Microfinancieras deben segmentar a sus clientes para ampliar su cobertura

Más de 1,200 municipios carecen de acceso a servicios financieros, para atenderlos el crédito popular debe renovarse y segmentarse.
Renovación  Nuevos métodos para el acceso al crédito  (Foto: iStock by Getty Images)
Adrián Estañol
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las microfinancieras deben de renovarse y segmentar a los usuarios para entregar un crédito barato que permite una mayor cobertura en municipios que carecen de servicios financieros, advierten especialistas y funcionarios del sector financiero.

“La oferta que existe hoy en día es la que se ha comprobado que funciona, pero se queda corta porque no distingue algunos segmentos de la población, no todos los microempresarios son iguales, no todos necesitan el mismo producto”, señaló Cynthia Villarreal, coordinadora general del Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim), durante el seminario “Inclusión financiera responsable y exitosa: modelos internacionales”, que se realizó hoy en el Club de Banqueros.

De acuerdo con Pronafim, 1,223 municipios en México carecen de acceso a productos de la banca y de microfinanciamiento. De 2012 a la fecha 1.2 millones de personas se sumaron a los servicios financieros, un promedio de 307,500 por año, según Oscar Moreno, director general adjunto de inclusión financiera del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi).

Estos resultados en inclusión financiera son bajos en comparación con América Latina, consideró Pablo Cotler, director del departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana. “Tenemos que ponernos en los zapatos de una persona que gana 3,000 o 4,000 pesos, la gran mayoría en este país, y preguntarnos si lo productos financieros que se ofrecen son los adecuados”, cuestionó el académico durante su intervención en la inauguración del evento organizado por la Fundación Alemana de Cajas de Ahorro.

Las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (Socaps) atienden a poco más de siete millones de personas que no tienen acceso a un producto tradicional de la banca. Al menos 130 cooperativas autorizadas manejan alrededor de 123,509 millones de pesos en activos.

Estos financiamientos populares buscan formalizar a comunidades rurales y urbanas. Sin embargo los costos operacionales y el nivel de riesgo hacen que las tasas de interés de estos créditos sean altos, incluso llegan a tres dígitos.

Pese al incremento de infraestructura en sucursales, cajeros y corresponsalías, tanto de bancos como de estas microfinancieras, en México, unas 11 millones de personas dejaron sus cuentas de ahorro formal que se suman a las casi 32 millones que nunca han formado parte del sistema financiero, de acuerdo con la última encuesta de inclusión financiera de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Para el académico de la Universidad Iberoamericana, es necesario enfocar la estrategia de inclusión financiera en productos financieros en fomentar métodos de ahorro que no estén enfocados sólo en la banca, pues muchas personas son añadidas pero no de manera voluntaria.

Ahora ve
Esta exposición muestra lo que nunca habías visto en los 70 años de Ferrari
No te pierdas
×