Nemak, el motor de Alfa

Armando Tamez, CEO de la empresa, consolidó un modelo de innovación y expansión global. Los inversionistas aplauden los resultados.
Partes para autos  Armando Tamez, director general de Nemak, junto a algunas de las piezas que fabrica la empresa.  (Foto: Foto: Juan Rodrigo Llaguno)
Ivet Rodríguez
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Armando Tamez atraviesa el pasillo que conecta su oficina con la sala de juntas. Camina con paso lento, y de vez en cuando voltea a ver los cuadros que adornan los muros naranjas del corporativo de Nemak, enclavado en el municipio regio de García. Entra a la sala de juntas y no trae papeles consigo: en realidad no los necesita, pues guarda en la memoria todos los datos, cifras y estadísticas de la empresa que actualmente dirige y en la que ha trabajado por 32 años.

Nemak, subsidiaria del conglomerado mexicano Grupo Alfa, fabrica autopartes de aluminio para motores y transmisiones, que vende a compañías como Ford, General Motors, Volvo, Nissan, Hyundai, Audi, BMW y Mercedes-Benz. “Empezamos a principios de los 80 con una planta, 150 empleados y un cliente. En el primer año de operaciones apenas facturamos 5 millones de dólares (mdd)”, recuerda.

Desde entonces, la empresa ha consolidado un negocio global. Cuenta con 35 plantas distribuidas en 15 países, que dan empleo a 21,000 personas. Con la venta de cabezas de aluminio, bloques de motor y transmisiones, Nemak genera alrededor de 28% de los ingresos de Alfa, que en 2015 facturó 16,315 mdd, provenientes de todos sus negocios: petróleo y gas, alimentos, telecomunicaciones y automotriz.

Nemak debutó en Bolsa en julio de 2015 con un precio de 20 pesos por acción. La salida fue bien recibida por los inversionistas, pese a la volatilidad de los mercados bursátiles por la crisis financiera de Grecia. Al cierre de la jornada captó 12,364.8 millones de pesos (mdp).

Meses antes de la colocación, Ramón Leal, director de Finanzas de Alfa, dijo que parte de los recursos conseguidos por la autopartista servirían para adquirir acciones de la petrolera canadiense Pacific Rubiales. “No extraña que Alfa la eligiera para fondear nuevos negocios. Nemak es una empresa madura, consolidada dentro de la industria automotriz”, dice Rafael Escobar, analista de Vector.

La compañía mexicana tiene atributos que resultaron atractivos para los inversionistas, opina James Salazar, analista económico de CIBanco. Nemak crece en mercados con potencial, como Asia. También invierte 100 mdd anuales en el desarrollo de nuevos productos y tiene a gente trabajando constantemente en incrementar la eficiencia operativa. Esto la hace apetecible para los inversionistas.

A casi un año de su salida a Bolsa, las acciones de Nemak valen 15% más, y los analistas esperan que la tendencia continúe. Su confianza se basa en el modelo de negocio de la mexicana y en que el consumo global de autos crecerá 12%, para llegar a 90 millones de unidades hacia el final de la década. “Es una industria retadora, pero estamos listos para crecer”, dice Tamez.

El sello tecnológico

Nemak surgió en 1979 como una coinversión entre Alfa, que entonces ya era uno de los principales grupos industriales de México, y la estadounidense Ford, con el objeto de fabricar componentes automotrices de aluminio, como cabezas y monoblocks para motores. El arranque, sin embargo, fue complicado. “Batallamos mucho con la calidad y eso casi nos lleva a la quiebra”, recuerda Tamez.

Alfa buscó un asesor tecnológico y en 1982 se alió con Teksid, una compañía italiana de fundición de aluminio subsidiaria de Fiat. A cambio de regalías de 5% sobre las ventas, la empresa mexicana tuvo acceso a mejores prácticas de manufactura.

“Del 100% de los proveedores que quiebran, el 95% lo hicieron porque la tecnología se los comió. Por ejemplo, empresas que hace 20 años fabricaban defensas de metal y que no vieron venir la tendencia de usar plástico”, dice Leo Torres, director de Compras y Desarrollo de Proveedores de Ford de México, uno de los clientes de la autopartista mexicana.

Aunque la alianza con Teksid permitió a Nemak mejorar sus procesos y la calidad de los productos, la firma cayó en la cuenta de que era demasiado caro subcontratar el desarrollo tecnológico, y decidió independizarse. En 1990, la empresa creó el área de Gerencia Técnica, con egresados de maestría y doctorado de universidades de México y Estados Unidos. Su trabajo era mejorar la calidad del producto, reducir costos y tiempos de desarrollo. Gracias a esta iniciativa, Nemak aseguró su supervivencia.

