4 emprendedores del mezcal

Estos mexicanos aprovechan el potencial del agave, lo dan a conocer en el mundo y generan empleos.

Mano Negra

1
Hace dos años Alejandro Martínez, Tomás Vilchis y Pedro Quintanilla crearon el mezcal Mano Negra. (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)
Mezcal Mano Negra  (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)

Gracias a su gusto por el mezcal potosino y su pasión por su historia, Pedro Quintanilla, Tomás Vilchis y Alejandro Martínez decidieron unirse para lanzar Mano Negra.

Desde hace dos años, los emprendedores empezaron a crear un mezcal de la misma forma que se ha hecho por siglos. "No quisimos cambiarle nada al producto pues el mezcal se hace de generación en generación y se transmite por herencia", subraya Alejandro.

Al respetar los procesos de producción de las localidades de origen, este mezcal tiene un sabor más artesanal, publica la revista Quién de septiembre 2012.

Mano Negra se hace de agave espadín y espadín silvestre. "Hay más de 30 variedades de agaves que producen mezcal y nosotros vamos a encontrar los mejores", dice Tomás.

Los grados de alcohol en el Mano Negra varían entre 47 y 55 y, como dicen los socios, es un mezcal pegador.

También ofrecen otro destilado de agave tobalá, que sólo crece en las laderas de Oaxaca y es más difícil de hacer.

Los emprendedores han ganado premios como el segundo lugar del Ultimate Beverage Challenge de Nueva York. En el San Francisco Wine and Spirits obtuvieron doble oro.

"Mano Negra es el mezcal como es, respetamos el proceso tradicional del arte de hacerlo y nuestro concepto inicial siempre fue exportar el mezcal con un precio alto, un alto valor y poco volumen, pues como está hecho por una sola mano, eso limita también tu producción", cuenta Pedro.

Valiente

2
René Martínez y Pablo Carmona producen Valiente, un mezcal premium joven del agave espadín de Guerrero. (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)
Mezcal Valiente  René Martínez y Pablo Carmona producen Valiente, un mezcal premium joven del agave espadín de Guerrero. ✓  (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)

Hace seis años René Martínez y Pablo Carmona se trazaron la misión de exportar productos mexicanos con un valor añadido: educación. Dicen que es el ingrediente que le falta a muchos productos para que se aprecien correctamente.

Tras hacer investigaciones sobre las propiedades del nopal y del agave, crearon el mezcal Valiente.

"Recorrimos Guerrero, Durango, Oaxaca, San Luis Potosí y Zacatecas, y nos dimos cuenta de que hay mucho más mezcal del que se conoce como el mezcal artesanal de Oaxaca", cuenta René. Los emprendedores montaron una planta en la que utilizan procesos tradicionales con estándares de calidad como los que se manejan en Europa. Además, trajeron lo mejor del mecanismo de destilado que se usa en el mundo.

Valiente es un mezcal premium joven del agave espadín de Guerrero. Su proceso de destilación es ahumado, tiene 40 grados de alcohol y es parte de la iniciativa 'La nueva forma de tomar México' del gobierno federal, que lleva artículos a mercados más desarrollados y los vende como productos aspiracionales.

El momento es idóneo, pues hay un boom del mezcal en varios países. Además la iniciativa beneficia a productores del campo, que negocian la venta de sus agaves a largo plazo.

"El 7% del consumo mundial de bebidas alcohólicas es del agave; es decir, viene de México, es del tequila y entonces viene de una sola región, si logramos juntarnos con el mezcal, en cinco años podríamos hacer que la categoría del agave crezca al 10% y provenga del tequila y el mezcal", comenta Pablo.

