¿Cómo lograr un discurso inspirador?

Empresario o político, todos deben dominar el poder de comunicar un mensaje y hacerlo con énfasis; la claridad y honestidad son clave en el orador, pero también una buena entonación y vocalización.
discurso  (Foto: Getty)
Elia Baltazar

Un buen líder de negocios no sólo se define por su poder de gestión sino también por su poder de comunicar. Es por ello que cualquier directivo debe tener un discurso inspirador y ser claro cuando habla de la situación de la empresa. Pero, ¿cómo lograrlo?

Para hacer del CEO un buen orador, lo más importante es la preparación, lo que no significa meter al ejecutivo en una camisa de fuerza o restarle espontaneidad", dice el especialista de la Asociación de Comunicación Política, Guillermo Velasco, a la edición trimestral CEO de la revista Expansión, correspondiente a noviembre-diciembre de 2013.

También es fundamental expresarse con claridad. "En la empresa hay que saber comunicar datos, por más complejos que sean, y aterrizarlos de la manera más asequible", añade Velasco.

Y es necesario ser honesto, como el ex primer ministro británico Winston Churchill, cuando después de embarcar a su país en la Segunda Guerra Mundial dijo. "No tengo nada más que ofrecer que sangre, lágrimas y sudor".

"Esa frase es el mejor ejemplo de la sinceridad a la que debe recurrir un líder en un escenario negativo. En una situación difícil no caben retóricas o metáforas, ni es apropiado azucarar las circunstancias", dice el autor del libro 'Palabra y poder', José Antonio Lugo.

Junto a la claridad y honestidad, la otra característica de un buen discurso está en la forma, que incluye elementos como la entonación, la vocalización, el énfasis y el ritmo, explica el socio y director general de Llorente & Cuenca, Juan Rivera.

"Es necesario entrenar a los CEO para que hagan buen uso de las pausas y los gestos", dice Rivera.

¿Qué debe incluir un discurso inspirador?

La capacidad de oratoria y la calidad de un discurso son tan imprescindibles en el empresario como en el político, sobre todo cuando se trata de un CEO, coinciden expertos en comunicación política. Pero advierten diferencias.

"Un político vende ideas, pensamiento e ilusión, mientras que un CEO tiene que vender un mensaje de confianza y esperanza en la compañía, de empatía con la empresa", explica Juan Rivera.

Consulta los elementos imprescindibles en un discurso, así como los que deben quedar fuera:

INDISPENSABLE EVITAR
Sólo hablar de los temas en los que creemos. Los discursos largos.
Preparar anticipadamente el discurso y su esquema para contar bien la historia. Leer y utilizar artefactos como el teleprompter.
Decir siempre la verdad y recurrir a relatos y anécdotas. Llevar las manos a los bolsillos, tocar mucho el micrófono, mirar al suelo, caminar hacia atrás en el escenario y perder firmeza en la voz.
Aprender a manejar el miedo para transmitir seguridad. Abusar de las citas de terceros.
Estudiar a la audiencia para anticiparse a sus preguntas. Utilizar un tono imperativo, que confunde el discurso con una lección de escuela.
Recurrir a las capacidades verbales y corporales para transmitir la personalidad del orador y conectar con el público. Abusar de las cifras y los datos, en perjuicio de un discurso directo y preciso.

 

Ahora ve
Estas son las nueve mejores cámaras para fotografiar tus viajes
No te pierdas
×