Si la inflación se dispara ¿Qué empresas se verán más afectadas?

Una inflación por encima de la meta del 3% puede poner en aprietos los resultados financieros de algunas empresas de consumo y construcción.
Menor poder adquisitivo.  Con la inflación, la población consume menos bienes con la misma cantidad de dinero.  (Foto: Reuters)
Rosalía Lara
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La anunciada renuncia de Agustín Carstens como gobernador del Banco de México (Banxico) levantó suspicacias sobre el comportamiento de la economía y su efecto sobre las empresas mexicanas.

La inflación es uno de los temas que más preocupa. La meta de Banxico es que se mantenga en 3%, pero analistas advierten que en 2017, el alza en el promedio de los precios de la canasta básica rebasará ese límite establecido.

Sin embargo, la encuesta que realiza Banxico (publicada en diciembre) sobre las expectativas de empresarios del sector privado estima una inflación de 4% para 2017, "pero podría ser mayor si el tipo de cambio sigue muy presionado", estimó Héctor Romero, director general de Signum Research.

Ante ese escenario, lo más probable es que tengas una baja en el consumo, dijo Carlos Ponce, director de análisis y estrategia de Ve por Más, quien explicó que en el 2016, el motor de la economía fue el consumo, que aportó alrededor de 60% del Producto Interno Bruto.

“Lo único que mantenía esto avanzando (la economía) era el tema del consumo interno. Indicadores la Antad (Asociación Nacional de tiendas de Autoservicio y Departamentales) estuvieron presentando crecimientos de doble dígito en algunos meses. (...) A partir de febrero se podrán ver algunos efectos”, aseguró Ponce.

Entre las empresas del sector que pueden ser afectadas se encuentran Walmart, Soriana, Chedraui, Comercial Mexicana, Liverpool, Palacio de Hierro, Elektra y Coppel, entre otras.

La inflación impacta a las empresas por una combinación de precios altos y un menor dinamismo en la economía. La población tiene menos dinero para gastar (menor poder adquisitivo); los productos son más caros y por tanto el consumo disminuye, lo que reduce los márgenes de ganancia y el crecimiento de las compañías.

“Si la inflación se sale de control, la tasa de interés tendría que aumentar bastante y eso crearía una presión recesiva adicional a las que ya tenemos. Los sectores procíclicos serían los primeros afectados, por ejemplo construcción o vivienda. Por otro lado, un incremento en las tasas de interés, relativamente, beneficia a los bancos”, comentó Romero.

Además de la presión por la depreciación del peso frente al dólar, Ponce afirmó que la inflación puede aumentar por la liberación de precios de la gasolina y el alza en el precio del petróleo como resultado de los acuerdos a los que llegó la Organización de los países exportadores de petróleo (OPEP).

Un incremento en el precio de la gasolina impacta directamente el costo de transporte y el precio de algunos insumos, por lo que algunas empresas transfieren parte de ese gasto al precio que ofrecen sus productos al consumidor final.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×