¿Comprador compulsivo? Haces mal negocio

La forma en la que cuidas tu economía personal es igual de importante que administrar bien tu firma; un test del Illinois Institute for Adiction Recovery te dirá si de verdad eres adicto al shopping.
comprador  (Foto: Getty)
Paulo Morfín Otero

Podrás sentirte orgulloso por la forma en la que administras tu empresa, de saber cuándo invertir y cuándo rechazar una oferta, pero ¿qué tal cuando se trata de tu bolsillo personal?

Las finanzas personales, al igual que tu compañía, representan un negocio y no deben obstruir el camino hacia el balance de tu economía personal. Por ello, debes tener cuidado en cómo utilizas tus ganancias y sobre todo, en qué las gastas, ya que hacer compras por impulso podría llevarte directo a un agujero financiero.

"La oniomanía o compulsión por las compras es un trastorno psicológico que comporta un deseo desenfrenado por comprar sin necesidad real. Es frecuente en estados depresivos y genera en la persona adicta satisfacción inmediata con la que consigue borrar temporalmente problemas y dar sentido a su vida", define Umberto Gallimberti, psicoanalista italiano, en un artículo publicado por la revista Quo en su edición de agosto 2013.

Una de las principales motivaciones detrás de las compras es la envidia, asegura la experta en marketing Nailya Ordabayeba de la Rotterdam School of Management, ya que el placer de presumir puede derivar en un deseo incontrolable por poseer.

El diario de un comprador compulsivo gira en torno a los centros comerciales y las marcas. Este padecimiento se presenta más en mujeres que en hombres, y suele ir acompañado de trastornos en el control de impulsos, ansiedad y otras conductas adictivas.

Sin embargo, por cada cuatro mujeres compradoras obsesivas, hay un hombre. Sólo que ellos gastan más en aparatos de tecnología que en ropa o calzado.

Un estudio del Centro de Investigación de Informes del Consumidor de Estados Unidos indica que los zapatos son una de las prendas femeninas que más problemas de adicción pueden causar. Desde el psicoanálisis se han considerado un objeto fetiche que simboliza poder, entre otras cosas.

Para tener una relación sana con el dinero, es necesario manejar límites a través de la planeación de gastos, así evitarás endeudarte y afectar a terceros.

¿Cómo saber si eres comprador compulsivo?

Si tu manera de comprar no te causa ningún conflicto ni endeudamiento, no tienes por qué preocuparte.

Pero si has tenido más de una discusión por tu forma de comprar, el doctor Donald W. Negro, de la Universidad de Iowa, recomienda ir con alguien que te acompañe y sobre todo a cultivar actividades que disfrutes en soledad.

Hay que darle un valor creativo y productivo al momento que le dedicas a tu persona.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Eres comprador compulsivo si, según el Illinois Institute for Adiction Recovery, te identificas con al menos cuatro de estas situaciones:

1. Gastar dinero como resultado de sentimientos de decepción, enojo o susto.
2. Tus compras te causan estrés y angustia.
3. Has discutido debido a tu forma de comprar.
4. Sientes que no eres nadie sin tus tarjetas de crédito.
5. Utilizas tu tarjeta para comprar artículos que no puedes comprar en efectivo.
6. Percibes una oleada de euforia y ansiedad cuando compras algo. 
7. Tienes sentimientos de culpa, vergüenza y confusión, después de comprar.
8. Mientes a los demás sobre las compras realizadas o cuánto dinero gastaste.
9. Piensas demasiado tiempo en el dinero.
10. Pasas demasiado tiempo haciendo malabares con las cuentas para poder gastar un poco más. 

 

Ahora ve
Cada 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos
No te pierdas
×