Un parque en donde las discapacidades no son obstáculo para divertirse

Un filántropo de Estados Unidos puso en marcha un parque de diversiones que podrán disfrutar las personas con discapacidad
Sin Pie de Foto
niña  Sin Pie de Foto
Sebastián Jiménez Valencia
Autor: Sebastián Jiménez Valencia
ATLANTA (Reuters) -

Ya hay un lugar en el que una persona en silla de ruedas puede subirse a un columpio. Un sitio maravilloso, y por eso se llama así.

Se trata de Morgan’s Wonderland, un parque en San Antonio, Texas, en donde las discapacidades no son obstáculo para divertirse. Se considera el primero de este tipo en el mundo. Por primera vez, los niños que no podían montar en un carrusel o que nunca habían imaginado entrar a un gimnasio, lo pueden hacer. Y pueden reírse a carcajadas como nunca lo habían hecho.

El proyecto se le ocurrió a Gordon Hartman, al ver cómo durante unas vacaciones su hija Morgan, una niña con discapacidad, no podía jugar con los demás niños en la piscina.

Hartman, un filántropo al frente de una fundación que lleva su nombre, pensó entonces en hacer un lugar especial, que fuera incluyente y cubriera las necesidades de todos. Así surgió Morgan’s Wonderland.

Después de tres años de obras, Morgan’s Wonderland abrirá finalmente sus puertas y rampas en abril. El parque, de 100,000 metros cuadrados, cuenta con juegos interactivos y varias opciones de recreación especialmente diseñadas para personas con discapacidades físicas o mentales.

“Es increíble ver que hay un lugar para niños con necesidades especiales”, dice, feliz, Sheri Lakhpati, familiar de un niño con discapacidad.

El parque podrán disfrutarlo niños de todas las edades, adultos que son niños por dentro y que podrán montar en todas las atracciones sin que sus familiares tengan que preocuparse por su seguridad.

“No sólo me siento segura –comenta Linda Thomason- sobre todo me siento bienvenida”. Linda es la madre de Laraine, de 27 años, que en 1996 sufrió una lesión cerebral.

Las personas con discapacidades podrán entrar gratis a Morgan’s Wonderland, mientras que los demás sólo pagarán 5 dólares.

“Te hace llorar de felicidad, realmente, saber que hay gente en este mundo que está empezando a tener en cuenta a los niños con discapacidades”, señala Lynn Hancock. Y lo dice con lágrimas en los ojos.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×