5 demonios que encara un emprendedor

Más allá del miedo al fracaso hay otras barreras internas o externas, dicen los Emprendedores 2014; arrancar un negocio implica trascender la imagen de novato y vencer la incredulidad de los socios.
demonios, emprendedor  (Foto: iStock by Getty Images)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -


5 obstáculos en la carrera emprendedora

Emprender un negocio podría parecer temible para aquellas personas que desean hacerlo por primera vez. Y es que durante el proceso, los emprendedores se enfrentan a una serie de 'demonios', externos e internos, que amenazan con dificultar la creación y consolidación de su empresa.

La claridad en las políticas de apoyo por parte del gobierno, el acceso al financiamiento, así como los requisitos para tramitar el establecimiento de la compañía son algunos de los factores externos que obstaculizan la actividad emprendedora en México.

Según datos del reporte Doing Business en México 2014, abrir una empresa en el país requiere en promedio 7 trámites, 12 días y un desembolso equivalente al 11.5% del ingreso per cápita. Mientras que en Nueva Zelanda se puede abrir una empresa en tan sólo un día y pagando 0.3%.

Por otra parte, existen factores internos en los mexicanos que influyen en su forma de emprender.

De acuerdo con el Global Entrepreneurship Monitor (GEM 2012) 45% de la población mexicana cree que existen buenas oportunidades para emprender el país y 62% considera que tiene las capacidades y habilidades necesarias para hacerlo.

Sin embargo, el reporte indica que una tercera parte de la población adulta en México afirma que el miedo al fracaso puede detenerlos para iniciar un negocio propio.

Algunos finalistas de Emprendedores 2014 de Expansión y CNNExpansión cuentan con qué barreras han tenido que lidiar para asentar su negocio.

1. Ser novato

La idea de enfrentarse a un mercado que no está familiarizado con el producto o servicio que una empresa ofrece puede parecer una barrera difícil de romper.

Así lo considera la directora administrativa de Inventive Power, Nydia Godoy, cuyo negocio ofrece tecnología de concentración solar que ayuda a que las industrias ahorren 80% de combustible de calderas.

“Fue difícil llegar con un cliente y decirle ‘estamos haciendo esto, es nuevo, te va a ayudar a ahorrar en tu empresa, créenos’. Los primeros clientes son con los que experimentas”, cuenta Godoy.

2. No entender al cliente

No escuchar lo que el mercado quiere y adaptarse a las necesidades de los consumidores puede ser un error fatídico para las ventas de la empresa.

“En los primeros meses nosotros insistíamos en hacer algo que el mercado no quería. Cuando nos detuvimos a reflexionar y vimos qué era lo que nos estaban pidiendo y lo dimos, en ese momento empezamos a crecer”, recuerda el fundador de Sferea, Alejandro Hernández.

En un principio, la tecnológica nació para crear videojuegos como un medio de publicidad, a la par fue incursionando en el tema móvil. Sin embargo, el mercado no estaba interesado en lo que ofrecían. Hoy desarrolla aplicaciones para smartphones, tablets y smart TV.

3. La incredulidad del socio

Una empresa sin un equipo sólido, comprometido, que crea firmemente en los valores y beneficios que traerá el negocio para todas las partes involucradas, difícilmente podrá lograr sus objetivos.

Para el fundador y director de Campo Vivo, Mateo Dornier, la parte más difícil al crear su compañía de productos orgánicos fue convencer a los productores del campo mexicano que su participación en el proyecto les traería beneficios económicos.

“La labor que hicimos fue convencer a la gente a través de una propuesta de valor, es decir, ‘te vamos a ayudar a salir al mercado, por lo que tu trabajo valdrá más y vivirás mejor de él’”, cuenta Dornier, quien actualmente vende alrededor de 120 productos orgánicos certificados en 450 puntos de venta en México.

4. No saber cómo crecer

Tener el mercado objetivo bien definido, los canales por los cuales se pretende llegar a éste y las estrategias y procesos para generar ventas son elementos que si no están claros desde el principio bloquearán el despegue de la empresa.

En esto coinciden dos de los fundadores de Sellpad, Diego Romero y Alfonso Cabrera. Su negocio ofrece un punto inalámbrico de venta a pequeños restauranteros. Su objetivo es evitar pérdidas y aumentar la competitividad.

“Saber cómo crecer el negocio y saber qué métricas medir para seguir con el crecimiento. Ésa es la parte más complicada que hemos tenido hasta ahora”, comenta Diego Romero.

5. Perder la originalidad

Una de las principales características de un nuevo negocio es aportar un valor agregado, o bien, ser totalmente diferentes a lo que la competencia puede ofrecerle al mercado.

El fundador de la agencia publicitaria COLOüRS, Cory Crespo, asegura mantenerse en una lucha constante por ser el negocio “disruptivo” de su mercado y ofrecer servicios que otras empresas no contemplan.

“Yo creo que la principal dificultad que hemos tenido es ir siempre por el lado opuesto a donde los demás se dirigen”, dice Crespo.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×