Siete pedazos de la magia del cine desaparecidos

Un recuento de artilugios de utilería que formaron parte de legendarias películas de Hollywood y que son codiciadas por coleccionistas en el mundo

¿Dónde está la utilería fantástica de las películas?

1
Sin Pie de Foto
zapatillas  Sin Pie de Foto  (Foto: Getty Images)

En una época, la utilería de las películas no valía nada. Cuando terminaba el rodaje de una película, el estudio reciclaba la utilería y el vestuario para usarlos en otras películas, y en ocasiones incluso tiraba todo a la basura.

Pero eso ha cambiado con los años.  Ahora, los artículos de colección de las películas son un gran negocio, pues los precios de la utilería de alto perfil llegan a cientos o miles de dólares, según un reporte del sitio de internet mentalfloss.com

Y cuando se habla de esas sumas de dinero, habrá algunos personajes que harán hasta lo imposible para conseguir un pedazo de la historia de Hollywood.

1. ¿Qué pasó con las zapatillas voladoras?

De acuerdo al sitio especializado en temas curiosos, mentalfloss.com, se cree que había seis o siete pares de las famosas zapatillas rojo carmesí de Dorothy en El mago de Oz. Actualmente, se conoce el paradero de cuatro de esos pares, incluyendo un par expuesto en el Museo Smithsoniano.

El Museo Judy Garland en Grand Rapids, Minnesota, tenía su propio par, hasta que una noche de agosto de 2005 los robaron. El caso permaneció impune hasta abril pasado, cuando la policía recibió la pista de que un residente de Homer Glen, Illinois, no sólo había presumido haberle pagado a alguien por robar las zapatillas, sino que mostraba los zapatos públicamente en una caja de vidrio.

La policía entró a la casa del sospechoso pero no encontró los zapatos. Por ahora, el caso sigue abierto y los zapatos siguen desaparecidos.

El robo de las motos de 'Easy Rider'

2
Robos de utilería
easy rider  Robos de utilería  (Foto: Getty Images)

Pocas motocicletas son más icónicas que las de Peter Fonda y el difunto Dennis Hopper en el clásico de contracultura, Easy Rider.

Se crearon cuatro motocicletas a la medida para la película: dos copias de cada moto, incluyendo la motocicleta Capitán América, conducida por Fonda, con dimensiones extra largas en el tanque de gasolina y en las llantas delanteras.

Una de las motocicletas de Capitán América se destruyó durante la filmación, mientras que las otras tres las robaron de una bodega antes de que la película quedara terminada. Obviamente, las motocicletas aún no eran famosas, por lo que se cree que se vendieron en partes.

Los delincuentes dejaron la motocicleta dañada de Capitán América, que después fue reparada y ahora se exhibe en el Museo Nacional de la Motocicleta, en Anamosa, Iowa.

El hombre sin el arma dorada

3
Utilería robada
golden gun  Utilería robada  (Foto: Getty Images)

En la película El hombre de la pistola de oro de 1974, James Bond lucha contra Scaramanga, un asesino experto que cobra un millón de dólares por asesinato.

La firma del atacante es una pistola de oro sólido hecha a la medida que puede ser desarmada para disimular artículos cotidianos, como una cigarrera, un encendedor, una pluma y unas esposas.

Se crearon tres pistolas de utilería para la película: una desmontable, otra fija y otra que disparaba balas de salva.

En octubre de 2008, una de estas piezas (no se sabe cuál) desapareció de su estuche de presentación en Estree Studios, en Hertfordshire, Inglaterra.

La policía aún no tiene pistas de la desaparición de la pieza de utilería, cuyo valor estimado es de 117,000 dólares en el mercado negro de los coleccionistas.

El caso del 'halcón maltés' desaparecido

4
Utilería Robada
El halcón maltés  Utilería Robada  (Foto: Getty Images)

Había varias estatuas del halcón creadas para la clásica película noir de 1941, El halcón maltés, estelarizada por Humphrey Bogart como el famoso detective de Dashiell Hammett, Sam Spade.

Con los años, casi todos los modelos originales del ave se han perdido, por lo que las pocas copias restantes son muy valiosas, incluyendo una que se vendió por casi 400,000 dólares en 1994.

Con fines promocionales, se crearon moldes de yeso del ave después del lanzamiento de la película, y Elisha Cook Jr., un personaje que la hacía de secuaz en la película, se llevó una.

Su copia del ave fue comprada posteriormente por John’s Grill, en San Francisco, un restaurante dedicado a Hammett, quien solía comer y escribir ahí en la década de los treinta. La réplica del ave estuvo ahí por años, sentada en el segundo piso para que todos pudieran verla, hasta que un día de 2007 desapareció.

Después de su robo, John’s Grill ofreció una recompensa de 25,000 dólares a la persona que la regresara (con la promesa de no hacerle ninguna pregunta), pero nadie la entregó.

El dueño pudo haber remplazado su réplica fácilmente en eBay por algunos cientos de dólares, pero tomó un enfoque distinto: dedicó los 25,000 dólares para crear un nuevo diseño original del halcón maltés, que resultó en una interpretación más estilizada de la que se usó en la película de 1941.