Hoy tiene seis centros de investigación y desarrollo distribuidos en México, Estados Unidos, Europa y Asia, donde trabajan 900 ingenieros. Invierte entre 2 y 3% —alrededor de 100 mdd— de sus ventas anuales en crear nuevos materiales que reduzcan el peso de los vehículos.

El rey del aluminio

Mantenerse en la industria del aluminio no ha sido fácil, pues su precio sube y baja constantemente. Estas fluctuaciones, por ejemplo, abonaron a que en el primer trimestre del año la firma reportara una caída de 8.2% en sus ingresos, pues tras el desplome del precio de este material tuvo que ajustar a la baja el valor de sus productos. Tamez, sin embargo, ya tiene un plan entre manos para darle la vuelta a las variaciones del mercado.

Nemak aprovechará la experiencia que la firma tiene con el aluminio para empezar a fabricar otro tipo de componentes que vayan en toda la estructura del vehículo, y ya no sólo en el motor o la transmisión. Escobar, analista de Vector, considera que esta estrategia permitirá a la compañía obtener mayores márgenes, pues los componentes estructurales son productos con mayor valor agregado y menos susceptibles a variaciones en el precio del metal.

Actualmente, las piezas estructurales, como los marcos de las puertas, son de acero. Sin embargo, los fabricantes de vehículos ya buscan sustitutos más ligeros para quitar peso a sus autos, y así cumplir con las regulaciones ambientales.

El gobierno estadounidense planteó a las armadoras la meta de disminuir 50% las emisiones de los vehículos que comercialicen en ese país a partir de 2025. La meta europea se adelanta cinco años: para 2020, todos los modelos que se vendan en la región deben pasar de una eficiencia de 40 a 60 millas por galón.

Ahora, un automóvil pesa entre una y dos toneladas, dependiendo del formato, y la consultora Ducker Worldwide estima que los vehículos adelgazarán 181.4 kilos de aquí a 2025 al duplicar el uso de aluminio. “Es nuestro futuro”, dice Tamez.

Nemak anunció en abril de este año una inversión para construir una nueva planta en Eslovaquia, desde donde abastecerá de partes para carrocería más ligeras a los clientes que tiene en esa latitud.

Con la mira en China

Nemak opera 35 plantas en 15 países, desde donde abastece a 100 armadoras pertenecientes a los principales fabricantes de automóviles del mundo, como Audi, BMW, Daimler y Ford.

“Desde el principio nos pusimos la meta de ser una compañía global”, dice Tamez. Entre 2000 y 2012, Nemak adquirió al menos seis competidores. En el año 2000, por ejemplo, le compró dos plantas a Ford en Windsor, Canadá. También adquirió complejos de su competidora alemana Rautenbach, de la noruega Hydro Castings y de la italiana TK Aluminum.

Esta última compra incluyó plantas distribuidas en México, Estados Unidos, Brasil, China, Polonia y Argentina, que permitieron a la firma incorporar automotrices asiáticas en su cartera de clientes, como Nissan y Hyundai, así como a los productores europeos Fiat y Citroën. Hoy es el principal proveedor, fuera de Corea del Sur, para el Grupo Hyundai. También abastecerá la nueva planta de Kia en Pesquería, Nuevo León.

En los últimos tres años, Nemak destinó entre 300 mdd y 400 mdd anuales para ampliar su capacidad, tanto en las regiones donde tiene presencia como en nuevos mercados. En los próximos cinco años, la inversión apunta a Asia. “Vemos potencial de crecer en China e India”, dice Tamez. China es el mercado automotriz más grande del mundo. En 2015, las armadoras colocaron 22 millones de vehículos en ese país, que hacia finales de la década consumirá entre 27 y 30 millones de autos, según la consultora IHS.

La mexicana incursionó en China en 2007. Hoy opera dos plantas en ese país y analiza abrir una más. La firma también tiene una planta en India, “un mercado menor que el chino —destaca el directivo—, pero con perspectivas interesantes”. Según IHS, las ventas de autos en India se incrementarán 6% hacia 2022.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Tamez tiene buenas expectativas para este año: Nemak empezó 2016 con siete nuevos contratos que representarán ventas por 200 mdd. “Nos tardamos 17 años en alcanzar este nivel de ventas y ahora lo conseguiremos en menos de 18 meses. No me sorprende que analistas e inversionistas hablen del potencial que tenemos para mejorar nuestro valor”, concluye.

Este reportaje se publicó originalmente en la edición de 'Las 500' de Expansión, que salió a la venta el 15 de junio.
Puedes adquirir la versión digital de Las 500 empresas más importantes de México 2016 en App Store y Google Play.
También está disponible el ranking interactivo en el que puedes consultar una base de datos de 13 indicadores de Las 500 en un histórico de 2006 a 2015, adquiérela en nuestra tienda.

Ahora ve
Xperia Touch es el dispositivo que convierte una superficie en pantalla táctil
No te pierdas
×