshire, inspira a sus 300 ingenieros para que apunten a lo alto, ya sea que estén trabajando en proyectos comerciales o productos más altruistas. En DEKA nunca se penaliza un fracaso.

Eso no significa que Kamen no aprenda de sus errores. También reconoce la importancia de encontrar la forma de hacer que los inventos sean costeables para las masas. De hecho, el Segway no fue un invento malo, pero no fue innovador porque no ofreció un cambio fuerte. Para prevenir que su sistema de purificación de agua corra con la misma suerte que el Segway, Kamen está buscando ayuda profesional.

Como parte de su trabajo diurno como inventor por contrato, Kamen desarrolló una fuente de sodas poco usual para Coca-Cola, y en el proceso comenzó a presumir el Slingshot, un destilador por compresión de agua que puede convertir lodo en agua para consumo humano. Kamen espera que Coca pueda desplegar el Slingshot junto con las muchas botellas y latas que distribuye en todo el mundo día a día. También comenzó a tentar el terreno con compañías farmacéuticas a nivel mundial.

Esta presencia amplia puede ayudar a reducir los costos de tecnología, haciendo que sea más  costeable para los usuarios. Kamen dice que el Slingshot puede ser fabricado por unos miles de dólares.

"Si vas a cualquier pueblo del mundo, hay un par de cosas que encontrarás: cigarros, teléfonos celulares y Coca-Cola", dijo Kamen.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Kamen se abstiene de decir que Slingshot será el artículo que cambiará el mundo, algo que sí dijo del Segway. Sigue siendo optimista sobre la resolución de los principales retos del mundo: educación, agua potable, energía y transporte. Sólo que ahora parece comprender que toma tiempo... y esfuerzo grupal.

"Wilbur y Orville (Wrigth, hermanos a quienes se les conoce como los inventores del avión) se fueron" dice Kamen. "Tomó otros 50 años para que volar fuera la tendencia dominante. Es decir, el avión fue un gran invento, pero hizo falta inversión, tecnología y tiempo para que los viajes aéreos fueran una innovación. Afortunadamente para Kamen, él lo tiene todo, y no teme volar muy cerca del sol.

Ahora ve
España interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña
No te pierdas
×