4 razones para entender el desplome de ICA en la Bolsa mexicana

Atrás quedaron los años de gloria de la empresa en el mercado bursátil, cuando un título valía 27 pesos y ahora se vende en 1.75.
¿Bancarrota?  Rumores indican que la constructora podría declararse en bancarrota.  (Foto: iStock/ewg3D)
Andrea Deydén Valero
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las acciones de ICA no dejan de caer en la Bolsa mexicana y parece que no hay quien detenga esta tendencia impulsada - o reforzada actualmente - por el retraso de su reporte financiero del cuarto trimestre de 2016 y por los rumores de que podría declararse en bancarrota.

Tan solo este martes, los papeles se hudieron 11%, para venderse en 1.75 pesos. Este nivel está muy lejos de los 2.81 pesos que cotizaban a inicios de año o de los 3.55 pesos de comienzos de 2016, y ya ni hablar de los 27 pesos de junio de 2014

Caída libre
Caída libre  La empresa ha perdido 93.63% de su valor desde 2013.

La empresa, ahora comandada por Guadalupe Phillips, lleva más de un año elaborando un plan para reestructurar su alta deuda y salir a flote; pero, ¿qué la llevó a este momento de crisis? Estas son 4 razones que explican sus problemas a decir de especialistas.

1. Pocos contratos civiles

Entre 2013 y 2016, México registró una caída de 11% en la construcción civil ante la baja de los ingresos petroleros, lo que fue mermando poco a poco los ingresos de la ICA que dependían en 70% de la obra pública.

Un antiguo miembro del consejo de la constructora, que pidió el anonimato, dijo a Expansión el año pasado que existe un veto a la empresa desde que entró en funciones la nueva administración federal. “Licitábamos y quedábamos en primero o segundo lugar, pero la licitación se la llevaba el octavo o el noveno, que era siempre alguien del Estado de México”.

En octubre, ICA ganó el contrato de construcción de la losa de cimentación de la terminal del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y en enero se adjudicó, en consorcio con Grupo Carso, propiedad de Carlos Slim, la licitación para construir el edificio del mismo proyecto.

2. Malas estrategias de crecimiento

Alonso Quintana, director de ICA entre 2012 a 2016, entró en un momento donde el sector de la construcción estaba en un ciclo bajista, lo que le impidió a la empresa reaccionar con prontitud ante el nuevo panorama.

Un año antes, en 2011, la constructora había tenido su mejor año.

La estrategia de crecimiento impulsada por Quintana fue financiarse mediante la emisión de bonos y colocación de deuda, con lo que la empresa comenzó a sumar pasivos. La situación se agravó debido a la caída del peso frente al dólar.

En 2013, la constructora tuvo una caída de 22% en sus ingresos, contrario al crecimiento de 12% que estimaban los analistas.

"El apalancamiento en dólares le ha afectado mucho a la compañía", dijo este martes el Portfolio Manager de Marlin Capital México, Luis Garinian, a Expansión.

3. Fuertes pérdidas

Hasta el tercer trimestre del año pasado, el último reporte financiero dado a conocer por la empresa-, ICA sumó pérdidas por 4,970 millones de pesos, debido a la volatilidad del tipo de cambio, la salida de proyectos en el extranjero y la terminación de algunas obras urbanas.

Además, el anuncio del retraso de su reporte trimestral correspondiente a octubre-diciembre de 2016 ha ocasionado una nueva racha a la baja en el precio de las acciones de la compañía.

“Se esperan resultados bastante débiles todavía; no tiene nada nuevo. Los proyectos que traen son pequeños para el tamaño de la empresa” y los inversores tienen dudas por el proceso de reestructura, explicó este martes a Expansión el director de análisis bursátil de MetAnálisis, Gerardo Copca.

“El hecho de que tenga una situación financiera muy difícil hace que los inversionistas tomen precauciones y (durará) hasta que no se sepa en qué consistirá la reestructura”, indicó.

"La prórroga para presentar resultados trimestrales es una bandera roja", dijo por su parte Garinian. "Lo que más le podría estar pegando es que muchos de los pasivos en ICA están reportados en dólares".

4. Pagos caídos

Las fuertes pérdidas de la empresa también se agudizaron por la falta de pagos.

Hasta el año pasado, ICA aseguraba que Petróleos Mexicanos y el gobierno federal no honraban sus compromisos de pago a tiempo. Además, el año pasado interpuso una nueva demanda contra el gobierno de la Ciudad de México por atraso en los pagos relacionados con la Línea 12 del Metro.

Hasta agosto pasado, cuando fue interpuesto el recurso legal, el gobierno a cargo de Miguel Ángel Mancera debía a la constructora 3,767 millones de pesos. Sin embargo, el proceso es añejo, ya que la primera demanda data de 2013.

Siguiente paso, ¿la bancarrota?

Este lunes, la agencia Bloomberg informó que la compañía busca negociar una declaración de bancarrota preaprobada con sus acreedores para poder reestructurar su deuda. Se espera que las conversaciones al respecto comiencen en abril.

“Es una empresa muy importante que debe de tener apoyo y, dentro de este proceso de reestructura, esperamos que salga adelante. No con el tamaño que tenía hace varios años, pero con toda la experiencia que tiene”, indicó Copca.

Por otra parte, una nota de la calificadora Moody's publicada en enero, señaló que el portafolio de la empresa le da todavía oportunidades para conseguir efectivo.

"Este es el eslabón más débil de los holdings, pero vemos difícil que la dejen morir", dijo Garinian aunque no recomienda especular e invertir en esta empresa.

Con información de Ana Valle

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×