La música country de Mindy McCready se apaga a los 37 años

La cantante fue encontrada muerta en su casa en Arkansas el domingo, aparentemente, según las autoridades, cometió suicidio
Autor: Ed Payne
(Reuters) -

En ese entonces las letras de las canciones de la estrella de la música country, Mindy McCready, parecían tan triunfantes y tan llenas de esperanza como la canción que dio título a su álbum más reciente: I’m Still Here.

“Sobre una nube solitaria y oscura, sin otra opción más que caer, como una lágrima solitaria, desnuda e inexorable… sigo aquí”.

Ahora, esas palabras suenan como una petición de ayuda.

El domingo McCready fue hallada muerta en el porche frente a su casa en Arkansas, EU. La víctima, cuya turbulenta vida personal eclipsó su música, murió a causa de un disparo autoinfligido, según las autoridades.

Tenía 37 años.

Al parecer, antes de matarse, McCready también mató al perro de su difunto novio, el productor de discos David Wilson, dijo este lunes el sheriff del condado de Cleburne, Marty Moss.

Moss agregó que parecía que McCready estaba sola en su casa.

McCready deja dos hijos: Zander, de seis años y Zayne, de 10 meses.

“En este momento, Zayne y Zander están al cuidado de familias adoptivas que los aman, los cuidan y los mantienen cómodos”, dijo la representante de McCready a CNN a través de un comunicado.

Apenas hace un mes, la policía se había presentado en su casa en Heber Springs.

Ese día encontraron muerto en el porche a Wilson, el padre del bebé. Al parecer él también se había quitado la vida con un arma de fuego.

Una espiral descendente

Su nombre original era Malinda McCready. En 1996 saltó a la fama en la escena musical gracias a su primer álbum, Ten Thousand Angels, del que se vendieron más de dos millones de copias. Su sencillo Guys Do It All The Time llegó a los primeros lugares de las listas de popularidad ese año. En total, colocó 14 canciones y seis álbumes en las listas de popularidad de música country de Billboard.

Sin embargo, iba en una espiral descendente; el final fue doloroso y precipitado. Luchó, a menudo en público, contra las adicciones y las enfermedades mentales. En 2004, McCready estuvo en libertad condicional durante tres años después de declararse culpable de obtener de forma fraudulenta el analgésico OxyContin en una farmacia.

Al año siguiente, la arrestaron en Nashville por conducir bajo los efectos del alcohol; además, acusó a su exnovio, Billy McKnight, de haberla golpeado y asfixiado. McKnight fue acusado de intento de asesinato.

“Sí, las cosas han andado mal”, dijo a CNN en 2005. “Creo que es la forma en la que Dios está llamando mi atención, en la que dice: ‘Es mejor que despiertes, chica. Hay cosas importantes en esta vida que quiero que hagas’; definitivamente estoy preocupada porque me he desviado haciendo las cosas equivocadas”.

Antes de que terminara 2005, McCready había sufrido dos sobredosis de fármacos, había sido arrestada por delitos relacionados con drogas, se embarazó con el hijo de McKnight y, según las autoridades, intentó suicidarse.

En 2008 volvió a intentar suicidarse, dicen las autoridades, y en 2010 sufrió otra sobredosis antes de incorporarse al elenco del programa Celebrity Rehab with Dr. Drew de la cadena de televisión estadounidense VH1. En el reality show se presenta una crónica de la vida de las celebridades que reciben tratamiento para sus adicciones al alcohol o las drogas.

Rehabilitación para celebridades

Drew Pinski dijo que contactó a McCready el mes pasado tras la muerte de su novio.

“Cuando supe que estaba en dificultades, me puse en contacto con ella y la insté a que se cuidara, que se internara en una institución si sentía que era necesario”, dijo Pinski, quien conduce un programa en HLN, la cadena hermana de CNN.

“Su mayor temor era el estigma de hacerlo y lo que la gente pensaría si cometía la ‘osadía’ de cuidar de sí misma. Para mí ésta es la parte más perturbadora de la historia. Es una mujer adorable, la hemos perdido y no tenía que haber sido así”.

