Los dos jefes que mandan en Compartamos

Carlos Labarthe y Carlos Danel desafían la figura del CEO y lideran juntos el banco microfinanciero.

Los directores que comparten el poder

1
Carlos Labarthe y Carlos Danel son el cerebro y corazón de Grupo Compartamos. Ambos lideran el banco de microfinanzas bajo un modelo poco recomendado: la codirección. (Foto: Fernando Montiel Klint)
carlos labarthe, carlos danel  Carlos Labarthe y Carlos Danel son el cerebro y corazón de Grupo Compartamos. Ambos lideran el banco de microfinanzas bajo un modelo poco recomendado: la codirección. ✓  (Foto: Fernando Montiel Klint)

Carlos Labarthe y Carlos Danel comparten el poder ejecutivo en Grupo Compartamos bajo una dinámica poco común en los negocios mexicanos: la codirección. Labarthe es director general; Danel, el codirector general.

Liderar como lo hacen Labarthe y Danel va en contra de la tradicional teoría del management, que postula el ideal del líder único y venera al CEO como la figura máxima.

"Para mucha gente, la codirección es en teoría imposible; la visión tradicional siempre ha sido que tiene que haber un último responsable. No puede haber dos personas compartiendo el poder, siempre hay una guerra de egos", dice Carlos Danel a la edición trimestral CEO de febrero 2013 de la revista Expansión.

Ambos líderes afirman que dirigen el banco de microfinanzas más grande de América Latina sin que sus egos se crucen en el camino.

"Si el ego no está en su lugar, si alguno de los dos empieza a sentir que se lleva el show, que quiere los reflectores, pues mal asunto, caray, porque se rompe el contrato de confianza", expresa Carlos Labarthe, director general de Compartamos.

Los dos Carlos se conocen desde adolescentes. Hace años se dieron cuenta de que lo suyo podía funcionar y se encargaron de conseguir a los mentores adecuados, estudiar su relación, dividir tareas y establecer reglas para asegurar que el coliderazgo pudiera mantenerse a lo largo de los años.

A fines de los 80 trabajaron como voluntarios en organizaciones sin fines de lucro, pero cayeron en la cuenta que su labor no era suficiente si buscaban tener un impacto social verdadero.

Así surgió la idea de fundar Compartamos, un proyecto de microfinanzas que les permitió repartir préstamos en vez de recaudar fondos. Sin embargo, el modelo les ha valido críticas por no seguir la tradición no lucrativa de las microfinanzas.

Hoy llevan 22 años juntos al frente de la firma, que cuenta con más de 16,000 empleados y más de 2,000 millones de pesos en ventas estimadas en 2012.

"Parece medio extraño", dice Danel al referirse al esquema de codirección de Compartamos. "Pero es como cualquier relación humana y probablemente el matrimonio la representa bien, pues no se da automático. Tienes realmente que trabajar".

Carlos Labarthe y Carlos Danel están convencidos de que la codirección es el mejor modelo para dirigir su firma ahora; no obstante, mantienen una comunicación abierta sobre qué sucedería si uno de ellos ya no está o se quiere retirar.

Compartamos: La crítica y la defensa

2
En 2008, el premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, criticó el esquema de Compartamos al señalar la generación de dinero como prioridad del banco. (Foto: AP)
Muhammad Yunus  En 2008, el premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, criticó el esquema de Compartamos al señalar la generación de dinero como prioridad del banco. ✓  (Foto: AP)

EL MODELO
Carlos Labarthe y Carlos Danel optaron por las microfinanzas como su manera de ayudar a la comunidad.

El modelo de negocios consiste en dar servicios financieros comerciales a pobladores cuyos ingresos se ubican entre uno y 10 salarios mínimos en México, Perú y Guatemala.

Implica altos costos operativos. Por cada cliente, Compartamos invierte un poco más de 152 dólares al año, dice Álvaro Rodríguez Arregui, presidente del consejo.

