Los Beach Boys celebran 50 años de 'surf' con una colección de discos

El grupo californiano lanza un material discográfico de colección para celebrar cinco décadas de playa, 'surf' y diversión
Autor: Todd Leopold
(Reuters) -

En el comienzo estaba el Sol.

Fue seguido por el mundo y el surf, los pájaros y las buenas vibras, las chicas, los automóviles y diversión, diversión, diversión.

¿Y para ajustarlo todo a la música? los Beach Boys.

Este martes, Capitol Records lanza Made in California, una colección de discos de los Beach Boys que termina con el año de aniversario número 50 de la banda legendaria.

El set incluye todos sus éxitos, por supuesto (Surfin’ USA, I Get Around, Help Me Rhonda, Good Vibrations, Do It Again, hasta el infinito), pero también una variedad de joyas ocultas, incluidas canciones de las sesiones Smile (que finalmente vieron la luz del día a finales de 2011), demos, tomas alternativas e incluso un ensayo que Brian Wilson escribió en 1959.

El ensayo, incidentalmente se llama My Philosophy. “La satisfacción de ‘un lugar en el mundo’ parece que bien vale un esfuerzo sincero para mí”, escribió Wilson a los 17 años, al sugerir que quería tener su lugar con la música.

Poco sabía que esa filosofía (llamémosla una visión en realidad) influiría en la cultura popular, punto.

Al mezclar el rock'n roll de Chuck Berry con las armonías ajustadas de Four Freshman, añadir un eco de Phil Spector y enfocarse en los escenarios soleados del sur de California, los Beach Boys (los hermanos Brian, Dennis y Carl Wilson, el primo Mike Love y el amigo Al Jardine) inventaron todo un mundo.

Fue un mundo que no siempre fue bueno para ellos. Los tres hermanos Wilson fueron acosados por la violencia de su padre, Murry. Love y Brian Wilson estuvieron peleados durante muchos años. (Puede que lo estén de nuevo, después de que la gira por el aniversario número 50 terminara con algo de amargura). Dennis Wilson luchó con el abuso de sustancias y murió en 1983. Brian, por supuesto, tuvo a sus propios demonios muy publicitados.

Pero a pesar de todo estuvo la música, llena de vulnerabilidad (The Warmth of the Sun, In My Room, Don’t Worry Baby), confianza (I Get Around, Do It Again), gracia (God Only Knows, Wonderful) y celebración (This Whole World, Surf’s Up).

Es un sonido instantáneamente identificable, incluso cuando lo hacen otros. Y todo lo que se necesita son guitarras discordantes, un piano y oh, esas armonías celestiales.

“A menudo he sentido que estaba en una misión musical, difundir el evangelio del amor a través de discos”, dijo alguna vez Wilson.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Solo tenemos que escuchar.

Surf’s up.

Ahora ve
Pese a reproches de ida y vuelta, la renegociación del TLCAN se va hasta 2018
No te pierdas
×