América tiene todo un ‘CEO’ en la cancha

Miguel Herrera usa las técnicas del management para ganarse la confianza de sus jugadores; cuando tienes todo en tu contra, es el momento justo para destacar, dice el entrenador del club.
miguel herrera  (Foto: Agencias)
Marco Núñez

Para Miguel 'Piojo' Herrera, que el club de futbol América consiguiera el título del torneo Clausura 2013 de la Liga MX bajo su mando, no sucedió en cuestión de minutos, tomó años. Tal y como sucede en el mundo corporativo, el entrenador supo inspirar y motivar a sus jugadores.

Faltaban dos minutos para terminar el partido de la final, disputado el 26 de mayo de 2013, y el América estaba dos goles abajo ante el Cruz Azul. En medio de una tormenta torrencial, nada se veía a favor de las Águilas.

Pero su entrenador no se amilanó. Empapado, gesticulando como un loco junto a la banca, impulsó a sus jugadores para empatar el marcador global y terminaran ganando el título por penales.

Herrera había tomado las riendas de un equipo en crisis en noviembre de 2011. Él llevaba nueve años y cinco clubes como técnico sin haber ganado nunca un campeonato. El primer reto fue devolverles la confianza a los jugadores, que venían de una de las peores campañas de la historia del América.

Para probarse, aceptó un contrato de sólo seis meses. "Primero había que demostrar que me podía establecer", dice Herrera, a la edición trimestral CEO de la revista Expansión, correspondiente a agosto de 2013.

El equipo nota si la estrategia es la correcta con base en los resultados, explica Esteban de Gyves, coach de negocios: "Si el líder actúa y lo que dice es lo que hace, inspira a mucha gente y su liderazgo perdura".

Conforme Herrera conoció a los integrantes del plantel, mejoraron su desempeño y llegaron a una final después de seis años.

"El trabajo del técnico es sacarle provecho a todos los jugadores y hacerlos crecer", dice el 'Piojo'.

Ninguna adversidad, agrega Herrera, puede superarse si los jugadores no creen en el líder y si no trabajan con un objetivo común: ganar.

Esteban De Gyves apunta que el conductor es el primero que debe estar convencido de que las cosas sucederán. "En la cabeza del líder no existe la opción de que no se den", precisa.

Ésa fue la clave que permitió remontar la final, comenta Herrera, que ahora enfrenta un nuevo reto en el torneo Apertura 2013.

"El técnico debe saber lo que funcionó en el pasado y replicarlo", dice De Gyves.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×