Por eso, estas instituciones financieras cobran altas tasas de intereses. Compartamos, con una tasa promedio de 71%, cobra intereses inferiores a sus competidores, que en promedio se ubican cerca de 80%, dice Marissa Garza, analista de Banorte.

LA CRÍTICA
En su visita a México en 2008, Muhammad Yunus, economista y premio Nobel de la Paz por su esquema de microcrédito a los pobres en India, criticó el esquema de Compartamos.
Sus argumentos fueron:
• La prioridad de Compartamos es la generación de dinero.
• Se hizo de recursos a través de la inversión de capital y esto implica generar retornos a inversionistas.
• Cobra excesivas tasas de interés. El banco Grameen, de Yunus cobra 20%.
LA DEFENSA
Compartamos tiene su propia versión y contestó:
• Compartamos es un promotor de la educación financiera para evitar el sobreendeudamiento.
• La institución advierte que las microfinanzas proporcionan oportunidades, pero no son en sí mismas la solución última para erradicar la pobreza.
• Sus tasas de interés son superiores a las del resto del sector financiero es porque el costo de otorgar un crédito a segmentos populares es mayor que el de los créditos tradicionales

De ONG a banco

3
Desde el inicio Carlos Labarthe y Carlos Danel se repartieron las tareas a realizar sin poner mucho esfuerzo en crear una estrategia para establecer qué haría cada uno de ellos.  (Foto: Getty Images)
manos  Desde el inicio Carlos Labarthe y Carlos Danel se repartieron las tareas a realizar sin poner mucho esfuerzo en crear una estrategia para establecer qué haría cada uno de ellos. /  (Foto: Getty, )

"Los dos Carlos son literalmente la media naranja uno del otro", dice Álvaro Rodríguez Arregui, presidente del consejo de Compartamos y cofundador del fondo de inversión Ignia, a la revista ExpansionCEO en su edición de febrero 2013. Carlos Labarthe y Carlos Danel tienen más que un nombre en común; compartieron diferentes cargos a medida que Compartamos evolucionó de Organización no Gubernamental (ONG) a banco.

De 1992 a 2009, Labarthe era director general y Danel codirector general; de 2009 a 2012 Labarthe era presidente ejecutivo y Danel, vicepresidente ejecutivo. Desde 2012, Labarthe es director general y Danel codirector general.

Desde el comienzo, se repartieron las tareas sin esforzarse demasiado en establecer una estrategia de qué haría cada uno de ellos.

"Cuando empezamos a implementar ciertas iniciativas, de repente era medio inconsciente: Carlos hacía esto y yo hacía esto otro", recuerda Carlos Danel. El objetivo principal era avanzar. No importaba tanto el organigrama ni la distribución de tareas.

Los socios se dieron cuenta desde el principio de que tienen personalidades muy distintas, pero que se complementan entre sí y que no impiden que se pongan de acuerdo.

"El 90% de las veces traemos una perspectiva diferente", dice Carlos Labarthe, que estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Anáhuac del Norte. Danel es arquitecto graduado de la Iberoamericana. Aquél es emocional y directo; éste, más cerebral y reflexivo.

"Danel es mucho más analítico y metódico para el desarrollo de la visión estratégica", precisa Rodríguez Arregui. "Labarthe es mucho más de pensar en el mañana", agrega.

Dos Carlos piensan mejor que uno

4
Labarthe y Danel poseen personalidades muy distintas, que a su vez se complementan entre sí y benefician en los acuerdos. (Foto: Fernando Montiel Klint)
Carlos Labarthe, Carlos Danel, compartamos  Labarthe y Danel poseen personalidades muy distintas, que a su vez se complementan entre sí y benefician en los acuerdos. ✓  (Foto: Fernando Montiel Klint)

Es común que Carlos Labarthe inicie una frase y Carlos Danel la termine. Los socios aseguran que se entienden a la perfección y que llevan a la vida real el refrán "dos cabezas piensan mejor que una". Iván Mancillas, uno de los primeros 20 empleados de Compartamos y hoy su director de Negocios, recuerda que la diferencia de personalidades en ambos se veía desde los primeros días. Cuenta de una reunión en la oficina central en el Distrito Federal para definir la misión y la visión de la empresa y la manera de transmitirlas al resto de los colaboradores.

