Facundo Cabral, de niño rebelde a mensajero de la paz

Para el cantautor argentino, la música fue el vehículo para dejar atrás el rencor acumulado en su vida y ser libre
cabral da un concierto
facundo-cabral  cabral da un concierto  (Foto: )
  • A+A-
Por:
/
BUENOS AIRES (AFP) -

El cantautor argentino Facundo Cabral, quien fue asesinado este sábado en Guatemala, forjó una carrera musical que lo llevó a recorrer escenarios de más de 150 países con canciones de protesta, compromiso social y reflexión espiritual.

Cabral nació el 22 de mayo de 1937 en la ciudad bonaerense de La Plata y su primera infancia estuvo marcada por el abandono por parte de su padre, Rodolfo; su madre, Sara, quedó a cargo de varios hijos y decidió mudarse a Tierra del Fuego, en el extremo sur de Argentina.

A los ocho años, su familia se mudó a la ciudad bonaerense de Tandil, donde trabajó en tareas rurales y se acercó a la música folclórica.

Debido a su comportamiento rebelde, fue internado en un reformatorio, del que escapó. En varias ocasiones contó que en aquella época conoció a Simón, un vagabundo que le hizo descubrir a Dios al recitarle el Sermón de la Montaña. Aquella experiencia lo llevó a componer su primera canción Vuele bajo.

Con su guitarra al hombro, pocos años después se mudó a la turística ciudad bonaerense de Mar del Plata, donde el dueño de un hotel le dio la oportunidad de cantar en público por primera vez.

Grabó sus primeros disco con el nombre de El Indio Gasparino, aunque este material no tuvo repercusión.

En 1970 grabó No soy de aquí, ni soy de allá, uno de sus mayores éxitos musicales, mismo que lo llevó a compartir escenarios y estudios de grabación con artistas como Alberto Cortez, Julio Iglesias, Pedro Vargas y Neil Diamond.

Su obra se caracterizó por su mensaje espiritual y su tono de crítica social y protesta. En 1976 se exilió en medio de la dictadura militar que gobernó Argentina hasta 1983, y siguió con su carrera musical en México.

En 1984 regresó a Argentina, donde su música fue un gran éxito y donde logró llenos totales en sus conciertos.

A mediados de la década de los 90 se unió a Alberto Cortez para el espectáculo Lo Cortez no quita lo Cabral, donde combinaron humor y poesía con los temas que dieron fama a ambos artistas.

En 1996, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco ) declaró a Cabral Mensajero Mundial de la Paz por su constante llamado a la paz y al amor.

Entre su discografía se encuentra No estás deprimido, estás distraído, Cantar sólo cantar y Cortezías y Cabralidades.

También escribió varios libros, entre ellos Borges y yo, en el que repasa sus diálogos con el célebre escritor argentino.

Uno de los hechos que marcó su vida fue la pérdida de su esposa y su hija en un accidente de avión, al cual él no alcanzó a subir. Los últimos años de su vida padeció cáncer.

Facundo le atribuía a la música y al cantar el haber dejado atrás el rencor acumulado en su vida y el haberse convertido en una pesona libre.

Ahora ve