José Manuel Caballero Bonald, un poeta inconforme, gana el Cervantes 2012

El escritor de 86 años recibirá el galardón el 23 de abril por su contribución al legado literario hispánico, anunció el jurado
José Manuel Caballero
EFE. José Manuel Caballero-Premio Cervantes  José Manuel Caballero  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

El escritor José Manuel Caballero Bonald recibió este jueves el mayor homenaje a su carrera al obtener el premio Cervantes 2012, reconocido como el galardón más importante de la literatura hispana. 

"Se trata de un poeta que no ha guardado todavía la pluma y sigue presente en nuestro repertorio poético de hoy, pero al mismo tiempo fue uno de los cultivadores de la novela, novela que nunca renunció a la poesía de la palabra”, dijo el presidente del jurado Darío Villanueva, durante el anuncio.

El galardón, otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, será entregado en una ceremonia el próximo 23 de abril, junto con  125,000 euros (162,477 dólares).

Con el reconocimiento a este poeta, el Ministerio cumple con una tradición no escrita de alternar el premio entre España y América Latina. En 2011, el ganador fue el poeta chileno Nicanor Parra.

Nacido en 1926, Caballero pertenece a la Generación del Medio Siglo, que vivió durante su infancia la Guerra Civil de España.

El Cervantes corona una carrera previamente condecorada con los premios Nacional de las Letras, Nacional de Poesía, Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y Federico García Lorca, en una trayectoria que “ha contribuido a engrandecer el legado literario hispánico”, dijo este jueves el ministro español de Educación, José Ignacio Wert.

La obra de Caballero refleja a un poeta “discontinuo e intermitente”, como a él mismo le gusta definirse, de acuerdo con información de EFE. Su poemario Manual de infractores (2005) vio la luz ocho años después del anterior Diario de Argónida. El primero es considerado como un grito de insumisión e inconformismo. 

El poeta ganó el Premio de la Crítica en 1959 por Las horas muertas. Luego repitió este galardón en 1978 por Descrédito del héroe.

Para Caballero, la poesía es "una forma de defensa contra las ofensas de la vida”.

A pesar de que su generación incluye a escritores como José Ángel Valente, Claudio Rodríguez, Jaime Gil de Biedma y Francisco Brines, no le gusta que se le encasille en ese grupo ni en ningún otro, porque “son muletillas que utilizan los historiadores para facilitar los manuales de literatura”, según EFE.

Lo que sí reconoce de su generación es su unión contra el franquismo y “una tendencia similar al estimable consumo de bebidas alcohólicas”.

En su etapa como novelista recibió distintos premios por Dos días de septiembre; Ágata, ojo de gato; Toda la noche oyeron pasar los pájaros; En la casa del padre y Campo de Agramante. En estas obras mantuvo su cuidado poético del lenguaje y contribuyó a preservar la memoria histórica que ha definido socialmente a la España de la posguerra.

Aunque ha incursionado en otros géneros, Caballero siempre regresa al de sus inicios.

“El permanecer en la brecha te rejuvenece. El que no se queda callado, el que iguala el pensamiento con la vida, tiene ya mucho ganado para rejuvenecer”, dijo cuando cumplió 80 años, según EFE.

Pese a su palmarés como escritor y los elogios a dedicación a la lengua, Caballero no ha podido consolidarse como académico. Ha sido presentado en tres ocasiones para ocupar una silla en la Real Academia de la Lengua, la última en diciembre de 1999, cuando no lo logró a pesar de ser candidato único. En ese entonces le faltó un voto.

Ahora ve