Amores

3
Santiago Suárez y Jorge Rodríguez producen el mezcal Amores, que se produce en ediciones limitadas, pues cada lote es irrepetible. (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)
Mezcal Amores  Santiago Suárez y Jorge Rodríguez producen el mezcal Amores, que se produce en ediciones limitadas, pues cada lote es irrepetible. ✓  (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)

Después de que Santiago Suárez se fue tres meses a Oaxaca para hacer su servicio social, decidió asociarse con su amigo Jorge Rodríguez Cano y crear el mezcal Amores.

"Siempre he tenido un poco de problema con la autoridad, por lo que después de donar mi tiempo en distintas comunidades de Oaxaca, al terminar la carrera, se me ocurrió hacer un mezcal que cambiara las reglas del juego", dice Santiago.

Para ellos, cambiar las reglas significa no sólo crear un destilado de alta calidad, sino desarrollar una bebida que aporte algo a las familias que se encargan de producirla.

"Si buscas que algo esté bien hecho tiene que apoyar y estar hecho con amor, de ahí surge el nombre Amores, porque nos enamoramos de nuestras tradiciones, de nuestra cultura y de toda la cadena de producción", cuenta Jorge.

Tras visitar a más de 150 maestros mezcaleros y luego de dos años de preparación, los emprendedores definen su producto como sofisticado y artesanal. Lo sacan en ediciones limitadas, pues cada lote es irrepetible.

Está hecho de agave orgánico y en la producción no se usan levaduras o químicos para la fermentación. La marca ganó un oro en el San Francisco World Spirits Competition y primer lugar en el Concurso Mundial de Bruselas.

"Hemos aprendido mucho de visitar los palenques, pues el mezcal es el licor más complejo del mundo por la variedad de agaves que tenemos, además es una bebida 100% mexicana", dice Santiago.

Los socios tiene un plan de desarrollo de cuatro etapas: la primera es plantar el agave, pues así generan empleo y riqueza a largo plazo; la segunda es el aumento de volumen de mezcal y mejores salarios a los productores; la tercera es desarrollar más educación y alimentación en las comunidades de origen, y la cuarta es mejorar la salud de éstas.

Unión

4
Antonio Vilches, José Bezaury y Alejandro Champion crearon el mezcal Unión, el cual se vende en más de 170 puntos del país. (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)
Mezcal Unión  Antonio Vilches, José Bezaury y Alejandro Champion crearon el mezcal Unión, el cual se vende en más de 170 puntos del país. ✓  (Foto: Marco Sotomayor y Gerardo Juárez)

Antonio Vilches junto con José Bezaury y Alejandro Champion crearon Unión, un mezcal al que definen como suave pero con carácter, tiene 38 grados de alcohol. 

El producto es de Oaxaca y lo conforman tres tipos de agave: espadín y cirial, que tarda entre seis y ocho años en crecer, y barril, que tarda 20 años en estar listo.

Su firma se llama Archipiélago y se dedica al entretenimiento, pues ellos creen que así es más fácil comunicar su misión. Tienen bares y restaurantes entre otros negocios, pero uno de sus proyectos más importantes es Unión.

Empezaron a desarrollar la idea en 2008 y se tardaron cuatro años en definirla. Hoy 30 familias participan en el proceso de elaboración artesanal de su mezcal, lo que confirma el nombre de la marca, pues se trata de una verdadera unión mezcalera.

Los socios destacan la importancia del maestro mezcalero para hacer un producto artesanal de calidad. Sin embargo, creen que el empresario también juega un papel relevante.

"Muchas veces el artesano no tiene la visión de plantar para poder producir mezcal en 10 o 20 años, y es ahí donde la cosa se pone interesante porque nosotros como empresarios debemos tener la visión muy a largo plazo para que el agave se siga plantando", dice Champion.

Unión ya se vende en más de 170 puntos. Algunos de ellos, sobre todo en la capital del país, son Club Montes, Limantour, Orígenes Orgánicos y Rosetta. La idea de llegar a este tipo de lugares, dice Vilches, es "sumarnos para adoptar algo que vimos más nuestro, y así crear el México que queremos".