Una lucha ‘a pie’ contra la piratería

El éxito de su extravagante calzado, ha llevado a Vibram al radar de los falsificadores; además debe luchar contra copias legales como las de Nike, pero apela a la lealtad de sus clientes.
fivefingers calzado descalzo vibram  (Foto: Especial)
Jennifer Alsever

Imagínate: haces un zapato muy feo, pero con un enfoque muy particular a la ergonomía. Un bestseller vierte halago sobre halago de tu chistoso calzado. Un estudio científico de publicación a nacional confirma la excelencia estructural de tu zapato. Los atletas enloquecen con tu tenis, crean sitios de fanáticos en la red, y compran más zapatos de los que puedes administrar a tus distribuidores.

De repente, te das de frente con uno de los grandes peligros para la innovación: has creado tanta demanda que alguien más quiere sacarle partida. En otras palabras, ya atraes a falsificadores. Están por todos lados.

Y ahora estás en plena guerra por proteger tu marca.

Esa es la historia de Vibram, una empresa italiana que por 75 años ha hecho suelas para botas de montaña de alta calidad. Hace 6 años, Robert Fliri, un alpinista y diseñador industrial, se acercó a la empresa con una novedosa idea. Propuso un zapato ligero (en esencia, un guante para el pie) que imitaría la experiencia de estar descalzo, mientras protegería al pie de ensuciarse o cortarse. Fliri creía que sus anti-zapatos mejorarían la tonificación muscular en los pies, así como el movimiento, equilibrio y postura.

Vibram comenzó a hacer los zapatos de 5 dedos de Fliri en 2006, y llamó a la marca Vibram FiveFingers. En 2007, la revista Time llamó al zapato uno de los mejores inventos para la salud del año. Dos años después, el libro Born to Run de Christopher McDougall, que estudia los beneficios de correr descalzo, se volvió un bestseller. Este año, un estudio de científicos expertos en evolución de Harvard, publicado en la revista especializada Nature, concluyó que quienes corren descalzos, pisan con la parte delantera del pie y no con los talones, lo cual pone menos presión en las articulaciones y reduce las lesiones.

Los clientes se engancharon Los zapatos, que cuestan entre 75 y 125 dólares, empezaron a aparecer en competencias elite como el Maratón de Boston. Los ingresos por zapatos FiveFingers ascendieron de 430,000 dólares en 2006 a 11 millones de dólares el año pasado. Este año, los zapatos de la empresa (que incluyen modelos para correr, entrenar, caminar y escalar) están listos para generar ventas por hasta 50 millones de dólares. Todo esto aparte de las ventas por 125 millones de dólares en suelas de Vibram.

Ahora la empresa lucha por satisfacer la demanda de zapatos FiveFingers: creció de tener una fábrica a cinco este año y triplicó el tamaño de su bodega y oficina en Boston. Alrededor de 90% de los compradores de zapatos FiveFingers son estadounidenses.

El estilo tan raro de los Vibram FiveFingers es tema de conversación - y a los usuarios les encanta hablar de ellos, y les dan presencia en Facebook, Twitter y blogs.

"Tienen un efecto muy profundo en tu vida," dice Justin Owings, un vendedor de anuncios en línea, que tiene una concurrida página de fans de FiveFingers llamada Birthdayshoes.com. "Es toda una reintroducción al mundo a través de tus pies. Te saca al niño que traes dentro, porque sientes muchas texturas nuevas a través de tus pies".

Los podólogos advierten que los FiveFingers no son para todos. La gente que normalmente no corre, que tienen obesidad o tienen problemas serios en los pies o diabetes deberían tener especial cuidado.

"Empezó como una moda pasajera, pero está agarrando tanta aceptación del público que no creo que desaparezcan", comenta el doctor Ben Pearl, un podólogo de Arlington, en Virginia, quien ha escrito sobre el tema de correr descalzo en su blog Docforjocks.

Ahora Vibram debe crecer rápido, para ganarle a la competencia, dice Tony Post, el presidente ejecutivo de Vibram USA. Nike ya vende un zapato ligero llamado Nike Free. Terra Plana tiene uno llamado Vivo Barefoot. Para la primavera de 2011, hasta 6 marcas de la competencia, incluyendo a Merrell y New Balance, entrarán al mercado con supuestos zapatos "descalzos".

Pero la amenaza más grande para es el fuerte ataque de los falsificadores. Ya han aparecido más de 200 sitios que venden Vibram piratas en línea. Los zapatos que ofrecen estos sitios imitan los colores, los estilos, y los logos de FiveFingers; vienen en cajas de Viabram minuciosamente copiadas, con etiquetas de envío idénticas a las que da Vibram a sus clientes. Las páginas falsas aparecen constantemente, y conseguir que cierre una sola de ellas puede costar hasta 25,000 dólares en tarifas de abogados y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, según Georgia Shaw, una socia de marketing de Vibram.

"Es un gran problema. Nos consume mucho tiempo y energía", dice Shaw.

La International Anti-Counterfeiting Coalition (Frente Internacional contra la Falsificación), un grupo de presión política de la industria, estima que los productos del mercado negro les cuestan a las empresas estadounidenses 250,000 millones de dólares al año. Post no tiene idea de cuánto pierde Vibram por los falsificadores (él dice estar más preocupado por el daño que las imitaciones le puedan hacer a la imagen de la empresa).

Los clientes insatisfechos, sin saber que compraron zapatos a falsificadores, han empezado a mandarles las falsificaciones al mismo Vibran (con frecuencia usan las etiquetas de envío falsas de Vibran que les dieron los falsificadores). Este es un problema espinoso para Vibran, que no puede reembolsar por productos piratas comprados a fabricantes falsos. A veces la empresa extiende una oferta de buena voluntad y manda cupones de 50% de descuento para unos Vibram FiveFingers a compradores engañados.

"Perdemos dinero con eso, pero esperamos conseguir clientes vitalicios", comenta Shaw.

Vibram ha contratado a un investigador en China para encontrar fábricas clandestinas. La empresa también trabaja con Google para dejar afuera a falsificadores que atraen a clientes desprevenidos con anuncios de búsqueda pagados.

Pero el arma más poderos a de Vibran es la misma gente que llevó a la empresa al éxito: los devotos de FiveFingers. Son personas como Owings, el bloguero de Atlanta que tiene 10 pares de zapatos FiveFingers.

Owings escribió en su blog sobre la epidemia de productos falsificados en BirthdayShoes.com dos meses antes de que Vibram informara sobre el problema. Dese entonces, ha publicado en abundancia sobre las falsificaciones, y ha enlistado cientos de sitios de Vibram falsos y explica cómo detectar mercancía que infringe el derecho de autor. Por ejemplo, aconseja a los compradores buscar que la tela de los zapatos no tenga un brillo sedoso y que se cuiden de "precios raros".

Owings dice que se siente obligado a ofrecer estos consejos como un servicio público para los 4,000 visitantes diarios a su blog, que de otra forma los engañarían para comprar algo que no serían sus amados FiveFingers.

"Realmente tengo un sentido de pertenencia hacia la marca porque hablo mucho de ella. Soy muy apasionado. Mi esposa suele decirme que ya me calle con eso", cuenta Owing.

Ahora ve
Cárteles de la droga y otros grupos criminales reclutan a niños indígenas
No te pierdas
×