Cuando México hizo al Oscar 'cantar con mariachi'

Por: Arturo Ascención

Varios cineastas mexicanos han conquistado en años anteriores el premio de la Academia de Hollywood y competirán por más en 2013

México y sus nominados en 2013

1
Sin Pie de Foto
gael_tres_no  Sin Pie de Foto  (Foto: FICM/Cortesía)

La estatuilla dorada que premia en Estados Unidos a lo mejor del cine sabe lo que es celebrar con mariachi y con tequila, porque varios mexicanos la han conquistado, gracias a su talento en el séptimo arte.

Otros han estado cerca de llevársela a casa, como los directores Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu. El año pasado, seguro recuerdas que causó una gran expectación la nominación de Demián Bichir, en la categoría de Mejor actor, por su trabajo en la cinta Una vida mejor.

En el 2013, México volverá a concentrar su atención en un par de candidatos, que podrían sumarse a la lista  de ganadores del Oscar. José Antonio García (al igual que John Reitz y Gregg Rudloff), está nominado en la categoría de Mejor mezcla de sonido, por la cinta Argo, dirigida por Ben Affleck.

Luego está el caso de Gael García Bernal, protagonista de la cinta chilena No, que compite por el premio de Mejor película extranjera. Gael no está nominado directamente, pero es un elemento clave en la producción que dirigió Pablo Larraín. Así que la Academia de Hollywood puede reconocer de nueva cuenta con estatuillas a cineastas mexicanos, el próximo domingo 24 de febrero.

Tal como ocurrió en años anteriores (imagina que entra una disolvencia para dar pie a un flashback… y da clic para leer el resto de la historia).

El laberinto que encumbró a Eugenio Caballero

2
caballero_oscar
caballero_oscar  caballero_oscar  (Foto: Getty Images/Archivo)

México tuvo en 2007 uno de sus mejores años en la ceremonia del Oscar.

Eugenio Caballero (junto a la española Pilar Revuelta) ganó el reconocimiento de Mejor dirección de arte por la cinta El laberinto del fauno, dirigida por Guillermo del Toro, y nominada en la categoría de Mejor película extranjera, según datos de la Academia Mexicana de Cine.

La historia de una niña que debe cumplir su misión como princesa, en la época del franquismo español, destacó por las criaturas fantásticas que aparecieron en pantalla (muchos tuvieron pesadillas con el Hombre Pálido y sus manos con ojos).

"Dedico este premio a todos los cineastas de mi país", mencionó Caballero cuando recibió la estatuilla, de manos de Nicole Kidman y Daniel Craig. Luego reconoció la importancia de las coproducciones, en las que participaron España y México.

Caballero se encargó del diseño de producción de la película Lo imposible, del director Juan Antonio Bayona y obtuvo una nominación en la edición más reciente de los premios Goya. Antes había trabajo en proyectos como Asesino en serio, Rudo y Cursi, y Santitos.

Un Oscar 'dio alas' a Guillermo Navarro

3
navarro_oscar
navarro_oscar  navarro_oscar  (Foto: Getty Images/Archivo)

El laberinto del fauno le permitió a otro mexicano obtener un Oscar. Guillermo Navarro ganó en 2007 la categoría de Mejor cinematografía. Superó en aquel entonces a su compatriota, Emmanuel Lubezki, nominado por Children of Men.

"Gracias por darme alas”, dijo después de que Gwyneth Paltrow le entregara la estatuilla. Navarro se tomó un tiempo para agradecer en su discurso “el genio de Guillermo del Toro”, que estuvo nominado en la categoría de Mejor guión original.

En aquel año, Das Leben der Anderen (La vida de los otros), ganó el Oscar de mejor película extranjera, cuando muchos apostaron a que triunfaría en ese rubro El Laberinto del Fauno.

Con Del Toro, el cineasta colaboró antes en El espinazo del diablo y en Hellboy. Otros títulos que destacan en la filmografía de Navarro son Cabeza de vaca y Del crepúsculo al amanecer. También trabajó en dos cintas de la saga Crepúsculo: Amanecer parte 1 y 2.

Es evidente que le gusta retratar vampiros y otras criaturas fantásticas.

De la mano de 'Frida'

4

En 2003, la cinta Frida, en la que Salma Hayek encarnó a la pintora Frida Kahlo, le permitió al equipo en que participó la mexicana Regina Reyes ganar el Oscar en la categoría de Mejor maquillaje.