Labarthe era muy práctico. "Llegó y dijo: 'Pues vamos a hacer esta plática, este curso, este proceso, estas políticas'. Danel, desde otro punto de vista, dijo: 'Sí entiendo toda esta parte de vivirla, pero en el fondo hay que ver los indicadores'. Muy cuestionador, muy reflexivo", narra Mancillas a la revista Expansión CEO en su edición de febrero 2013.

Al final de la reunión, ambos directivos se pusieron de acuerdo y crearon lo que llaman la 'mística' de Compartamos, que, aseguran, combina servicio con responsabilidad, pasión y trabajo en equipo con rentabilidad.

Estaba muy claro, dice Mancillas, que Danel se ocuparía del back office, de supervisar el funcionamiento de la empresa desde adentro, y Labarthe, del front office, de ser el rostro de la empresa ante los clientes.

Danel se quedó con las áreas de sistemas, contabilidad y auditoría. Labarthe, con ventas, mercadotecnia y cualquier tarea que involucrara estar en contacto con otras personas.

Ésta es una parte estratégica de su codirección, dice Fernando Álvarez Toca, director general de Compartamos Banco desde 2009. Cuando se incorporó como director de Finanzas en 2005, cuenta, sus dos jefes le explicaron a quién dirigirse según el área en que cayera el tema. Así, no necesitaban estar los dos en todo.

Cada decisión de la dirección general tiene la ventaja de haber sido consensuada por dos personas y dos puntos de vista diferentes.

"Se elimina el tema de la subjetividad", puntualiza Álvarez Toca. "Porque toda instrucción es por dos... y operas con más claridad".

Sus claves para el coliderazgo

5
Como parte de su método de coliderazgo, Carlos Labarthe y Carlos Danel establecieron reglas claras para la toma de decisiones. Además se reúnen cada martes sin importar donde estén. (Foto: Getty Images)
reglas  Como parte de su método de coliderazgo, Carlos Labarthe y Carlos Danel establecieron reglas claras para la toma de decisiones. Además se reúnen cada martes sin importar donde estén. /  (Foto: Getty, )

Desde el momento en que Carlos Labarthe y Carlos Danel se conocieron a los 17 años en una conferencia en el Colegio Vallarta en la Ciudad de México, se dieron cuenta de que compartían valores e ideas. "En ese momento no lo sabíamos, pero (contamos) con una gran complementariedad en nuestras habilidades directivas y en nuestras habilidades empresariales", comenta Danel.

Pero para llegar a donde están ahora, tuvieron que crear un método de coliderazgo. Hicieron una serie de exámenes para conocer las debilidades y fortalezas de cada uno.

"La primera vez que lo hicimos -dice Carlos Labarthe-, la consultora que nos ayudó dijo: '¡Esto es increíble! Ve: las fortalezas de éste son las debilidades de éste y viceversa. Es como obtener un cuate increíblemente completo'".

Danel y Labarthe acudieron a Alfredo Harp Helú, asesor de Compartamos, quien había vivido una relación similar desde los años 70 como presidente de Grupo Financiero Banamex, con Roberto Hernández como presidente de Banamex.

Harp, dice Carlos Danel, "nos dio una serie de recomendaciones, desde las más conceptuales hasta las más específicas". Les dijo que tuvieran sus oficinas juntas para estar siempre comunicados, que se reunieran al menos una vez a la semana y que establecieran reglas claras acerca de la toma de decisiones.

Labarthe y Danel fijaron una reunión cada martes y, sin importar dónde estén, la cumplen en persona o por teléfono. Sus oficinas en la sede central de Compartamos, son idénticas y están conectadas por una sala de juntas.

"Ésa fue mi recomendación -dice Harp-, que tenían que ser como copresidentes, aunque no existiera la figura legal en México, pero es como ellos actuaban. Y creo que ha sido un éxito hasta la fecha".