Goytisolo pide "no resignarse ante la injusticia" al recibir el Cervantes

El escritor de 84 años pidió seguir los pasos de Don Quijote de la Mancha y combatir la injusticia social en España
Goytisolo pide "no resignarse ante la injusticia"
(Reuters) -

El escritor español Juan Goytisolo criticó este jueves la condición de desigualdad que atraviesa su país al recibir el premio Cervantes, reconocimiento considerado el Nobel de las letras hispánicas.

"El panorama a nuestro alcance es sombrío, crisis económica, crisis política, crisis social", indicó el escritor al recordar las estadísticas donde se muestra que "más del 20% de los niños de nuestra marca España vive hoy bajo el umbral de la pobreza".

El autor de la novela El exiliado de aquí y de allá (2008) destacó que "las razones para indignarse son múltiples y el escritor no puede ignorarlas sin traicionarse a sí mismo".

Lee: Juan Goytisolo, un nómada que une a las culturas europea e islámica

Goytisolo, de 84 años de edad, recibió el máximo reconocimiento de la literatura hispánica de manos del rey Felipe VI en la Universidad de Alcalá de Henares, ciudad donde nació el autor de Don Quijote. Ahí, el escritor recordó la trascendencia de la obra del Miguel de Cervantes.

"A los lectores tocados por la gracia de su novela, nos resulta difícil resignarnos a la existencia de un mundo aquejado de paro, corrupción, precariedad, crecientes desigualdades sociales y exilio profesional de los jóvenes como el que actualmente vivimos. Si ello es locura, aceptémosla", indicó en su discurso.

El escritor se declaró admirador de Don Quijote, novela que afirma haber leído en cuatro etapas diferentes de su vida. Durante su discurso, se refirió a sí mismo como "hombre de mucha literatura y pocas palabras".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"No se trata de poner la pluma al servicio de una causa, por justa que sea, sino de introducir el fermento contestatario de ésta en el ámbito de la escritura", lanzó el autor de obras como Señas de identidad (1966) o Juan sin tierra (1975).

"Digamos bien alto que podemos; los contaminados por nuestro primer escritor no nos resignamos a la injusticia", concluyó tras imaginar a Don Quijote "acometiendo, lanza en ristre, contra los esbirros de la santa hermandad que proceden al desalojo de los desahuciados, contra los corruptos de la ingeniería financiera" o "socorriendo a unos inmigrantes cuyo único crimen es su instinto de vida y ansia de libertad".

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×