Grupo Gigante se deja seducir por el encanto del ladrillo

La empresa redujo su negocio de tiendas y crece en el sector inmobiliario, donde ya es un actor importante.
El gran proyecto  Gigante participó con 42% de los 7,000 millones de pesos de inversión en Miyana.  (Foto: Foto: Claudia Campos)
Ana Valle
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

En Polanco, una de las zonas con mayor plusvalía de la Ciudad de México, Grupo Gigante erige su primer gran desarrollo inmobiliario: Miyana. La empresa recicló un terreno propio donde había un Soriana, al que incorporó algunas propiedades más. Ahí construye oficinas, departamentos y un centro comercial, que en conjunto suman más de medio millón de metros cuadrados y 7,000 millones de pesos (mdp) de inversión, donde el grupo participa con un 42%. El centro comercial abrió en mayo, con establecimientos de Gigante como Petco, Office Depot y Toks.

Para la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), Gigante –que vendió gran parte de sus cadenas de tiendas para cambiar de modelo de negocio– ya es un competidor relevante en el sector por la magnitud de los proyectos que ejecuta, explica Salvador Daniel, presidente del organismo.

“Miyana (...) va a ser uno de los desarrollos más importantes en la ciudad, por lo menos en los siguientes años. La idea es tener este tipo de proyectos (mixtos, con oficinas y área comercial) en la ciudad que, vale la pena decir, ayudan también a la movilidad”, añade el también director de Fibra Danhos.

Gigante renta más de tres millones de metros cuadrados y tiene reservas territoriales por alrededor de 300,000. "Nosotros ya nos retiramos del abarrote desde hace tiempo. Ahorita estamos muy enfocados en los proyectos que tenemos y en transformar nuestra reserva territorial”, dice Jaime Alverde, director de Gigante Grupo Inmobiliario.

En busca de la plusvalía

La división inmobiliaria de esta empresa nació en 2008 y es la apuesta más fuerte de la compañía desde que, en 2007, le vendió sus tiendas de autoservicio a Soriana. Pese a esa operación, mantuvo la propiedad de los más de 200 terrenos donde estaban las tiendas del grupo, y ahora se los renta. Esa reserva territorial puede ser usada y transformada en proyectos de mayor densidad, como hizo en Polanco.

Desde entonces, esta división ha construido centros comerciales, desarrollos habitacionales y el mall Andamar en el puerto de Veracruz, donde, con Grupo Sordo Madaleno, llevó el primer Palacio de Hierro a esa ciudad.

El segmento inmobiliario, sin embargo, apenas representa 6% de los ingresos consolidados del grupo. “Es una parte importante de la transformación que le hemos venido dando a Grupo Gigante. Nos estamos enfocando mucho en sacarle mayor rentabilidad a los inmuebles con que ya contamos”, explica Alverde.

Gigante tiene su mayor fuente de ingresos en Office Depot, con 79% del total, y después en restaurantes como Toks y California, con 15%. Sin embargo, la rentabilidad del negocio de bienes raíces es muy grande. Esta división fue la que le dio a Gigante la mayor utilidad neta en el último año, sumando 1,972 mdp, frente a los 1,390 mdp de su segmento de autoservicios, en el que se encuentra Office Depot.

Estar en bienes raíces para un grupo como Gigante tiene el beneficio de incrementar constantemente el valor de sus activos: la tierra gana valor con el tiempo y da flujo constante de efectivo –vía las rentas– para seguir operando otro tipo de negocios como los restaurantes, explica Julián Fernández, analista de Bursamétrica.

¿Tendencia o moda?

Gigante no es la única empresa que tiene negocios de bienes raíces en el sector de consumo. Firmas como Liverpool y El Palacio de Hierro son propietarias de centros comerciales donde están sus tiendas departamentales, y además rentan locales a otros inquilinos. Otras compañías, como Comercial Mexicana, han decidido seguir una estrategia similar a Gigante, también vendiendo su negocio de autoservicios, pero conservando sus tierras.

Tan sólo en Miyana, Gigante espera cobrar rentas de entre 20 y 50 dólares por metro cuadrado en el centro comercial. Hoy, el edificio más caro de la Ciudad de México, Virreyes, cobra rentas de hasta 45 dólares por metro cuadrado.

Alverde opina que Gigante puede seguir reciclando los terrenos donde hoy hay un Soriana, como hizo en Miyana. “Tenemos reservas territoriales en ciudades como Ensenada, Tijuana, Querétaro y la Ciudad de México”.

Después de Miyana, el próximo año construirá el centro comercial Gran Terraza Coapa, proyecto en el que está trabajando de la mano de Grupo Sordo Madaleno y que tendrá una inversión de 2,000 mdp.

Este reportaje se publicó originalmente en la edición de 'Las 500' de Expansión, que salió a la venta el 15 de junio.
Puedes adquirir la versión digital de Las 500 empresas más importantes de México 2016 en App Store y Google Play.
También está disponible el ranking interactivo en el que puedes consultar una base de datos de 13 indicadores de Las 500 en un histórico de 2006 a 2015, adquiérela en nuestra tienda.

Ahora ve
Opositor Antonio Ledezma escapa de arresto domiciliario y sale de Venezuela
No te pierdas
×