Tocar en el Vive Latino, ¿un punto de partida o una meta para los grupos?

Bandas que participarán por primera vez en el festival hablan de su experiencia para ser parte del cartel y la importancia en su carrera
Javier Rodríguez Labastida
Autor: Javier Rodríguez Labastida | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Gabriel López nunca quiso ir a un Vive Latino hasta que lo hiciera como músico invitado… y lo logró.

El guitarrista y fundador de Twin Tones debutará este fin de semana en el festival con el grupo de spaghetti western que formó hace once años, y que ha sido invitado a distintas giras por Europa y recibió el premio al mejor disco de surf en los Indio Music Awards de 2009.

En el escenario del Vive Latino harán su debut artistas reconocidos a nivel mundial como los Yeah Yeah Yeahs o Blur; grupos de distintos países en busca de una oportunidad y otros más que se subirán al escenario con una carrera consolidada en recintos no tan masivos como el Foro Sol, en la Ciudad de México, que tiene capacidad para 55,000 personas.

La apertura del festival hacia nuevas propuestas es una oportunidad para los grupos, sin embargo, conseguir un lugar en el escenario del Vive Latino no es tan sencillo.

"Hemos visto que hay grupos que tienen un año y ya están en el Vive Latino, ya sea por conectes o méritos propios; en nuestro caso creo que pudimos haber entrado antes, gracias a lo que hacíamos", dice López.

"Hubo un momento en que tocar en el festival era una meta que tenían los grupos en la mira. Estar en el Vive Latino era como recibir un Grammy. Para nosotros, la oportunidad llega cuando ya no lo buscábamos, cuando nuestra carrera está enfocada en otros objetivos".

Los organizadores del Vive Latino, creado por la promotora Ocesa, dicen que el festival se ha consolidado en el gusto de la gente por lo que es momento de desarrollar nuevos grupos, sin embargo, admiten que es difícil incluir todas las propuestas.

"No tenemos la capacidad para meter todos los grupos. Buscamos algo nuevo, ya sea nacional o internacional que sea diferente y propositivo. Que no suene a lo que ya tenemos", dijo a CNNMéxico Andrés Sánchez, promotor del festival y quien asegura recibir hasta 600 discos al año con propuestas para programar en el siguiente cartel.

Lee El Vive Latino, a la 'caza' de nuevos talentos

Fernando Chávez, promotor cultural y creador del Festival Rock por la Vida en Jalisco señala que el Vive Latino no es el lugar para que los promotores encuentren nuevas bandas, aunque sí es un espacio para que los grupos den a conocer su propuesta.

"Es difícil decir que el Vive Latino es como para (que los promotores) encuentren nuevos valores (...) No es el festival donde vas a encontrar nuevas propuestas, sí es el festival donde vas a ver las nuevas propuestas musicales que ya están consolidadas a nivel regional, nacional o en Latinoamérica".

La última edición de Rock por la vida (2012) reunió a 35,000 personas, 13 bandas en tres escenarios y el grupo que cerró fue Caifanes.

Los músicos coinciden en que el Vive Latino se ha convertido en un gran escaparate para el rock internacional, por lo que los grupos deben saber aprovechar la oportunidad cuando la encuentran.

"Es un reto para los mismos grupos encontrarse con una cantidad de público tan fuerte y una infraestructura para presentarse tan sólida. Profesionaliza su trabajo", dice Alfonso Figueroa, vocalista del grupo de rock funk Los Jaigüey, que también tocarán por primera vez en el festival, donde presentarán su segunda producción, Haciendo tiempo.

Aunque es su primer Vive Latino con Los Jaigüey, Figueroa vivirá su tercera participación como músico. Previamente estuvo con la reconocida banda Santa Sabina.

"El festival es el gran escaparate para el rock internacional y también es trabajo de los grupos aprovechar el momento de estar ante tanta proyección. Hay casos de grupos que tocaron y ya no existen", señala Ricardo Jacob, también de Los Jaigüey.

El primer Vive Latino (1998) contó con la asistencia de 42 bandas en dos escenarios durante dos días. Esta edición, la número 14, tendrá 124 grupos en ocho escenarios que se presentarían del 14 al 17 de marzo. Sin embargo, tras la cancelación del inglés Morrissey, el festival se realizará del 15 al 17 de marzo.

El Vive Latino, solo el inicio del camino

Lucio de los Santos es un músico argentino que tocará por primera vez en el Vive Latino este fin de semana. Su grupo de cumbia psicodélica, Sonido Gallo Negro, consiguió un espacio en el cartel dos años después de su fundación.

"El Vive Latino está bueno pensarlo no como meta sino como punto de partida, que en eso también tiene que estar la inteligencia de los grupos, para saber que no es un objetivo", dice el músico que presenció el festival como asistente en algunas ocasiones.

"Conozco gente que viene desde Argentina, grupos grandes y otros grupos más pequeños que pudieron llegar y es un logro (…) El problema es que si uno se queda con el Vive Latino y te esperas dos años para poder tocar, te pierdes todas las oportunidades que hay", agrega.

Varios grupos han crecido a la par del Vive Latino. Zoé y Molotov son dos ejemplos. La primera se ha presentado en siete ocasiones y la segunda en seis.

Liber Terán es otro de los músicos que el Vive Latino ha visto crecer. Su presentación de este domingo será la octava en su trayectoria.

Su primer concierto en el recinto del Foro Sol lo dio en 1998 con el grupo de rock y ska Los de Abajo, que por esos años alcanzó fama luego de ser firmados por el sello Luaka Bop. Con ellos se presentó en cuatro ocasiones más.

"(El Vive Latino) es un festival que siempre trató de abrir la Ciudad de México a expresiones independientes con infraestructura profesional", dice Liber Terán, quien acudirá al festival por tercera vez como solista.

Una propuesta aceptada en el circuito local del rock –en foros conocidos del país de pequeña y mediana capacidad- y no solo lo que se presenta en los medios, puede ser la llave de acceso al festival, dice el músico.

Liber Terán señala que los cambios generacionales son otro reto para el festival y para los grupos que buscan acceder a él.

"El reto es ver qué tan vigente es tu música o dónde está tú música y que auditorio tiene (…) Eso es lo bueno del Vive Latino, que aunque esté tocando un grupo muy popular (en otro escenario), siempre tendrás un público que te va a escuchar".

Ahora ve
No te pierdas