KA-AB cambia las botellitas para el agua

La empresa importa botellas de acero desde China para venderlas a través de distribuidores para contribuir en la protección de los animales en extinción la empresa los incluye en sus diseños.
Botellas verdes -Ka-Ab  (Foto: Cortesia)
Diana Fernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Frente a la realidad de que una botella de plástico demora de 100 a 1,000 años para descomponerse, según Greenpeace, dos empresarias mexicanas decidieron aportar su granito de arena e iniciar un negocio que contribuyera a disminuir el uso de las botellas de plástico para el agua.

"Por una observación de una amiga que estaba en Canadá y mi socia que estaba en Nueva York, nos dimos cuenta que muchas personas estaban reemplazando las botellas de agua por otro tipo de envase que fuera más ecológico y no le costara más al consumidor del líquido", dijo la fundadora y directora de KA-AB, Lesly Méndez.

Desde un inicio, las empresarias sabían que cambiar la costumbre de los mexicanos que consumen en promedio 500 bebidas embotelladas por año, según la Secretaria de Desarrollo Social, para que inviertan 250 pesos en una botella de acero inoxidable con diseños de animales en extinción, sería una tarea difícil.

A pesar del hábito de los mexicanos de consumir agua embotellada, las dos socias siguieron adelante con su idea de negocio y afrontaron un nuevo obstáculo que para otro tipo de empresarios  podría representar el fin de su proyecto.

"Sabíamos lo que queríamos hacer, buscábamos un producto que no emitiera ninguna toxina por su uso continúo, que fuera liviano y además bonito. En ese momento vimos como las botellas de acero inoxidable eran la respuesta, pero en México no había cómo fabricarlas, para que resultara rentable para el negocio, así que decidimos importarlas de China", relató Lesly Méndez de KA-AB.

Para importar las primeras 1,000 botellas y para hacerles el diseño, la empresa tuvo que invertir cerca de 12,000 dólares para cubrir los costos de importación, diseño coorporativo, fletes, aduanas e impuestos, lo que hasta el momento ha significado un esfuerzo de las empresarias por mantener los costos de producción.

Para iniciar el proceso de venta del producto, las empresarias se apoyaron en algunos distribuidores claves como: la tienda Orígenes Orgánicos y Green Corner, y tras esa primera venta, decidieron seguir adelante e importar más botellas y crear nuevos diseños.

"Con esa primera venta, con la que nos fue muy bien, nos arriesgamos y trajimos el primer contenedor lleno de botellas listas para abrir nuevas oportunidades de negocios con otros distribuidores", detalló la socia fundadora.

Así fue como la empresa KA-AB, que donó parte de su primera venta para la asociación Refugio de los Deseos con el objetivo de invertir en la recomposición de las jaulas para refugiar changos en peligro de extinción; logró posicionar su producto en Liverpool y en C de Casa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además de animar a la gente a reducir el uso de botellas de plástico, las emprendedoras decidieron apoyar algunas de las campañas de ProNatura para proteger una de las especies como el jaguar y las tortugas, animales que integran algunos de los diseños del producto.

La empresa que tiene dos años de funcionamiento, sigue trabajando por que más personas inviertan en esta alternativa sustentable para continuar hidratándose sin dañar al medio ambiente.

Ahora ve
Este recorrido muestra la historia de la magia de Harry Potter
No te pierdas
×