Los rituales y exigentes ensayos de Daniela Liebman antes de Bellas Artes

La prodigio del piano alista a sus 11 años su primera presentación en el máximo escenario artístico de México con 'mano dura' y un talismán
Daniela, la niña que se enamoró del piano
| Otra fuente: CNNMéxico

La niña mexicana Daniela Liebman toca una y otra vez melodías en su piano; se detiene para escuchar las indicaciones de su padre, mientras frota sus manos para calentarlas como parte de la preparación para su primer concierto en el Palacio de Bellas Artes.

"Keep going, keep going... (sigue así, sigue así)", le exige en inglés su padre, quien le pide repetir en varias ocasiones una tocata, recordándole a cada momento que solo tiene una hora y media para el ensayo.

A sus 11 años, Liebman considera que llevar una disciplina así ha sido difícil, pero aseguró que le encanta la vida que tiene, "me siento tan afortunada de tener el apoyo de mi familia y todo México detrás de mi, me siento feliz".

Después de haber tocado en el Carnegie Hall de Nueva York el año pasado, Daniela Liebman cumplirá un sueño más al presentarse en el escenario más importante en México para las artes.

"Es increíble, yo admiro este lugar increíblemente. Es una de las salas más importantes en México, en la música clásica, y en general, es un honor estar tocando ahí", dijo la pianista en entrevista con CNNMéxico.

Liebman describe su preparación para este concierto extraordinario con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes como el de cualquier concierto con orquesta: ensayos de dos a tres horas al día, y otra más con su profesor Anatoli Zatin —quien será el director de orquesta en el recital— "él dirige y yo toco, como si fuera el concierto".

Pero además de la concentración, hay un ritual que no puede faltar en su rutina: un collar con la estrella de David que le da suerte.

"Para mi es de buena suerte; siempre me lo pongo en todos los conciertos, lo he tenido en los más importantes, en Carnegie Hall y en este concierto también lo voy a tener, eso representa para mi un ritual que siempre me pongo antes de un concierto", dijo Liebman.

Construyendo un talento musical

Daniela Liebman heredó el gusto musical de su padre, el violinista Robert Liebman, quien asienta la cabeza en cada nota que toca su hija, sin escuchar a los otros instrumentos que la acompañan en la prueba que realiza en el Salón de Ensayos del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

La seguridad que demuestra la pianista nacida en Guadalajara, Jalisco, hace olividar su edad. Ella niega tener nervios previo a presentarse en grandes escenarios, incluso el Carnegie Hall, y más con una pieza que ya conoce bien y que tocará en el Palacio de Bellas Artes: el concierto Nº 8 de Mozart.

Para Liebman, el apoyo de su familia ha sido el factor clave de su éxito, una oportunidad que, asegura, muchos niños con talento no tienen.

"Sé que hay muchos niños que tienen talento, una de las características (para el éxito), pero también se necesita dinero, —antes tenía que pagar los festivales en Europa—, para los otros niños sería importante tener el dinero; el maestro, el apoyo de la familia, definitivamente se necesita", dijo la pianista, quien busca convertirse en un modelo para otros niños porque "son el futuro de México y la música clásica es muy bonita".

En cuatro años de carrera profesional se ha presentado en países de Europa, Asia, Estados Unidos y México. En 2012 se convirtió en la primera latina en ganar el International Music Piano Competition, celebrado en EU.

Daniela Liebman no será la primera niña que suba al escenario del Palacio de Bellas Artes, incluso entre los miembros de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes se encuentra el violinista Francisco Ladrón de Guevara quien en la década de 1990 tocó en ese mismo recinto a los 10 años.

Ladrón de Guevara comentó que ser un niño talentoso no cambió por completo su vida, un punto en el que Liebman, quien se considera una "niña normal", aunque con una agenda muy apretada.

"Viajo mucho, doy conciertos, practico cuatro horas al día, así que creo que sí y creo que no soy una niña normal. Sí en que algunos aspectos veo a mis amigas, me encanta leer, y no, tocar en Carnegie Hall, voy a tocar en Bellas Artes, practico cuatro horas al día y no voy a la escuela", describió la artista.

Lee Daniela Liebman, la niña mexicana que se enamoró del piano

Daniela no visualiza un punto máximo en su carrera, pues "siempre sigues avanzando", y señala como una de las ventajas de tocar el piano que lo podrá hacer hasta que tenga 90 años.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Liebman cerrará el concierto extraordinario de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes este 1 de febrero en el Palacio de Bellas Artes a las 12 PM.

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes informó que el concierto se transmitirá afuera del Palacio de Bellas Artes, en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes y en el Parque la Piedra Lisa de Colima, Colima.

Ahora ve
El gobierno venezolano celebra victoria en los comicios regionales
No te pierdas
×