El regulador promete competencia en gasolinas... pero no menores precios

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) prevé liberar el precio de la gasolina en los estados del norte a principios de 2017.
Nuevas gasolinas  El sector comenzará a abrirse en 2017.  (Foto: Reuters)
Edgar Sigler /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La liberación del precio de las gasolinas promoverá inversiones y mejor servicio en el mercado de las estaciones de servicio, aunque esto no asegura que el valor de venta al público baje en las zonas en donde inicie la competencia total a partir del siguiente año, avisa el regulador del sector.

“No hay preconcebida una meta de precios que se vayan a ver. Puede haber zonas donde se vean precios más bajos, y otras donde el precio sea ligeramente superior”, dice el titular de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer.

El órgano regulador que preside se encargará de imponer un calendario de liberación del precio de la gasolina a lo largo del país entre 2017 y 2018, con el fin de promover que un mercado abierto fomente mejores servicios, para que el valor del combustible se defina en un ambiente de competencia.

Las primeras zonas a liberarse se ubicarán justo en la franja de la frontera con Estados Unidos, ya que allí existe mayor infraestructura para importar gasolinas desde la costa Este del país vecino, el centro de refinación más importante del mundo.

“Estamos pensando en empezar por el norte, aunque nos falta definir qué significa norte, pero tiene mucho sentido empezar con los seis estados fronterizos. Porque tienes enfrente el mayor centro refinador del mundo, y eso te permite tener mucha disponibilidad de producto de calidad y de conectividad”, explica el titular de la CRE.

Adiós a los precios fijos

En la actualidad, los precios de la gasolina los define la Secretaría de Hacienda, a través de una fórmula que aplica un precio para los estados fronterizos y otra para el resto del país.

El cálculo toma como referencia los costos en los que incurre Pemex para producir sus propias gasolinas, un promedio de precios del combustible en la zona sur de Estados Unidos, y los gastos de las estaciones de servicio. Así que el actual modelo elimina el factor de la competencia, donde puedan existir grupos gasolineros con eficiencias para vender a precios más bajos o para ofrecer mejores productos o servicios.

“Vamos a empezar a ver usuarios más sofisticados. Usuarios que vean las tiendas de conveniencia y servicios conexos que tenga la estación de servicios. De hecho, donde hacen muy buen negocio los gasolineras en Estados Unidos es en los servicios conexos a la estación de servicios, como puede ser un Starbucks o la tienda o la tintorería”, ejemplifica Guillermo García Alcocer.

Los dos mayores grupos gasolineros, la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) y la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), ya advirtieron que con los impuestos y condiciones actuales del mercado, los precios de la gasolina pueden incrementarse casi un peso por litro el siguiente año, incluso en la frontera norte del país.

Pero la liberación de los precios sí fomentará inversiones de grupos privados en el transporte, distribución, prevención contra el robo y puntos de venta de gasolina, y serán las condiciones de mercado las que definan el precio real de la gasolina, considera García Alcocer.

México importa más del 50% de las gasolinas que se consumen en el país, pues los recortes presupuestarios han golpeado la eficiencia y capacidad de refinación de estos productos por parte de Pemex a lo largo de los últimos dos años.

Litro por litro

El renovado mercado de gasolinas permitirá que la CRE imponga una vigilancia nueva sobre los expendios de combustible a lo largo del país, a través de sistemas que contabilizarán cada litro que se venda dentro del mercado legal.

“La clave está en un sistema transaccional que vamos a implementar hacia mediados del siguiente año, donde todas las facturas de compra deben corresponder con las de ventas. Tú no puedes vender lo que no compraste”, apunta el regulador.

El sistema permitirá identificar si alguna estación vendió más gasolina que la comprada dentro del mercado legal, por lo que se podrán identificar entradas de combustible por conductos ilegales, como el robo de gasolinas.

El seguimiento también permitirá identificar posibles prácticas anticompetitivas en zonas donde se vea un comportamiento coordinado entre diferentes grupos de estaciones de servicio para fijar precios.

“Eso es lo que vamos a supervisar nosotros, y en caso de que detectemos una actitud así, nos vamos directo a Cofece (Comisión Federal de Competencia Económica)”, dice el comisionado presidente de la CRE. El regulador espera tener listo este sistema a mediados del siguiente año.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por otro lado, la CRE lanzará las temporadas abiertas: subastas para que terceros usen la red de gasoductos de Pemex para transportar su propio combustible, en paralelo a cada apertura que realicen. Esto también fomentará la competencia.

El regulador tiene identificados cuatro proyectos para la construcción de poliductos y estaciones de almacenamiento por cerca de 2,250 millones de dólares, para traer combustible desde la frontera con Estados Unidos por la frontera norte, y desde las terminales portuarias en Tuxpan, Veracruz. También ha autorizado cinco permisos para el transporte de combustibles por ferrocarril en el norte, centro y sur del país en los últimos dos años.

Ahora ve
Cinco lesiones escalofriantes en el deporte
No te pierdas
×