Tecnología sustentable y hecha en México

Solartec es la primera empresa 100% nacional que se especializó en la generación de energía solar; con un año de experiencia, los costos de sus equipos ya son más bajos que los de firmas europeas.
Solartec 2  (Foto: Cortesía Solartec)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si se cubriera tan sólo el 1% de la superficie del desierto de Sonora con paneles solares fotovoltaicos, se podría generar energía eléctrica suficiente para abastecer a todo el país, dice Gustavo Tomé, fundador de Solartec, para ejemplificar el potencial de la energía renovable en México. Antes de incursionar en el sector, el ingeniero industrial egresado del Tecnológico de Monterrey se dedicaba a las manufacturas textiles, y ya había puesto en marcha más de un negocio cuando se hizo las siguientes preguntas: ¿Qué indica que mi negocio pueda crecer 10, 100 o 1,000 veces más? ¿Mi negocio puede tener la misma vigencia en 20 años? ¿Qué tanta innovación en tecnología estoy generando?

Las respuestas fueron poco alentadoras, y el empresario decidió hacer una apuesta más acorde con lo que siempre había querido para su proyecto de vida: una empresa innovadora responsable con los accionistas, el cliente, los proveedores y el ambiente.

Entre las opciones, la energía se presentó como un producto que no requiere una campaña exhaustiva de ventas; el agua, la electricidad y  los hidrocarburos son productos que se consumen por todas las personas en el mundo, y cuya generación exige cada vez más opciones renovables que contribuyan a la sostenibilidad del medio ambiente.

Así nació la idea de crear una compañía para la producción de paneles fotovoltaicos que aprovecharan la energía solar, y con esta idea, llegó también un triple reto: abrirse paso en un mercado inundado por competencia de importación, generar una cultura de innovación que permita que la empresa no se rezague y hacer que el proyecto fuera financieramente viable.

El emprendedor visitó fábricas en todo el mundo y se aseguró que cada proceso de la cadena de producción contribuyera con las metas de lograr la estabilidad financiera y hacer de un producto de energía renovable una inversión atractiva.

A principios de 2010 salió de la planta el primer panel producido por Solartec, y luego de conseguir certificaciones internacionales el resultado es arrollador, pues clientes como Walmart, HSBC  y Casas Geo han apostado por generar la electricidad de sus sucursales y corporativos.

"Las certificaciones que tenemos nos permiten competir con las empresas europeas al ofrecer la misma calidad y un precio más atractivo, y con empresas chinas también, pues tenemos mejor calidad al mismo precio, incluso una vez un cliente que tenía un contrato muy elevado y un presupuesto de una empresa china con el que se sentía muy convencido, quedó sorprendido de que nuestra cotización estuviera 12% por debajo del precio que le ofrecían".

Actualmente la empresa tiene clientes en México, Canadá y Estados Unidos; para el caso de México, una oportunidad de negocio identificada es el sector gubernamental.

"Las administraciones locales destinan 90% de su gasto en electricidad al pago de alumbrado público, las lámparas con celdas integradas autogeneran la electricidad y no implican ningún gasto de pago de energía o mantenimiento".

Gustavo Tomé explica que una lámpara común para alumbrado tiene un costo aproximado de 15,000 pesos, mientras que cada lámpara con celdas puede costar alrededor de 19,000 pesos, que si bien es más caro, implica ahorros exponenciales.

Otro mercado potencial es el doméstico, para el cual los esquemas han ido flexibilizándose: ahora es posible instalar un panel con duración de 20 años por una inversión de alrededor de 10,000 pesos, sin embargo, en el futuro, ante la sofisticación de la tecnología y el aumento de los costos de la electricidad, la inversión será menor.

Evolución constante

Quizá la principal ventaja de Solartec sobre sus competidores sea la apuesta por la evolución: la firma inaugurará en noviembre su Centro de Innovación, que albergará un grupo de investigadores multidisciplinarios para desarrollar nuevas tecnologías que puedan ser patentadas en México.

El edificio tendrá laboratorios de experimentación y será completamente sustentable. La tecnología de los paneles ha evolucionado a tal grado que los cristales de fachadas en los edificios pueden procesar la luz solar y convertirlas en electricidad. Esta tecnología ya se utiliza en la fachada de la sucursal de HSBC en la calle de Hegel, en Polanco, por ejemplo.

Para el futuro, la empresa ofrecerá un esquema para que se puedan adquirir paneles de instalación residencial a plazos.

"Queremos que sea más atractivo que comprar una televisión, la gente muchas veces cree que es una inversión muy fuerte, pero la verdad es que se gastan más en otras cosas".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además, la empresa ya trabaja en conjunto con otros centros de investigación para desarrollar una cuarta generación de paneles a partir de sustancias orgánicas en lugar de silicio, el componente principal actual.

"La clave para que el negocio perdure es seguir desarrollando tecnología, eso nos permite no sólo hacer las cosas más viables financieramente, sino ofrecer mayores ventajas al cliente y al ambiente".

Ahora ve
Así lucen las gemelas de ‘El Resplandor’, de Stanley Kubrick, 37 años después
No te pierdas
×