Joseph Jimenez, el CEO del riesgo compartido

La farmacéutica Novartis y el gobierno mexicano ponen en marcha un nuevo esquema para el sector salud: pagar únicamente por tratamientos exitosos.
El líder global de Novartis quiere modificar la forma en que las compañías del ector hacen negocio.
Cambio de modelo  El líder global de Novartis quiere modificar la forma en que las compañías del ector hacen negocio.  (Foto: Jesús Almazán)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Joseph Jimenez, CEO global del gigante farmacéutico Novartis, se propuso el reto nada sencillo de cambiar la forma en que su industria hace negocios. México sería el país donde, cuatro años después de su visión, encontraría las condiciones para poner en marcha lo que para él es el esquema del futuro: el modelo de riesgo compartido.

La idea de una transformación trascendental rondaba su cabeza desde 2012, cuando se aprobó el nuevo reglamento europeo de farmacovigilancia.

“Me di cuenta de que la forma de comercializar medicamentos ya no sería la misma en el futuro. Las instituciones de salud debían cobrar sólo por aquellos tratamientos que dieran resultado”, explica el ejecutivo en entrevista exclusiva con Expansión.

En aquel año, las patentes que dejaban mayores ingresos a las empresas farmacéuticas estaban por vencerse. La fragmentación del mercado había dado lugar a un comercio paralelo y los presupuestos institucionales para medicamentos iban de bajada. Mientras tanto, el uso de genéricos crecía a grandes pasos.

Para Jimenez estaba claro que debía buscar un nuevo modelo de negocio. Así nació su plan.

México es un país “muy importante” para Novartis, por el tamaño de su población, el incremento de enfermedades crónicas, como la diabetes, y la necesidad de “nuevas y mejores” medicinas, explica. La demanda de servicios de salud ha aumentado la necesidad de consulta externa y hospitalización, y los institutos enfrentan grandes retos en materia de financiamiento, por lo que comenzaron programas de reducción de costos.

El conjunto de estos factores crearon el espacio idóneo para que Novartis pusiera en práctica su esquema de riesgo compartido en enero de 2016, en el cual las instituciones de salud pública solo pagan por los resultados obtenidos y la empresa asume el riesgo del funcionamiento de los medicamentos junto a ellas.

En México, los acuerdos de asociación público-privada más conocidos son para la construcción de infraestructura, sin embargo, su esquema de funcionamiento puede ser trasladado a otros segmentos de prestación de servicios.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Novartis representa el primer contacto con el sector de la salud para Jimenez, un californiano que estudió economía en Stanford y un MBA en Berkeley. Antes de la farmacéutica, ocupó el cargo de presidente y CEO de H.J. Heinz Company para Norteamérica y Europa, a donde había llegado tras sus experiencias en Clorox y ConAgra Foods.


Ahora ve
El primer discurso de Trump sobre la violencia en Charlottesville, Virginia
No te pierdas
×