México, ante la “responsabilidad” de asumir el liderazgo del español

Consuelo Sáizar, presidenta de Conaculta, dice que el país debe aprovechar su crecimiento cultural para liderar la promoción del idioma
Autor: Javier Rodríguez Labastida | Otra fuente: CNNMéxico

México está listo para ser líder en la promoción del idioma español. Ese es el vaticinio de Consuelo Sáizar, presidenta de Conaculta, quien asegura haber buscado proyectar al país en el escenario mundial de las artes.

“No solo estoy convencida que tiene una posibilidad sino tiene una enorme responsabilidad de hacerlo”, dice Sáizar a CNNMéxico.

Mientras la difusión cultural en España es víctima de la crisis económica con el recorte presupuestal al Instituto Cervantes, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) aumentó sus recursos para crecer en infraestructura y en la organización de eventos internacionales.

En los tres años de su gestión, el Conaculta —principal dependencia cultural en México—, ha creado tres premios para los creadores hispanohablantes: el Rosario Castellanos por trayectoria intelectual de la mujer, el Tomás Segovia por traducción y el Carlos Fuentes por creación literaria.

Sáizar, quien ocupó la dirección del Fondo de Cultura Económica (FCE) entre 2002 y 2009, destaca también la creación de encuentros de poetas, cronistas, artistas y escritores a los que ha convocado.

Dice estar “satisfecha” con su gestión y resalta como uno de sus grandes logros el desarrollo tecnológico. Expone como prueba la creación de los cerebros electrónicos de la palabra, la imagen y el sonido para digitalizar bibliotecas, películas y audios.

La presidenta de Conaculta cuenta el tiempo que le resta en el cargo, al que llegó el 3 de marzo de 2009. “Me quedan 39 días”, dice al iniciar la entrevista que ocurre en una de las salas de la biblioteca Antonio Castro Leal, uno de los nuevos espacios de lectura que serán inaugurados en noviembre como parte de la remodelación del centro cultural de la Ciudadela, en la Ciudad de México.

Estas actividades formaron parte del proyecto de gobierno sobre el que Sáizar guió su administración y que tenía como uno de sus objetivos relevantes convertir al país en una plataforma para difundir al español, que actualmente cuenta con 400 millones de hablantes en el mundo, la mayoría distribuidos entre México y Estados Unidos, según datos del Instituto Cervantes.

“Hoy estoy convencida que México es el gran líder en materia cultural de la patria de la Ñ”, dice.

¿Tiempo de una Secretaría de Cultura?

Consuelo Sáizar, egresada de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, construyó su carrera en el mundo editorial desde los 19 años, primero como reportera y después como editora de libros, una labor que consolidó cuando incursionó en el ramo institucional al asumir la dirección de la editorial del Estado, el FCE.

El 3 de marzo de 2009 llegó a la presidencia del Conaculta, un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública, creado en 1988 para la promoción y difusión cultural en el país.

Durante su gestión, la funcionaria impulsó sin éxito una Ley de Cultura que contemplaba además del cambio en la asignación presupuestal, un nuevo método de coordinación entre los gobiernos federal, estatales y municipal para dar personalidad jurídica al Consejo.

“No encontré las condiciones (…) Fue el tiempo, fueron las condiciones políticas las que no lo permitieron”, dice sobre la autonomía de gestión del organismo.

— ¿Conaculta debería ser una Secretaría de Cultura?

“Yo considero que eso lo debería decidir el Presidente de la República y el secretario (de Educación Pública) y dependiendo de cuál es su proyecto para la educación artística de este país”.

Enrique Peña Nieto, presidente electo de México y quien tomará protesta este 1 de diciembre, no se pronunció durante su campaña sobre si crearía una Secretaría de Cultura.

Lee Autonomía de gestión, un pendiente del sector cultural

Sin embargo, Sáizar dice que ni la ausencia de una secretaría, ni la falta de una ley de Cultura han sido impedimento para que la actividad artística creciera en el país.

“La cultura ha demostrado que siempre va dos pasos adelante mostrando con la reflexión y su capacidad críticas nuevos caminos para la sociedad. La república cultural de México es muy democrática y muy crítica”.