Reyes triunfó con el trabajo que realizó junto a Beatrice John, John Jackson y Judi Chin, de acuerdo con los datos de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

La labor de Reyes y el resto del equipo en el maquillaje contribuyó a que Hayek obtuviera una nominación como Mejor actriz.

En aquel año, El crimen del padre Amaro compitió por la estatuilla de Mejor película extranjera. Y tu mamá también contendió en el rubro de Mejor guión original, obra de los hermanos Alfonso y Carlos Cuarón.

Después de Frida, Reyes trabajó en las cintas Asesino en serio, El búfalo de la noche, Arráncame la vida y Paradas continuas, entre otras.

El sonido de 'El exorcista'

5
exorcista_oscar
exorcista_oscar  exorcista_oscar  (Foto: Getty Images/Archivo)

El mexicano Gonzalo Gavira formó parte del equipo que ganó en 1974 el Oscar en la categoría de Mejores efectos especiales de sonido, gracias al trabajo que realizó en la cinta El exorcista, un clásico del cine de terror, que hasta la fecha provoca escalofríos a los espectadores.

Gavira (murió en 2005) y otros compañeros de la producción contribuyeron con el director William Friedkin para lograr un atmósfera sonora adecuada a la historia de una adolescente que pierde el control cuando la posee una entidad maligna.

En la extensa lista de películas en las que trabajó Gavira, están títulos como Los olvidados, El topo, La montaña sagrada, Mecánica Nacional, El rincón de las vírgenes y Cascabel, entre otras, de acuerdo con datos de la Cineteca Nacional.

Reportes de la prensa mexicana indican que el veracruzano llegó a utilizar todo tipo de objetos para lograr efectos de sonido, incluso basura. Por su legado, en la cinematografía mexicana se habla de “hacer una gavira”, cuando se inventa o ejecuta algún efecto sonoro.

La arqueología mexicana que se llevó un Oscar

6
monte alban
monte alban  (Foto: )

En 1972, Centinelas de silencio ganó un par de premios de la Academia, en las categorías de Mejor cortometraje y Mejor cortometraje documental. En ese título participó un mexicano como productor: Manuel Arango.

El trabajo de 18 minutos de duración, dirigido y escrito por Robert Amram, incluye una serie de tomas áreas de diferentes zonas arqueológicas de México, como Monte Albán, Teotihuacán, Chichén Itzá, Tulum, Uxmal, Mitla y Palenque.

La narración en español estuvo a cargo del actor Ricardo Montalbán, recordado por la serie de La isla de la fantasía, entre otros proyectos. En inglés, Centinelas del silencio contó con la narración de Orson Welles, el genio del cine que dirigió El ciudadano Kane.

Arango dijo en una entrevista con el diario mexicano Reforma en 2007 que nunca se consideró un cineasta experimentado, pero que había decidido juntarse con un grupo de amigos para sacar adelante el documental y mostrar su entusiasmo por las maravillas del México antiguo.

También celebró que, en la ceremonia donde premiaron su documental, Charlie Chaplin subió al escenario para recibir un Oscar honorario.

El legendario Anthony Quinn

7
quinn_oscar
quinn_oscar  quinn_oscar  (Foto: Getty Images/Archivo)

El actor de origen mexicano, Anthony Quinn, ganó en un par de ocasiones el premio Oscar. En 1953, como Mejor actor de reparto en ¡Viva Zapata! y en 1957, en la misma categoría, por su trabajo en Lust for Life, donde interpretó al pintor Paul Gaugin. 

También llegó a estar nominado en la categoría de Mejor actor por su trabajo en Wild is the Wind (1957) y en Zorba, the Greek (1964).

Su calidad como histrión le permitió trabajar al lado de leyendas como el director Federico Fellini, en La Strada y en clásicos como Lawrence de Arabia, con la dirección del británico David Lean.

Quinn nació en el estado de Chihuahua, en el norte de México, el 21 de abril de 1915. Cuando era muy pequeño se trasladó con su familia a Estados Unidos, donde consiguió la ciudadanía hasta 1940, según EFE.

El actor murió el 3 de junio de 2001, a los 86 años de edad, como consecuencia de un fallo respiratorio, en el Hospital Bringham, de Boston. Las autoridades de Chihuahua lo declararon “hijo predilecto” y “chihuahuense distinguido”, además de colocar una estatua en su honor.