El regulador ambiental presenta medidas para el fracking

La ASEA dio a conocer los lineamientos para el uso de tecnología de fracturación hidráulica en el país, conocida como fracking, y prometen controles para evitar la contaminación y sismos.
Autoridades incluyeron en la regulación en el tema de sismicidad.
Vigilancia  Autoridades incluyeron en la regulación en el tema de sismicidad.  (Foto: iStock by Getty Images)
Edgar Sigler
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las disposiciones en materia ambiental y de seguridad industrial en el tema de la exploración y explotación de yacimientos no convencionales fue publicada hoy, lo que allana el camino para las primeras licitaciones de campos con recursos prospectivos de shale oil y shale gas en el norte del país.

“La regulación pasó por un proceso de consulta muy intenso. Hubieron decenas de comentarios que se recibieron”, dijo el director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA), Carlos de Regules.

La dependencia recibió el aval de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para publicar los lineamientos para estas actividades en tierra, que entre otros contempla el tema de sismicidad, y que servirán para regular el llamado fracking o fractura hidráulica, un tipo de técnica usada para extraer petróleo y gas de lutitas atrapados en las rocas de esquisto.

“Es una regulación muy de vanguardia a nivel internacional. Diría que es muy agresiva a nivel internacional en términos de que pone bien alto el estándar, como debe de ser. No podríamos como Estado salir con una licitación sin una legislación”, aseguró De Regules.

La Secretaría de Energía (Sener) lanzará a consulta las áreas a licitarse para la Ronda 2.4, donde subastará contratos en aguas profundas y, por primera vez, recursos no convencionales en tierra, a finales de este año.

“Hay un gran atractivo. Hay empresas que nos han comentado que la gran oportunidad de México en tierra está en Tampico-Misantla. Así que la oportunidad es traer la tecnología que ya se tiene en Estados Unidos, donde ya se producen 4 millones de barriles de petróleo sólo de este tipo de recursos, además de las de gas natural”, asegura el comisionado presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Juan Carlos Zepeda.

El titular del regulador energético ve todo listo para “arrancar” este proceso en la cuenca de Tampico-Misantla, en la parte norte del país entre Veracruz, Puebla y Tamaulipas, y la zona fronteriza mexicana con la cuenca de Eagle Fort, una de las áreas de mayor producción de shale en el lado estadounidense.

“La estimación de la CNH es que 88% de los recursos en Tampico-Misantla es crudo ligero (…) tenemos la estimación de que en esta cuenca hay 35,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en recursos prospectivos”, dijo Zepeda.

El fracking, los sismos y fluidos

Los lineamientos contienen reglas para prevenir la ocurrencia de sismos como el monitoreo de la integridad de los pozos, evitar la sobrepresión, y el registro de los volúmenes inyectados.

“Nuestra regulación es una de las muy pocas en el mundo que ya toma el tema de sismicidad, y lo regula”, aseguró el funcionario.

Un grupo de académicos del departamento de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) pidieron a la ASEA incluir el concepto de sismicidad inducida, como aquella actividad sísmica provocada por la intervención humana.

Pero la ASEA no incluyó todas las recomendaciones hechas a través de la consulta pública del proyecto de lineamientos, al considerar que no tiene atribuciones para supervisar la actividad sísmica inducida.

Las autoridades en Oklahoma, Estados Unidos, apuntaron a la sismicidad inducida por la inyección de fluidos en la tierra en pozos de depósito, como la causa de un movimiento telúrico en septiembre pasado, que causó daños a la zona, según reportaron medios estadounidenses.

El Servicio Geológico de Estados Unidos se encuentra en el análisis de este caso, aunque, dijo, que la mayoría de los pozos de depósito de fluidos no se relacionan con actividades de fracking, sino de otro tipo de tareas del sector de petróleo y gas, o de otras industrias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los lineamientos también incluyen reglas para que los fluidos usados para la fractura de las rocas de esquisto deban almacenarse en recipientes metálicos, y no en presas excavados en tierra.

Aunque Pemex ha realizado pozos para la explotación de reservas de shale gas y oil en México, a la fecha no ha extraído recursos de este tipo de yacimientos.

Ahora ve
Las tensiones entre México y EU en 100 días con Trump
No te pierdas