En uno de los episodios del programa, McCready interpretó I’m Still Here y la dedicó a los demás miembros del elenco, entre los que estaban Dennis Rodman, Heidi Fleiss y Mackenzie Phillips.

“Cuando escribí esta canción, estaba en la cárcel”; dijo la cantante, entre lágrimas. “No sabía que la estaba escribiendo para todos ustedes”.

Lucha por la custodia

En los últimos años, McCready había librado una batalla pública por la custodia de su hijo mayor, Zander, hijo de McKnight.

En 2011, la madre de McKnight tenía la custodia del niño. McCready se lo quitó y huyó con él a su hogar en Arkansas, argumentando que temía por su seguridad.

Un juez ordenó a las autoridades que buscaran al niño y unos días más tarde, las autoridades encontraron al niño y a McCready escondidos en un armario en su casa.

Además de su relación con McKnight, McCready tuvo romances con el músico David Malloy y el actor Dean Cain. También dijo haber tenido un romance con el pelotero Roger Clemens, quién no confirmó ni negó el hecho.

Sin embargo, Clemens emitió un comunicado el lunes desde el campamento de entrenamiento de los Astros de Houston en Kissimmee, Florida. “En efecto son noticias tristes”, dijo. “Escuché que estaba tratando de dar paz y sentido a su vida. Las pocas veces que me reuní con ella y su agente fueron extremadamente amables”.

En 2010, Vivid Entertainment publicó un video pornográfico titulado Mindy McCready, amante del béisbol, en el que figuraba McCready teniendo sexo con un hombre al que llamaban “Peter” y hablaban de sus aventuras con Clemens.

Las reacciones en el mundo del country

El domingo por la noche, las estrellas de la música country presentaron sus condolencias al enterarse de la muerte de McCready.

“Mis condolencias para la familia de Mindy McCready. La conocía bien”, dijo en Twitter la cantante LeAnn Rimes. “Es una horrible tragedia. Que la paz esté con sus hijos”.

Carrie Underwood dijo que creció escuchando a McCready. La cantante de country, Terry Clark, dijo que había tenido épocas divertidas con ella “en los viejos tiempos”.

“Espero que nuestra sociedad muestre compasión y se dé cuenta de la gravedad y la realidad de las enfermedades mentales y las adicciones”, tuiteó.

La cantante Winona Judd publicó una serie de tuits en los que llamó la atención sobre las adicciones y las enfermedades mentales.

“Me desconsuela que las adicciones sigan cobrando víctimas”, dijo. “Las adicciones son una enfermedad y no solo un defecto del carácter. Cuando el dolor se hace insoportable, provoca que la gente quiera que el dolor cese. Esto es increíble y muy triste”.

En sus propias palabras

Hace un año, McCready publicó extractos de un libro acerca de su vida que dijo que publicaría. Reconoció que tuvo una infancia difícil, problemas personales y los retos que enfrentó al querer rectificar su vida.

“No he tenido un éxito en casi una década”, escribió en enero de 2012 en el sitio oficial de su club de fans. “He dilapidado mi fortuna, manchado mi reputación y me he vuelto el blanco de broma tras broma. Me han golpeado, demandado, robado, arrestado, encarcelado y expulsado. Pero sigo aquí. Con un puñado de gente a la que conozco y en la que confío, tengo una decisión renovada y levanto ambos dedos medios en el aire; estoy lista. He estado aquí antes. Soy una luchadora. He caído, pero nunca me derrotarán”.

El lunes, el representante de McCready pidió que se diera privacidad a su familia.

“Con profunda tristeza decimos adiós a una persona extraordinariamente talentosa, una hija, madre y amiga: la señorita Mindy McCready”, dijo Kat Atwood en un comunicado.

“En este momento dedicamos nuestra atención a las necesidades y al cuidado de la familia de Mindy. Como Mindy pasaba tanto tiempo a la vista del público, respetuosamente pedimos que sean considerados y sensibles para permitir que sus amigos y familiares tengan un momento ‘apacible’”.

Dijo que los “amigos en la música” de McCready están planeando hacer un memorial en Nashville.

Vivian Kuo, Elwin López y Melissa Gray, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Ahora ve
No te pierdas