No imites, sé un líder auténtico

No existen fórmulas, las experiencias que forman tu historia de vida crean tu estilo de liderazgo; los grandes CEO saben aprovechar sus malas rachas para sacar lo mejor de ellas, dicen expertos.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

No existen recetas ni características específicas que los ejecutivos deban seguir para convertirse en grandes líderes. Ser auténticos y aprender de las experiencias positivas y negativas de la vida, es lo que en realidad ayuda a formar un estilo de liderazgo propio, dicen expertos.

Se puede aprender de la experiencia de los demás, pero no hay manera de ser exitoso tratando de ser como otra persona. La gente confía en ti cuando eres genuino y auténtico, no una réplica de otro, dicen Bill George, Peter Sims, Andrew N. McLean y Diana Mayer, en un artículo publicado en la edición CEO de la revista Expansión, correspondiente a febrero-marzo 2014.

Tras realizar 125 entrevistas con CEO y líderes de asociaciones sin fines de lucro, de diferentes géneros, edades, nacionalidades, nivel socioeconómico y creencias religiosas, los autores, expertos en temas de liderazgo y gestión, determinaron que no existe ninguna característica, rasgo, habilidad o estilo universal que los llevara al éxito. Más bien, su liderazgo emergía de sus historias de vida.

Muchos líderes entrevistados comentaron que su motivación provenía en especial de una experiencia difícil. Más que verse como víctimas, los líderes auténticos usaron estas experiencias formativas para darle sentido a su vida. Replantearon estos eventos para superar sus retos y descubrir su pasión por liderar.

Otro factor fundamental para ser un líder auténtico es tener conciencia de sí mismo, dice el artículo citado por la revista Expansión.

Todo líder tiene un ego que dominar, inseguridades que calmar, temores que apaciguar y para ello requiere coraje y honestidad para abrirse y reconocer sus puntos débiles.

Valores y motivaciones, las herramientas del líder

Los líderes auténticos practican sus valores y principios, a veces bajo su propio riesgo. Son cuidadosos al equilibrar sus motivaciones para que estén impulsadas por estos valores internos y por el deseo de recompensas o reconocimiento externo. También tienen un fuerte equipo de apoyo a su alrededor que les garantiza llevar una vida integrada, con los pies en la tierra.

Además el líder auténtico debe encontrar su motivación, ya sea extrínseca o intrínseca. Si bien son renuentes a admitirlo, para muchos líderes lo que los motiva a lograr cosas es medir su éxito con respecto a los parámetros del mundo externo: estatus, poder, dinero.

Las motivaciones intrínsecas, por otra parte, surgen de su idea del sentido de la vida. Están ligadas a la historia de vida personal y a cómo se plantea esta historia.

No siempre es fácil alejarse de la validación externa de los logros personales. Los líderes orientados a los éxitos se acostumbran tanto a los logros sucesivos desde sus primeros años de gestión que hace falta mucha valentía para ir tras las motivaciones intrínsecas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero en algún punto, la mayoría de los líderes reconoce que necesita abordar preguntas más difíciles para obtener el éxito verdaderamente significativo. Las motivaciones intrínsecas son congruentes con nuestros valores y son más satisfactorias que las motivaciones extrínsecas, dicen los autores.

Muchos ejecutivos luchan por lograr el éxito tangible, reconocido en el mundo externo: dinero, fama, poder, estatus. A menudo su impulso les permite ser exitosos a nivel profesional durante un tiempo, pero no logran mantener ese éxito.

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×