Ocho claves para emprender en Brasil

Los sectores energético, textil y farmacéutico son algunos de los más prometedores en el país; sin embargo, quien desee invertir en este mercado debe considerar los aranceles y la tramitología.
mexico brasil  (Foto: Thinkstock)
Cinthya Bibian
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La inversión de pequeñas y medianas empresas mexicanas en Brasil asciende a cerca 32,000 millones de dólares. Según la Cámara México-Brasil (Camebra) los emprendedores mexicanos tienen oportunidades de incursionar en los sectores energético, automotriz, farmacéutico, medio ambiente, tecnológico y electrónico.

“No se trata de abrir una planta sino de ser proveedor de esos sectores y ahí las pymes mexicanas tienen mucho que ofrecer, por ejemplo tuberías para autos eléctricos, cascos, botas, indumentarias”, detalló Miguel Ruíz, presidente de la Camebra.

Otro de los sectores que representan una oportunidad es el textil. Aunque por lo general se piensa que ambos países compiten en ese sector “no es así, el mercado tiene segmentos para productos especializados de ambas naciones”, afirmó por su parte Miguel Ruíz, presidente de la Cámara México-Brasil.

De acuerdo con el representante comercial, si bien Brasil es uno de los mayores productores de mezclilla, México lo es de telas para el denominado segmento country y para un mercado de lujo, por lo que ambas naciones se complementan.

La búsqueda de mayor rentabilidad en mercados externos por parte de emprendedores mexicanos es una tendencia creciente en los últimos años, dijo la directora de relaciones públicas de la aceleradora de negocios Angel Ventures, Andrea Escalante.

“Salir a buscar oportunidades algo que vemos más y algunos países de América Latina se han convertido en opciones importantes para los emprendedores mexicanos”, afirmó.

Nota relacionada: ABC para exportar hacia América Latina

Sin embargo antes de abrir un negocio en el mercado brasileño es necesario revisar al nivel de aranceles a la importación de productos mexicanos pues no existe un tratado de libre comercio de México con aquel país, además de considerar que existe una tramitología compleja, advirtió Ruiz.

En México el arancel promedio para productos brasileños es de 9.5% , y los productos mexicanos que entran en aquel país pagan un arancel promedio de 13.5%. Sin embargo, el tipo de cambio del real con el peso actual está favoreciendo a los mexicanos, por lo que el país sudamericano está recibiendo un mayor número de productos del extranjero.

Es fundamental contar con una buena asesoría y seguir las exigencias de las normativas brasileñas cualquiera que sea el tamaño de la empresa, señalo Ruiz.

El paso a paso

1.- Lo primero es conocer algo de la cultura de negocios del país y del idioma y “no caer en el error de creer que el español y el portugués son muy parecidos”, dice Ruíz.

2.- Es preciso definir con exactitud qué tipo de empresa se abrirá, ya que cada uno tiene sus exigencias legales particulares. La Sociedad Simple, Sociedad Limitada, Sociedad Anónima y Sociedad Comendataria son las principales categorías empresariales establecidas por la normativa brasileña.

3.- Es crucial establecer quién dirigirá la empresa, ya que de ello depende el tipo de visa requerida para ingresar e instalarse en el país. Muchos empresarios optan por quedarse solo durante el proceso de apertura de la empresa, designando gerentes brasileños y visitando Brasil solo ocasionalmente. Para ello solo se requiere una visa turística de un año de duración o una visa de negocios limitada a cinco años.

4.- Los empresarios extranjeros que deseen quedarse en el país deberán tramitar una visa de negocios permanente. Es recomendable comenzar por una visa turística (más sencilla de obtener) y continuar los trámites una vez establecidos en el país.

5.- La complejidad de los procesos de registro y obtención de permisos hace indispensable contar con el asesoramiento de un abogado brasileño que guíe al empresario en las etapas formales para crear la empresa, obtener beneficios tributarios y abrir cuentas bancarias, trámites, trámites que suelen llevar días.

6.- Una excelente forma de acelerar los procesos de autorización es establecer una unión con alguna empresa del país o contar con socios brasileños.

7.- Todos estos datos (nombre de la compañía, dirección, gerentes) deben ser dados al abogado para que complete los artículos de la asociación y realice el registro oficial de la empresa en la Junta Comercial. De esta forma se obtiene un número de identificación, el NIRE.

8.- Debe realizarse el registro fiscal a nivel estatal y federal, para adquirir la identificación CNPJ (Registro Nacional de Persona Jurídica) en la Secretaría del Ministerio de Hacienda. También debe pagarse la Tasa de Fiscalización de Estabelecimiento (TFE) y obtenerse el Auto de Licencia de Funcionamiento por parte de la Alcaldía Municipal.

La Cámara México Brasil llevará a cabo una expo del 3 al 6 de abril en el WTC para dar a conocer las opciones de negocio entre ambas naciones.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×