Alice Munro, "la maestra del relato corto", obtiene el Nobel de Literatura

La Academia Sueca reconoció a la escritora canadiense, de 82 años, por su estilo claro y el realismo psicológico que imprime a sus cuentos
  • A+A-
Por:
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

La Academia Sueca premió este jueves con el Nobel de Literatura a la canadiense Alice Munro, considerada una "maestra del relato breve contemporáneo", según el fallo difundido en Estocolmo.

Munro sonaba desde hacía años como una de las candidatas de peso al prestigioso premio, aunque esta vez el principal favorito en las apuestas era, de nuevo, el japonés Haruki Murakami.

Su estilo claro y el realismo psicológico de sus obras han motivado que algunos críticos la llamen "la Chéjov canadiense", una comparación a la que también aludió el secretario permanente de la Academia Sueca, Peter Englund, pocos minutos después de anunciar el premio en el edificio de la Bolsa de Estocolmo.

La autora se enteró del premio una hora y media después del anuncio, según un reporte de AFP, cuando su hija la despertó para contarle.

La canadiense dijo a la cadena CBC que estaba "terriblemente sorprendida" pero también encantada de haber ganado el Nobel. "Sabía que tenía posibilidades, sí, pero nunca pensé que ganaría", señaló.

Para ella, la posibilidad de ganar el Nobel era “un sueño imposible”, algo “que podía pasar, pero que probablemente no pasaría” y dijo que su esposo, quien murió hace unos meses, habría estado muy feliz también.

“Esto es algo maravilloso para mí, y algo maravilloso para los cuentos”, expresó. “No podía creerlo, estaba muy feliz”, agregó este jueves en una entrevista que publicó Nobelprize.org.

Munro comentó que es “especial” obtener ese reconocimiento, porque ella hace historias cortas o cuentos, y suele pensarse que los autores solo incursionan ese género antes de escribir su primera novela.

Alice Munro es la mujer número 13 en obtener el galardón -la anterior fue la rumanoalemana Herta Müller.

Nació en Ontario el 10 de julio de 1931 y comenzó a estudiar Periodismo e Inglés en la Universidad del Oeste de Ontario, pero lo dejó al casarse en 1951, y luego se estableció con su esposo en Victoria, en la Columbia Británica, donde abrieron una librería.

Aunque había comenzado a escribir relatos de adolescente, no publicó su primer libro hasta 1968, con la colección Dance of the Happy Shades, que fue bien recibida en su país.

A lo largo de los años ha seguido publicando varias colecciones de relatos como The Moons of Jupiter (Las lunas de Júpiter), Runaway (Escapada) o The View from Castle Rock (La vista desde Castle Rock).

La última obra publicada de la autora canadiense es Dear Life (2012) (Mi vida querida).

Sus cuentos suelen incluir descripciones de hechos cotidianos pero a la vez decisivos, lo que la Academia Sueca califica de "especie de epifanías que arrojan luz sobre la narración que las rodea y permiten que cuestiones existenciales aparezcan de repente como iluminadas por la luz de un relámpago".

El Nobel de Literatura, que el año pasado obtuvo el chino Mo Yan, está dotado con ocho millones de coronas suecas (1.3 millones de dólares o 17.1 millones de pesos), al igual que el resto de galardones.

En días pasados se dieron a conocer los reconocimientos correspondientes al ámbito científico, ronda que inició el lunes con el de Medicina, para los estadounidenses James E. Rothman y Randy W. Schekman y al alemán Thomas C. Südhof.

Este martes se anunció el de Física, que compartieron el belga François Englert y el británico Peter Higgs por haber postulado la existencia de la partícula subatómica conocida como bosón de Higgs.

Este miércoles se ánunció el de Química para el austriaco Martin Karplus, el sudafricano Michael Levitt y el israelí Arieh Warshel, por la química computacional.

La ronda de ganadores de los Nobel continuará este viernes con el de la Paz, otro de los que más expectativas genera y para el que suena por encima de todos la paquistaní Malala Yousafzai, aunque entre los candidatos más nombrados figuran también el médico congoleño Denis Mukwege y el obispo mexicano José Raúl Vera López.

Con información de EFE

Ahora ve