Por qué amamos (y también odiamos) 'Lo que el viento se llevó'

La película, que fue celebrada y también criticada por su racismo, cumple 75 años de su estreno este lunes
estampilla lo que el viento se llevo  estampilla lo que el viento se llevo
Todd Leopold
Autor: Todd Leopold
(Reuters) -

Setenta y cinco años después de su estreno en el Loews Grand Theater de Atlanta el 15 de diciembre de 1939, Lo que el viento se llevó mantiene su influencia en la imaginación popular.

Turistas que van a Atlanta desean ver a Tara. (Lo siento, no existe, aunque hay un Museo Road to Tara al sur de la ciudad, sin mencionar la Casa Margaret Mitchell, que muestra el departamento donde Mitchell escribió el libro).

Sus frases; “Fiddle-dee-dee”, “Francamente, querida, me importa un bledo”, “Mañana será otro día”, todavía son ampliamente repetidas y parodiadas.

Y, en su estilo monumental de Hollywood, a menudo es considerada como el pináculo de uno de los mejores años en la historia del cine, 1939.

Pero la película también es increíblemente divisiva, en parte por la era que representa; el sur en la Guerra Civil, y en parte debido a su duración exagerada. Su racismo es particularmente inquietante en 2014, un año en el que la sociedad estadounidense ha lidiado con agitación racial por el tratamiento de afroamericanos por parte de la policía y otros problemas.

Aquí están algunas razones para amar y odiar Lo que el viento se llevó:

Amar: Es increíblemente fiel al libro

Este no es un punto pequeño. El libro de 1936 con sus 1,037 páginas, fue un fenómeno al estilo Harry Potter y las audiencias querían ver cada detalle en la pantalla.

“Es el retrato por el que el Instituto Americano de Opinión Pública del Sr. Gallup reportó una audiencia de espera de 56 millones 500,000 personas, algunas de las cuales pueden encontrar aliento en nuestra opinión de que no estarán decepcionados por Scarlett, interpretada por Vivien Leigh, Rhett Butler, interpretado por Clark Gable, o por esa misma razón, por Miss Mitchell de Selznick”, escribió The New York Times en una reseña contemporánea.

Odiar: Es increíblemente fiel al libro

El libro pudo ser un gran best-seller, pero no fue amado universalmente. Otros escritores lo menospreciaron; en una reunión en 1937 del Congreso Americano de Escritores, el equipo votó abrumadoramente por The Big Money de John Dos Passo como el mejor libro de 1936. Lo que el viento se llevó obtuvo un voto.

¿Por qué? Es extenso y desordenado, pasa con clichés y es “implacablemente racista”, señaló Time en 2011.

Odiar: Es, bueno... racista

Los personajes negros en Lo que el viento se llevó son estereotipos andantes de esclavos y mucamas. El dramaturgo negro, Carlton Moss, la comparó con El nacimiento de una nación, señalando que Lo que el viento se llevó era un vilipendio más tranquilo de afroamericanos: un “ataque por atrás”, comparado con el enfoque de dirección de El nacimiento de una nación. Un “arma de terror en contra de Estados Unidos negro”, añadió The Chicago Defender.

Hubo demostraciones contra la película en algunas ciudades, y Hattie McDaniel, quien ganó un Oscar por su actuación, ni siquiera pudo asistir al estreno en Atlanta con otras celebridades debido a las leyes de segregación.

El retrato de la película de afroamericanos todavía preocupa; en parte, dice Stephen Marche de Esquire, debido a que todavía es evidente hoy en día.

“Hay negros buenos y hay negros insolentes. Hay negros de casa y negros en el campo. Cuando los personajes afroamericanos son articulados, siempre tiene el objetivo de ser una sorpresa cómica”, escribe. “Estos todavía son los prejuicios que agravian las representaciones de afroamericanos en la pantalla”.

Amar: Muestra a una mujer moderna

Scarlett O'Hara pudo vivir en la década de 1860, pero como muchos críticos observaron, en su determinación y espíritu independiente, todavía es relacionable hoy en día; y fue excepcional en 1939. Después de todo, esta era una mujer apasionada que se casó tres veces, tenía su propio negocio y; a pesar de que se queda sola al final de la película, se niega a revolcarse en su abandono. “Mañana será otro día”, de hecho.

