Restauraciones que causaron polémica

Varias intervenciones en obras de arte han generado debate, ya sea por la falta de conocimiento o de consenso sobre la restauración

Una buena intención destroza el 'Ecce Homo'

1
Sin Pie de Foto
ecce-homo  Sin Pie de Foto  (Foto: AFP, )

Cecilia Giménez, una mujer de la tercera edad aficionada a la pintura pero sin conocimientos de restauración, se dio a la tarea de mejorar la apariencia del lienzo Ecce Homo pintado en un muro del Santuario de Misericordia, en Zaragoza, España.

El Centro de Estudios Borjanos dio la voz de alarma a través de su blog: el famoso lienzo pintado a principios del siglo XX por D. Elías García Martínez había sido estropeado.

Familiares del pintor que todavía vive en el municipio de Borja, donde está la obra, recibieron la noticia con estupor.

Giménez se defendió diciendo que el cura del santuario sabía lo que ella hacía y que la labor de mejorarle el aspecto al desgastado lienzo la hacía a la vista de todo aquel que entraba al lugar.

El ayuntamiento de Borja pidió a un grupo de restauradores evaluar los daños e intentar repararlo mientras analiza si emprende acciones legales contra la mujer.

Brazos y pene nuevos para Venus y Marte

2
escultura de venus y marte
venus-marte  escultura de venus y marte  (Foto: EFE Archivo)

El exjefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi decidió en 2010 que era momento de hacer algo con respecto a las esculturas del siglo II de Marte y Venus que con el paso del tiempo habían perdido respectivamente el pene y los brazos.

“¿Por qué las esculturas en China parecen todas nuevas y a las nuestras les faltan brazos y cabezas?”, le preguntó Berlusconi al arquitecto Mario Catalano antes de ordenarle que elaborara las piezas faltantes, según registraron en su momento diversos medios de comunicación.

Las estatuas, descubiertas en Ostia, cerca de Roma, representan al dios de la guerra y la diosa del amor.

La doble escultura, de dos metros de alto y elaborada en el año 175 a.C. había sido sacada de un museo romano y trasladada a la sede del gobierno italiano con fines decorativos, lo que de por sí había desatado críticas en el país europeo.

Berlusconi pensó que era buena idea colocarles piezas removibles para que recuperaran su imagen original, pese a que las reglas de conservación indican que en las piezas de valor histórico se debe dejar muy claro qué piezas son originales y qué piezas fueron completadas.

El fondo negro de El Greco

3
obra caballero con la mano en el pecho, de el greco
greco-caballero  obra caballero con la mano en el pecho, de el greco  (Foto: EFE Archivo)

El restaurador Rafael Alonso levantó polémica en España cuando en 1996 se dio a conocer el resultado de su trabajo en la pintura Caballero de la mano en el pecho, elaborada por El Greco en 1580.

Alonso cambió el fondo oscuro de la pintura que la daba un alo de misterio por uno gris que permite distinguir claramente la silueta del caballero.

La restauración de una de las principales obras del Museo Nacional del Prado también borró parte de la firma de El Greco.

El asunto llegó hasta el Congreso de Diputados, donde el restaurador, el entonces secretario de Estado de Cultural y el director del Museo Nacional del Prado tuvieron que dar explicaciones.

La cuestionada restauración fue el tema del documental Fondo para un caballero (2010), de Emiliano Cano, donde sostiene que la restauración se hizo con prisas, sin tomar en cuenta los protocolos internacionales de restauración y con base en suposiciones incorrectas. El documental, contrario a la restauración, fue objeto de varios reconocimientos.

La nueva versión de 'La última cena'

4
ultima cena de leonardo da vinci
ultima-cena  ultima cena de leonardo da vinci  (Foto: EFE Archivo)

Un grupo de restauradores trabajó durante 20 años sobre una de las obras más emblemáticas de Leonardo Da Vinci, La última cena, pintada en el refectorio de Santa María delle Grazie, en Milán. El costo de la restauración alcanzó los cuatro millones de dólares y los encargados la bautizaron como “la restauración del siglo”.

El proyecto mismo de restauración de la pintura, concluida en 1498, fue polémico debido a que Da Vinci experimentó la pintura y usó materiales que no resistieron el paso del tiempo. La obra, a su vez, sobrevivió a un bombardeo sobre Milán en 1943.

La pintura había sido intervenida en varias ocasines en los últimos siglos. Las expresiones de Jesús y los apóstoles habían sido alargadas y deformadas, habían colocado ojos donde no iban, figuras en tres cuartos las habían puesto de perfil, e incluso habían cerrado bocas que estaban abiertas, contó la responsable de la misma, Pinin Brambilla, a la revista L´Espresso, poco antes de darse a conocer el resultado de la restauración en 1999.

La presentación de los resultados de la restauración causó polémica porque la nueva imagen de La última cena era muy diferente de lo que muchos recordaban.

El brillo de 'La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana'

5
Santa Ana, con la Virgen y el Niño
leonardo-da-vinci  Santa Ana, con la Virgen y el Niño  (Foto: EFE Archivo)

Una obra de Leonardo Da Vinci volvió a ser objeto de polémica en 2010 en medio de un trabajo de restauración llevado a cabo por 20 especialistas en el Museo del Louvre, en París.

El museo había pospuesto por años la restauración del cuadro La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana, de 168 centímetros de alto por 130 de ancho, por temor a afectar el sfumato, una técnica inventada por Da Vinci que consiste en crear un efecto difuminado tras superponer varias capas de pintura, lo que da a la composición tonos imprecisos.

La restauración finalmente comenzó en 2009. La revista especializada Journal des Arts alertó que la técnica elegida para hacer la restauración era incorrecta y que le daría un brillo a la pintura que no tenía.

El museo se defendió diciendo que si no se realizaba la restauración se corría el riesgo de que se perdieran los rostros del Niño y Santa Ana, así como detalles de la vestimenta y el paisaje de fondo.

Dos miembros del comité científico del museo abandonaron el proyecto en protesta por considerar que el equipo de restauradores había cruzado los límites en su trabajo.