Entre fantasmas termina la serie 'Dr. House'

El episodio final de la serie de televisión trajo recuerdos, bromas y mostró la verdadera relación entre Gregory House y James Wilson
house
house  house  (Foto: )
  • A+A-
Por: Henry Hanks
Autor: Henry Hanks | Otra fuente: 1
NULL

Advertencia editorial: El capítulo final de la octava temporada de Dr. House todavía no se transmite en México y América Latina, por lo que si no quieres saber de qué trata no continúes leyendo este artículo.

(CNN)— Dr. House tomó un camino largo y sinuoso para llegar allí, pero al final, el episodio final de la serie mostró lo que era más importante: la relación entre los médicos Gregory House y James Wilson.

Una de las primeras caras que vimos la noche del lunes (por cierto, después de un especial extraordinario de retrospectiva) fue impresionante.

Allí estaba el fallecido médico Lawrence Kutner, en una casa quemándose lentamente, viendo directamente a House. (Fue impresionante, porque Kutner se suicidó hace varios años). Kutner, quien representa los pensamientos íntimos de House, pronto determinó que el médico era suicida.

Kutner se preguntó por qué House, con su atracción a los rompecabezas, alguna vez consideraría la finalidad de la muerte.

Regresamos al último caso de House, un drogadicto cuyo único propósito en la historia era ser la razón por la que House se encontraría en una casa quemándose: los dos estaban tomando heroína, y el paciente estaba muerto cuando House ya se había recuperado.

Pronto, Kutner fue reemplazado por otra visión fantasmal: Amber, la exesposa de Wilson y una mujer de cuya muerte, House se sentía responsable.

Fue una interpretación extraordinaria por Anne Dudek, quien fue reemplazada por otra sorpresa, Stacy, la exesposa de House interpretada por Sela Ward, a quien no habíamos visto en el programa por un largo tiempo. Ella recordó a House la vida doméstica que no tuvo (y recordamos tristemente que Cuddy no aparecería en este episodio).

Mientras que House experimentaba su propia versión de Un cuento de Navidad, Wilson y Foreman pronto descubrieron que estaba desaparecido.

A pesar del hecho de que el cáncer alcanzó a Wilson, con tan sólo pocos meses para vivir, se negó a caer en una broma que llevaría a House de nuevo a la prisión. El mejor amigo de House lo buscó por todas partes. Los dos incluso visitaron al médico Nolan.

Mientras tanto, Cameron se convirtió en la última figura del pasado de House que apareció. Esta vez, ella le dijo que se diera por vencido y dejara ese cuerpo mortal. Un ángel de la muerte, de seguro.

Sin embargo, pronto la opinión de Cameron cambió, justo cuando Wilson y Foreman llegaron. House, todavía adentro de la construcción en llamas, echó un vistazo a Wilson antes de que el lugar explotara.

Me pregunté si terminaría de esta forma. El funeral incluyó a casi todos excepto a Cuddy (y Lucas). Uno por uno, Thirteen, Masters, Park, Chase, Taub, Adams, Dominika e incluso Foreman cantaban sus oraciones. (En este punto, todavía lo estoy asimilando).

Luego, Wilson habló. Después de unos momentos de fingirlo, dijo: “House era un c*****”. Mientras continuaba diciéndole a todos los que estaban reunidos lo que pensaba exactamente de House, una alerta de mensaje de texto no dejaba de sonar. Finalmente, Wilson se dio cuenta de que era su teléfono: “Cállate, idiota”, decía el mensaje. Todos sabemos quién escribió eso.

Wilson pronto se encontró con un House bastante vivo, quien estaba a punto de no regresar. Después de haber fingido su muerte (se metió por la puerta trasera y cambió los registros dentales), ciertamente nunca podría practicar la medicina de nuevo (sin embargo, tengo la sensación, después de todo lo que ha hecho, de que encontrará una manera).

House preguntó a Wilson lo que quería hacer con el tiempo que le quedaba. House fingió su muerte para estar con su amigo en los meses que le quedaban.

Así que, una de las series más oscuras de la televisión terminó con un mensaje positivo y de esperanza. Taub encontró felicidad con su familia; Cameron, recordando los buenos tiempos en el equipo de House, tuvo un esposo y un hijo; Chase, tomó su lugar correcto heredando el viejo trabajo de House.

Y Foreman encontró la placa de identificación de House, sólo una de las tres personas que sabían que House estaba vivo. (Las nuevas adiciones, Park y Adams, casi no tuvieron tiempo en la pantalla, lo que probablemente dice algo acerca de cuánto efecto tuvo su temporada en la serie).

House y Wilson, mientras tanto, estaban en un puente en motocicletas. Wilson preguntó qué pasa cuándo el cáncer empeora. House respondió, “el cáncer es aburrido”. El dúo continuó su camino a la distancia.

Ese fue un final valiente, sin duda. La broma del final de House sobre Wilson (y casi todos los demás). El hecho de que llegó al centro de la serie casi borra el extremo inverosímil de cómo House pudo hacer esa maniobra espectacular, sin mencionar si el viaje a su subconsciente importó, si nunca fue suicida en primer lugar. ¿O se volvió suicida mientras le jugaba la broma a Wilson?

Enfrentémoslo, Dr. House siempre coqueteó con la esfera de pura fantasía más que otra serie desde St. Elsewhere, así que analizar esto es parte del punto.

Lo que sí sé es que tanto Hugh Laurie como Robert Sean Leonard deben obtener el Emmy que tanto merecen este año. Y que Dr. House es una serie única en la televisión, a pesar de sus altibajos, y tuvo un trayecto increíble.

¿Qué piensas del final? Comparte tu opinión en los comentarios.

Ahora ve