Amar: Es la cima del cine de Hollywood

Con su hermosa fotografía, actuación que acaparaba la atención, la música estupenda de Max Steiner y el tono global, pocas películas son tan brillantes en Technicolor como Lo que el viento se llevó, y quizá nada la ha igualado desde entonces.

Una escena que continúa dando de qué hablar décadas después es el famoso incendio de Atlanta. No solo fue una de las escenas más costosas filmadas; 25,000 dólares, una suma enorme en ese momento, sino que también destruyó los sets de algunas películas anteriores, notablemente King Kong, y generó que algunos residentes del área llamaran al departamento de bomberos. Pero lo que surge es una sensación de la escala grande y trágica de la guerra.

Puedes agradecer al diseñador de producción, William Cameron Menzies, por gran parte de este éxito; tuvo la idea de quemar viejos sets para la escena de incendio de Atlanta, utilizó filtros de color para destacar el estado de ánimo y dibujó toda la película anticipadamente.

Es más, hay una historia de amor apasionada pero turbulenta entre Scarlett O’Hara (Vivien Leigh) y Rhett Butler (Clark Gable) que impulsa la película.

“Como pocas películas estadounidenses lo han hecho, Lo que el viento se llevó tiene éxito como una historia épica y como un drama íntimo”, escribió Kevin Thomas de Los Angeles Times en 1989.

Odiar: Ni siquiera fue la mejor película de 1939

El año de Lo que el viento se llevó a menudo es considerado el mejor año en la historia de Hollywood, cuando no menos de 10 películas fueron nominadas a mejor película, incluidas Mr. Smith Goes to Washington, Stagecoach, Wuthering Heights y Dark Victory. De esas, Lo que el viento se llevó ganó el Oscar, pero muchos críticos pondrían a la influyente Stagecoach, The Rules of the Game de Jean Renoir o incluso El mago de Oz delante de esa.

Es más, aunque Lo que el viento se llevó encabezó las encuestas de películas populares estadounidenses en el pasado, incluida una encuesta del Instituto Americano de Cine de 1977, su popularidad podría disminuir. La historia actualmente es la número 157 en la lista de las mejores 250 de Internet Movie Database, superada por Qué bello es vivir, El padrino y La lista de Schindler; incluso por El club de la pelea, Forrest Gump y, uh, Snatch. (Sí, la película de Guy Ritchie).

“Nadie que conozca ha resuelto el secreto del atractivo aparentemente atemporal de la película de 1939, aunque creería que tiene algo que ver con los mecanismos elaborados de destino, la historia y sexo ejercidos sobre Scarlett, cuya libido arrogante debe ser castigada tan magníficamente como fue celebrada”, escribió el crítico de cine, Dave Kehr.

Amar: La duración

Lo que el viento se llevó dura 222 minutos; eso son tres horas y 42 minutos, y muchos fanáticos desearían que fuera más larga. Cuando se estrenó en televisión comercial en 1976, NBC la transmitió dos noches; y recibió ratings exitosos en ambas transmisiones, con casi dos tercios del público espectador viéndola.

Odiar: La duración

¿222 minutos? Y eso no incluye el intermedio.

Odiar: Su efecto en la historia

Gracias a su gran popularidad, Lo que el viento se llevó ha sido difícil de escapar; especialmente en Atlanta, donde Mitchell vivió y murió. Sin embargo, su glorificación del sur en la preguerra es problemática para muchos críticos, quienes creen que obstaculizó cómo se ve la raza.

"Nos gusta creer que 1939 era un mundo diferente, un mundo dividido del nuestro por un un supuesto gran lapso de iluminación progresiva. Desafortunadamente, aunque 75 años en la vida estadounidense son suficientes para constituir varias épocas distintas, no es suficiente para sentenciar los prejuicios duraderos del país”, escribió Marche de Esquire.

“La película es, en muchas formas, un repositorio de los originales que dieron forma a las descripciones torturadas de la raza de la cultura estadounidense desde ese entonces”.

Amar: Todavía es una película poderosa

Si dependes de las películas para un punto de vista limpio, ordenado y preciso de la historia, estarás decepcionado cada vez. Deja la historia para los historiadores: las películas son un relato, y pocas historias están tan bien contadas como Lo que el viento se llevó.

Como señaló Roger Ebert en 1998, “todavía es un hito imponente del cine, simplemente porque cuenta una buena historia, y la cuenta maravillosamente bien”.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×