La locura, la poesía y el jazz se ahogan en un 'aullido' de Diego Luna

El actor mexicano llevó a Guadalajara la dramatización de uno de los poemas que transformaron la literatura estadounidense contemporánea
luna
diego luna fil  luna  (Foto: )
| Otra fuente: CNNMéxico

El monótono sonido de una pelota de ping pong rebotando de un lado hacia otro fue el preludio de un aullido apasionado con el que el actor mexicano Diego Luna dejó en silencio a los asistentes a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

"Vi a las mejores mentes de mi generación destruídas por la locura", comenzó Diego Luna la lectura dramatizada de Aullido, de Allen Ginsberg, uno de los poemas que transformó la poética estadounidense y que el actor aprovechó para dedicar a los 10 años de la editorial Sexto Piso, autores de la idea de llevar a escena el texto. 

Una celebración llena de esa "locura" descrita por Ginsberg con "sueños con droga, pesadillas que despiertan, alcohol, verga y baile sin fin", referencias a la homosexualidad, suicidios, y la psicodelia en la vida de "nuestros héroes", los hombres que salieron de la visión cuadrada de la sociedad.

"(Aullido es) un poema muy sonoro, como toda la obra de los Beat, con apego a la sonoridad de las palabras, en buena medida por su relación con la música jazz, y creo que se debe interpretar con ese fervor y pasión", apuntó a CNNMéxico Diego Rabasa del consejo editorial de Sexto Piso.

Allen Ginsberg perteneció a una generación de escritores estadounidenses en la década de 1950 que se caracterizó por ir en contra de los valores establecidos en la sociedad de aquel país y cuya obra tuvo que enfrentarse a la censura.

Para Rabasa el valor del Aullido descansa en esa denuncia al "modelo absurdo" de desarrollo en el que se establece el mundo occidental y que la voz de Diego Luna se prestaba para representar la dimensión sonora que posee este poema.

Diego Luna participó en un ejercicio sonoro parecido en 2011 con la versión de la Ileada de Alessandro Baricco, y para este año, Rabasa le sugirió realizar el Aullido que editaron hace un año

"Mi idea fue que él lo leyera sentado en una silla y él le dio una vida tremenda, invitó a Jaime López, la musicalizaron, la dramatizaron, de lo que había pensado esto es una cosa mucho más impresionante", dijo Rabasa quien añadió que este tipo de eventos da una visibilidad que trasciende el público de lectores que tiene la editorial.

"Reencarnando en las fantasmales ropas del jazz", se escucha al apasionado actor quien alude al ritmo del sufrimiento, el otro lenguaje de la generación Beat y que el músico Jaime López tradujo con un blues que trasladó al público que abarrotó la sala Enrique González de la Expo Guadalajara, a un "súbito Manhanttan" en Nueva York.

El Aullido de Diego Luna en la FIL de Guadalajara representó la "cereza en el pastel" para la editorial Sexto Piso, con una obra que en palabras de Diego Rabasa es una "gran apología a esta vida limítrofe contracorriente".

"La voluntad por no dejarse atrapar por estas formas cuadradas y prefabricadas y predefindas de la existencia, como si todos tuvieramos una existencia en molde, desear las mismas cosas, desear las mismas, cosas; el pensamiento original es lo que ha dado pie a las grandes expresiones artísticas humanas", señaló el editor. 

"Estoy contigo en Rockland donde gritas en una camisa de fuerza que estás perdiendo el juego del verdadero ping pong del abismo", se escuchó la voz en alto de Luna quien se apareció entre el público y abrazó a una emocionada señora.

Diego Luna aseguró que esta representación de Aullido realizada en la edición 26 de la FIL de Guadalajara fue la última, ante un público que se le entregó en aplausos tras su eufórico final.

Ahora ve
No te pierdas