Quién detiene al presidente del consejo

El peso de esta figura es mayor al resto de los consejeros, y puede cambiar el rumbo de la empresa; el contrapeso será la Junta de Accionistas, que puede removerlo de su posición.
consejo  (Foto: Jupiter Images)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El conflicto de intereses no respeta giro ni tamaño de la empresas y puede estar presente en todos los niveles de la organización, incluso teniendo un consejo de administración. Un consejo da claridad y equilibrio en las decisiones que se tomen en el negocio, pero el mayor peso del voto del presidente puede cambiar el rumbo del mismo, advirtieron expertos.

47% de las empresas mexicanas consideran que el director general es el mismo que ocupa el puesto del presidente del Consejo de Administración, lo cual puede provocar conflictos de interés y la no separación de los indicadores y responsabilidades al momento de rendir cuentas a los accionistas, reveló el 5to Estudio Anual de Mejores Prácticas en Gobierno Corporativo de Deloitte .

Esto pone en riesgo el manejo del negocio, porque el voto del presidente del Consejo pesa más que el de los demás miembros. Es él quien firma los acuerdos y toma la responsabilidad, detalló el profesor y consultor del Parque Empresarial del ITESM Santa Fe, Ignacio González.

Sin embargo, si la participación del Presidente no beneficia a la empresa ni a los accionistas, estos pueden removerlo de sus funciones.

Y es que el consejo no se rige solo, ya que existe una contraparte que puede decidir quién lo integra: la Junta de Accionistas. Cada mes de abril, ellos se reúnen para decidir quién renueva o no su cargo con base en el valor que ha aportado a la organización.

Los integrantes del consejo son los socios patrimoniales -los accionistas de la empresa- los consejeros relacionados o empleados y los consejeros independientes, quienes por lo general son consultores y aportan una visión objetiva e imparcial, comentan especialistas.

Si los miembros del Consejo no están cumpliendo con los objetivos asignados o cometen un error que ponga en riesgo a la compañía serán removidos de su cargo, incluido el presidente.

“Nadie está exento que con el paso del tiempo, pierda la visión del negocio, caiga en actos de corrupción o se vicie, por eso es necesario renovarlos cada cinco años”, recomendó el académico Ignacio González.

¿Pares o nones?

En un Consejo todas las decisiones que se toman son consensuadas, y para que siempre haya un desempate debe estar formado por un número non de miembros.

Una empresa pequeña o mediana puede tener un consejo conformado por 3, 5 o 7 miembros; mientras que 13 o 15 personas podrían integrar un consejo en una empresa grande, agregó el socio de Gobierno Corporativo de Deloitte, Daniel Aguiñaga.

Lo ideal es que el 25% del consejo en una empresa esté integrado por miembros independientes para que haya un balance en las decisiones, agregó Aguñaga.

De acuerdo con los especialistas el Consejo debe sesionar seis veces en el año, una vez después de cada trimestre para revisar los resultados financieros de la compañía y dos veces al año para comentar sobre las estrategias generales de la empresa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A manera de pago, los miembros de este selecto grupo reciben un centenario por sesión. Aunque la fórmula más “objetiva y justa” es que el precio de las horas que sesionen sea igual al costo de la hora trabajada por el director de la compañía, comentó Aguiñaga.

Las compañías que carezcan de un Consejo que vele por los intereses del negocio pueden caer en una visión corta para resolver problemas y tomar decisiones.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×