La funcionaria agrega otros pendientes a su gestión: un edificio propio para Conaculta —actualmente los espacios que ocupa en el centro y el sur de la Ciudad de México son rentados—, una red de teatros y edificar más espacios artísticos.

“Me hubiera gustado establecer más centros culturales y más infraestructura en el extranjero”, dice.

En seis años, el Consejo abrió siete centros de las artes, de un total de 21, y creó 35 de 97 nuevos puntos con los que cuentan las librerías Educal, encargadas de distribuir los productos que ofrecen las instituciones culturales del país.

De la polémica a la vocación cultural

Al inicio del mandato de Felipe Calderón, Conaculta protagonizó una controversia en torno a la Biblioteca José Vasconcelos. Esta obra, considerada la principal en materia cultural del gobierno de Vicente Fox, se tuvo que cerrar por fallas estructurales. La Auditoría Superior de la Federación reportó más de 30 irregularidades que incrementaron su costo por encima de los 1,300 millones de pesos.

La obra fue cerrada en marzo de 2007 y reabierta 21 meses después aún con fallos, por ejemplo, las filtraciones de agua.

“Si bien su mantenimiento es un desafío permanente, ha acabado por justificar su existencia convirtiéndose en un centro de reunión importantísimo en una zona donde prácticamente no había este tipo de espacios públicos (norte de la Ciudad de México)”, dice Sáizar.

La presidenta de Conaculta tampoco ha estado exenta de polémicas en cuanto a la apertura de centros culturales. El conflicto más reciente fue el de la librería Elena Garro, perteneciente a la red Educal y ubicada en Coyoacán, uno de los barrios más tradicionales de la Ciudad de México.

Su apertura, a fines de septiembre generó molestia de un grupo de vecinos que no querían un espacio comercial en medio de una zona habitacional.

Sáizar dice que respeta la protesta de los vecinos, pero manifiesta tener el apoyo de las autoridades locales.

“El éxito de los proyectos depende de una vocación definida y de llevarlos a cabo con cuidado y con oportunidad. Elena Garro será de gran servicio no solo para la delegación Coyoacán, sino para todo el Distrito Federal”, dice.

Además de la Ciudadela, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes inaugurará en el último mes de la gestión de Sáizar una parte de la remodelación de la Cineteca Nacional, otro de los proyectos culturales del sexenio.

La Cineteca contará con cuatro nuevas salas, un museo del cine y una videoteca digital, además de un espacio para exposiciones para buscar satisfacer a los asistentes que habían aumentado en un 20% en los últimos dos años.

Respecto a su futuro luego de su gestión, Sáizar señala que estará fuera del servicio público.

“A partir del 1 de diciembre estaré en un año sabático que me permitirá dedicarme a una de las pasiones que ha marcado mi vida, mi vocación y mi idioma, que es leer.

“Me imagino leyendo, dando clases, y en un año regresando al mundo editorial, al mundo de los libros (..) Es un mundo que se está desarrollando de una manera vertiginosa y me gustaría descubrirlo con la misma curiosidad con la que incursioné en una editorial”.

Cultura en números

- El presupuesto de Conaculta pasó de 6,121 millones de pesos en 2006 a 15,662 en 2012.

- Se invirtieron 145 millones de pesos en obra artística en los últimos cuatro años.

- Aunque las librerías Educal vendieron más de 540 millones de pesos, con 19 millones de utilidad.

- Los Estudios de Churubusco dejaron de tener pérdidas, sin embargo, de 250 millones de ventas generaron una utilidad de 20 millones.

- A octubre de 2012, en los últimos seis años, el presupuesto del cine se incrementó más de tres veces.

- En el actual sexenio se hicieron 418 películas -201 más que en el anterior.

- De 2006 a 2012 se adquirieron más de 5 millones de libros, el triple que en los seis años anteriores.

- El presupuesto del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes pasó de 195 a 385 millones de pesos, lo que permitió otorgar más becas para creadores.

Ahora ve
No te pierdas