El sector transportista en México se queda sin conductores

El déficit anual es de 80,000 operadores. Profesionalización, salarios y riesgos, las problemáticas; es una amenaza para el objetivo de Enrique Peña: hacer de México la plataforma logística de...
choferes, deficit, transportista, mexico  (Foto: Getty)
Georgina Baltazar Gaitán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En la última década, el sector del autotransporte en México ha sufrido cada año un déficit de 80,000 operadores de tractocamiones, mejor conocidos como traileros o choferes, según datos de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), y la situación podría agravarse en los próximos años.

El origen de la baja constante está en la dificultad de las empresas por encontrar un operador que cumpla altas expectativas de profesionalización como lo demandan las cadenas de suministro globales hoy en día, cuenta la revista Manufactura en su edición impresa Logística 360.

Para un sector que tiene un dinamismo de crecimiento acelerado, existe mucha rotación (entre bajas y jubilaciones), además de una fuerte migración hacia Estados Unidos.

A esto se suman las condiciones a las que los conductores están expuestos en cada viaje que realizan y que muchas veces no se ven reflejadas en su salario, como el clima de violencia e inseguridad, la corrupción en los retenes carreteros y largas jornadas laborales que terminan por desmotivarlos y obligarlos a renunciar a su trabajo.

La situación amenaza no sólo al negocio transportista, también a uno de los objetivos del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto: hacer de México la plataforma logistica de América, por lo que el papel que jugarán los transportistas para el movimiento de materias primas desde diferentes puntos del país será crucial.

La contribución del transporte de carga a la economía nacional es significativa. Según datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el autotransporte moviliza 56% del peso de los bienes de producción nacional que se trasladan al país y 81% de su valor total.

En México, hay unas 125,000 empresas de autotransporte de carga, con una flota que supera las 310,000 unidades, según datos de la SCT. Hoy por hoy, esta industria es el elemento logístico más importante para movilizar la producción de bienes, tanto para el mercado interno como para el comercio internacional.

Capacitación, la salida al problema

Para evitar que la fuga de operadores siga creciendo, las empresas deberán apostar por la capacitación: invertir en su desarrollo, generar mejores prácticas que eviten la rotación, pagar mejores sueldos y dotarlos de camiones con tecnología avanzada.

“El transporte de carga antes era un eslabón menos participativo en la cadena de suministro, ahora trabajamos con just in time; las exigencias de tiempos y formas son mayores”, dice el vicepresidente de la Canacar, Enrique González Muñoz.

Aunque el reto no es fácil cuando un empresario transportista debe poner en manos de un desconocido su principal capital de trabajo: un camión, cuyo precio supera el millón de pesos en México.

Actualmente hay empresas consultoras dedicadas a la certificación de personal que filtran a los candidatos y seleccionan los perfiles mejor orientados a través de sofisticados procesos como Fletes México-Chihuahua y Recurso Confiable.

Además, dado que las unidades están equipadas con sistemas cada vez más complicados (máquinas electrónicas o sistemas de rastreo satelital), tanto las empresas transportistas como los clientes requieren que el personal sepa manejar los equipos.

No más 'choferes'

Para el gerente corporativo de Recursos Humanos de Fletes México-Chihuahua, Sebatián Abreu, este recurso humano debe estar integrado a la organización a través de mejores condiciones laborales, motivación, buen trato, reconocer su esfuerzo y fomentar la identidad corporativa.

“Las empresas tendremos que hacer algo para desarrollar operadores, no choferes o traileros, como se les conoce”, dice Abreu.

"Mientras que las empresas no nos interesemos en ello, estaremos sufriendo con operadores que afecten la calidad del servicio y provoquen pérdida de mercado. Si su función es bien comprendida, el operador se sentirá comprometido y percibirá que tiene trascendencia en la corporación”, agrega.

Por ello, Abreu recomienda entender su esencia: es un empleado que no tiene un lugar fijo, su vida transcurre arriba de una unidad de transporte, es el sostén de una familia, pueden ocurrirle diversas situaciones adversas; a veces se siente angustiado por la inseguridad.

3 esfuerzos para profesionalizar a los operadores

1. Desde hace 10 años, la Canacar inició una serie de iniciativas para profesionalizar a los operadores, a la par de lanzar una estrategia de modernización de las flotillas.

2. En 2013 Canacar, la Universidad Tecnológica de León (UTL) y el Instituto Estatal de Capacitación (IECA), puso en marcha el Semillero para Formación de Operadores, el cual se ejecuta a través de los Centros de Capacitación y Adiestramiento para Conductores del Transporte de Carga, y que al 2014 ya tiene dos generaciones salientes.

3. La compañía TMS instauró un instituto de formación y en agosto de 2013 se graduó la tercera generación de operadores, la cual, después de tres meses de capacitación, está trabajando en los patios de operaciones de los transportistas para luego salir a carretera.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mientras estudian, reciben una ayuda económica de casi 6,000 pesos mensuales, después se les descuentan vía nómina 15,000 pesos divididos en un año.

(Este artículo fue publicado en la edición octubre 2013 del suplemento impreso Logística 360, de la revista Manufactura) 

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×