Torchez, obras de arte convertidas en negocio

Una pérdida cercana fue el motor para que Adriana Torres transformara sus obras en un ingreso; aún afina su modelo de negocio para disminuir sus costos y aumentar sus ventas.
Torchez Resulta  (Foto: cortesía)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Para iniciar un negocio en la industria del arte es necesario tener “voluntad de hierro y aplicar un doble esfuerzo”, dijo Adriana Torres, pintora y dueña de Torchez, la marca a través de la cual la artista comercializa sus pinturas, giclées (impresiones) y joyería.

La artista encontró la manera de comercializar sus creaciones superando así un primer obstáculo, hacer accesible al público obras de arte que no figuran dentro de las necesidades básicas de la población.

“Mi vocación es la pintura, pero necesitaba darle difusión a mi trabajo y hallar una plataforma para mostrar mi arte y poderlo vender”, explicó.

La primera plataforma de venta que utilizó hace 20 años fueron las exposiciones itinerantes en centros comerciales y ferias. Cuando la demanda de su obra creció abrió su oferta de pinturas originales a gliclees, que pueden estar en 1,600 pesos. También incluyó algunas piezas de joyería como dijes, anillos y aretes.

“Los giclées son imágenes que se imprimen sólo al 80% de su calidad, estas impresiones se retocan al instante, van certificadas y seriadas”, dijo la pintora.

Hace menos de un año, la pintora decidió apostar por montar pequeñas exposiciones en los pasillos de algunos centros comerciales. Actualmente está en Galerías Insurgentes y Perisur, que le ayudó a incrementar sus ventas un 30%.

Sin embargo, analiza la posibilidad de continuar con esa vía de comercialización ya que las rentas de los locales e islas llegan hasta los 50,000 pesos mensuales.

Tardó cinco años en alcanzar el punto de equilibrio y aún no recibe utilidades amplias. Pero sigue en busca de nuevas fórmulas para crecer

“Constantemente estoy haciendo valoraciones de los costos que tengo”, comentó. Entre otras opciones, analiza con algunos consultores la posibilidad de franquiciar su negocio.

Recientemente, para diversificar su negocio, la emprendedora incorporó a sus productos unas bolsas de dama hechas de piel con las impresiones de sus pinturas que le permitirán trascender su arte hasta otras ciudades y no solo dejar sus diseños colgado en la pared.

A través de sus obras, la diseñadora industrial de profesión plasma “abrazos y momentos”, experiencias visuales de cariño, alegría, felicidad y tolerancia.

Con trazos largos que simbolizan brazos abiertos y personajes a los que denomina “Torchello’s”, la pintora comparte su historia personal en cada imagen.

“El concepto de la obra nace de un momento en el que pierdo a alguien que quería mucho y es esa añoranza de volver a estar con esa persona por lo menos un instante lo que me hace pintat”, explicó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Adriana resalta que su arte conecta con los niños, en especial con aquellos que padecen autismo o problemas para relacionarse o comunicarse.

 

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×