Randy Jackson testifica sobre el uso de medicamentos de su hermano

Randy Jackson testificó en el juicio por la muerte del cantante sobre varios hechos en los que presume estuvo influenciado por medicamentos
michael jackson- super bowl
Autor: Alan Duke
(Reuters) -

El hermano menor de Michael Jackson hizo un esfuerzo no exitoso por contactar al cantante en sus últimas semanas debido a preocupaciones de la familia por su consumo de medicamentos, según el testimonio en el juicio por homicidio culposo de AEG Live.

Los abogados de la promotora de conciertos, acusados de responsabilidad en la muerte de Jackson, quieren mostrar que el ícono del pop era un adicto secreto a los medicamentos que incluso estaba más allá de la ayuda de su familia.

Lee Michael, ¿un adicto secreto?

Los miembros del jurado observaron videos de Randy Jackson mientras era cuestionado por los abogados de AEG Live sobre las intervenciones fallidas que encabezó debido a sus preocupaciones por el uso de analgésicos de Jackson en la última década de la vida de su hermano.

Jackson murió por una sobredosis del anestésico quirúrgico propofol que, según lo que un médico le dijo a la policía, utilizaba para tratar su insomnio mientras ensayaba para una gira de regreso hace cuatro años. La madre y tres hijos de Jackson demandan a la promotora de conciertos, al sostener que contrató, retuvo o supervisó negligentemente al médico sentenciado por homicidio involuntario en su muerte.

Randy Jackson testificó que él y su padre, Joe Jackson, fueron alejados de las puertas de la mansión rentada de Los Ángeles de Jackson en Carolwood Drive, la casa en la que murió semanas después. Estaban preocupados debido a “reportes de que no se veía demasiado bien”, dijo.

“Después de que escuché esto, dije, ‘vamos, vámonos. Vamos a ir ahí’”, testificó.

Otros testigos, incluidos el maquillista y director del espectáculo de Jackson, dijeron que Jackson se deterioró físicamente en los últimos dos meses de su vida.

“Había un problema con medicamentos”, dijo Randy Jackson, al explicar por qué querían contactarlo. “No comía. Todas estas cosas ocurrían al mismo tiempo y, ya sabes, había mucha presión”.

Dijo que quería convencer a su hermano de dejar los ensayos y entrar a un programa de rehabilitación de medicamentos en San Francisco, Estados Unidos.

“Por supuesto que mi hermano no me dejaría pasar porque no querría que lo viera así”, dijo. El guardia de seguridad le dijo que su hermano no estaba en casa, dijo.

Los abogados de Jackson no discuten que Michael Jackson a veces tenía un problema de dependencia de medicamentos, pero dicen que pasó largos periodos sin tomar analgésicos. El artista públicamente reconoció su dependencia cuando detuvo su gira Dangerous para entrar a un programa de rehabilitación en 1993.

El consumo de medicamentos era debido a dos décadas de dolor que se derivaron de quemaduras en el cuero cabelludo que tuvo mientras filmaba un comercial de Pepsi y otros accidentes en la gira, dicen. También consumió sedantes para ayudarlo a dormir, especialmente durante la presión de la gira, afirman.

La presión estuvo de nuevo mientras Jackson se preparaba para sus conciertos This Is It que debutarían en Londres en julio de 2009, dicen. Jackson recibía infusiones nocturnas de propofol en un esfuerzo desesperado para curar su insomnio, que, según un experto en sueño que testificó, interrumpía sus ciclos de sueño naturales y causaba su deterioro físico y mental.

Los ejecutivos de AEG Live crearon un conflicto ético de intereses al contratar al médico Conrady Murray como médico de tiempo completo de Jackson por 150,000 dólares al mes, se sostiene en la demanda de Jackson. Murray no podía negarse a las demandas de infusiones de propofol de Jackson debido a que tenía una gran deuda y no podía arriesgar ser despedido del trabajo lucrativo, afirman.

Los abogados de AEG Live dicen que era Jackson quien escogió y controló a Murray, no la empresa y que no tenían forma de saber sobre los tratamientos peligrosos que le daba al cantante en la privacidad de su habitación.

Aunque Randy Jackson fue cuestionado durante varias horas por los abogados de AEG Live, solo aproximadamente una hora de video se mostró a los miembros del jurado el pasado viernes. La mayoría se enfocó en sus esfuerzos repetidos por interrumpir el consumo de analgésicos de su hermano.

“Le escribí cartas a mi familia sobre su problema y que teníamos que hacer algo para ayudar”, testificó Randy Jackson. Las cartas dirían a sus padres, hermanos y hermanas que ‘es un adicto’ y en este punto, los adictos no son tan responsables por lo que hacen.

Jackson testificó que “organizó varias intervenciones”, incluidas unas en Taiwán, Nueva York, Las Vegas y Los Ángeles.

“Cuatro o cinco” de aquellas intervenciones que intentaron fueron en el Rancho Neverland de Jackson entre 2004 y 2006; alrededor del tiempo del juicio de abuso infantil en el condado de Santa Barbara, California, Estados Unidos, dijo.

El ‘día en pijama’ en la corte de MJ

Randy Jackson dijo que pudo alejar de los medicamentos a su hermano en algún punto, pero los retomó justo antes de que el juicio por abuso infantil comenzara en una corte de Santa Maria, California en 2004. “Estaba realmente asustado”.

Despidió a la niñera de Jackson, Grace Rwaramba, porque sospechaba que ella suministraba sus medicamentos, dijo. “Cuando ella estaba ahí, estaba perdido”.

Randy Jackson le dio una nueva perspectiva a lo que ocurrió el día del juicio cuando Michael Jackson llegó tarde a la corte mientras estaba en pijama. En ese tiempo, el cantante culpó a la lesión en la espalda que tenía desde que se cayó en la regadera, lo que lo envió al hospital esa mañana.

Sin embargo, su hermano testificó que era “debido a que no quería ir a la corte”.

“Fui al hospital y me dijo, ‘no sé que piensas. No voy a ir a esa corte, así que ni siquiera lo pienses Randy’”, testificó. “Y le dije, ‘está bien, pero vas a ir a la corte’. Y dijo ‘no, no iré’”.

Randy Jackson culpó a la niñera de suministrar “algún tipo de parche” que tenía medicamentos.

Jackson también describió un incidente en el que su hermano tuvo una mala reacción a un sedante mientras estaba en una casa de Beverly Hills en 2005. La niñera lo llamó y le dijo “necesitas venir. Algo no está bien”, testificó. Un médico que vivía cerca fue a la casa y lo trató, dijo.

Dijo que su hermano “como que se escondía de mí” porque no quería que supiera sobre su consumo de medicamentos.

Este lunes comienza la semana número 16 de testimonios en el juicio, que según lo que el juez dijo a los miembros del jurado podría durar hasta finales de septiembre.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×