La estatua nueva es 12 centímetros más alta que la original y pesa cerca de 68 kilogramos, tres veces más que la réplica de yeso que fue robada.

Para asegurar que ésta no desapareciera, se instalaron cámaras de circuito cerrado. Con esa seguridad, la próxima vez que alguien quiera meterse con este halcón maltés, Sam Spade no tendrá que intervenir para resolver el caso.

Una nueva forma de conseguir un Oscar

5
Lo invitamos a observar las doradas estatuillas
efe-oscar-expo  Lo invitamos a observar las doradas estatuillas

En marzo de 2000, un grupo de personas consiguió el artículo favorito de los coleccionistas al robar 55 premios Oscar días antes de la ceremonia de los galardones de la Academia.

Anthony Hart, un trabajador portuario de la compañía Roadway Express, conspiró con su socio Lawrence Ladent, conductor de un camión, para cargar diez cajas de Oscars.

Ladent se llevó las estatuillas a casa de su cómplice, John Harris, para mantenerlas seguras mientras encontraban compradores en el mercado negro

Pero a los hombres les asustó la publicidad en torno a las estatuillas perdidas y abandonaron las cajas en un callejón. Poco después, el medio hermano de Harris, Willie Fulgear, encontró 52 Oscars mientras esculcaba la basura, buscando cajas que pudieran servirle para su mudanza. 

Después de informar su hallazgo a la policía, Fulgear cobró una recompensa de 50,000 dólares por parte de Roadway Express, pero los otros hombres no corrieron con la misma suerte.

Anthony Hart recibió la sentencia más corta, con tres años de libertad condicional. John Harris fue sentenciado a seis meses en prisión, tres años de libertad condicional y tuvo que pagar 921 dólares a la Academia en restitución de las tres estatuillas faltantes.

Lawrence Ledent fue condenado a seis meses en prisión, cinco años de libertad condicional y tuvo que pagar a la Academia 1,050 dólares, además de pagar a Roadway Express el total de la recompensa ofrecida a Fulgear.

En cuanto a los otros tres galardones, uno se encontró en 2003 durante un cateo por drogas en Miami, pero los otras dos siguen desaparecidos.

Mucho dinero por trajes 'spandex'

6
Utilería robada
spiderman  Utilería robada  (Foto: Getty Images)

Al parecer, nadie tenía sus sensores arácnidos encendidos cuando unos sinvergüenzas robaron cuatro trajes de superhéroes hechos a mano que estaban guardados en el set de la primera película de El hombre araña.

Los trajes de Spiderman, valuados en alrededor 50,000 dólares cada uno, desaparecieron de un edificio cerrado de Sony Pictures, lo que hizo creer a las autoridades que alguien familiarizado con las instalaciones realizó el robo.

La policía recibió una pista de la ex-esposa de un antiguo guardia de seguridad en Sony, Jeffrey Gustafson, pues dijo que podría estar involucrado en el robo.

La policía buscó en casa de Gustafson y encontró pruebas que indicaban que uno de los disfraces estaba en casa de un amigo, dos fueron rastreados hasta un coleccionista en Nueva York y el último estaba en manos de un coleccionista japonés.

Además de lo que ya le habían descubierto a Gustafson, la policía también encontró un maniquí vestido con un traje de Batman de 150,000 dólares, que había desaparecido de los almacenes de Warner Bros en 1996.

No es ninguna coincidencia que Gustafson trabajara como guardia de seguridad de Warner Bros en aquel entonces.

Por vender los trajes de araña, Gustafson estuvo nueve meses en prisión, recibió una condena de cinco años de libertad condicional y tuvo que pagar 93,000 dólares en restitución.

¿Los coleccionistas sueñan con armas de hule?

7
Utilería robada
arma harrison ford  Utilería robada  (Foto: Reuters)

Mientras caza androides futuristas, Deckard, de Blade Runner, protagonizado por Harrison Ford, carga una extraña pistola que ha cautivado a los fanáticos de la ciencia ficción desde hace décadas.

El artilugio de utilería fue hecho a la medida empleando piezas de armas reales, incluyendo el cañón de un rifle, dos gatillos, varios pernos y barriles, e incluso luces LED.

Para prevenir que se rompiera esta pieza única, los productores crearon dos copias de hule que eran idénticas a la original a distancia, y se podían usar en escenas muy activas sin dañarse. Pero durante el rodaje, una de las armas de hule desapareció y nadie volvió a verla.

Un mes después del lanzamiento de la película, las réplicas de plástico de la pistola de Deckard comenzaron a aparecer a la venta en el mercado de los coleccionistas. Estas imitaciones eran tan parecidas a las usadas en la película que seguramente fueron creadas con moldes realizados con el arma faltante.

Aunque no cabe duda de que el ladrón hizo bastante dinero vendiendo la pistola falsa, sin duda habría hecho mucho más dinero si hubiera optado por la pistola hecha a la medida, que se vendió en una subasta en 2009 por 270,000 dólares.