Una genio de los números forma parte de Los 100 Empresarios

María Asunción Aramburuzabala, en el puesto 22 de la lista, compra empresas y multiplica sus ventas; es consejera de Modelo y con Tresalia participa en el sector inmobiliario, tecnológico y educativo.
maria asuncion aramburuzabala  (Foto: Duilio Rodríguez)
Jessica Bigio
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En el poniente de la Ciudad de México, en el conocido como Uptown Polanco, habrá una nueva torre que está en construcción y a la que no dejan de llegar compradores. “Compran antes de que pongamos siquiera un ladrillo en la obra sólo porque saben que ella está detrás”, dice Pablo Guzzo, director de Comercialización y Mercadotecnia de la desarroladora Abilia.

Ella es María Asunción Aramburuzabala, la accionista principal, quien suele visitar el proyecto Terret, de Abilia. La ejecutiva ocupa el lugar 22 del ranking 2014 de Los 100 Empresarios más Importantes de México.

La torre, de más de 30,000 m2, no estará lista hasta enero de 2015, pero la casa de moda Hugo Boss ya está instalándose en el primer piso. El proyecto tiene otra torre vecina del mismo tamaño y diseño, a la que ya se mudó el corporativo de Nestlé, publica la revista Expansión en su edición del 10 de octubre de 2014, cuya suscripción está disponible en el Kiosco Digital.

Reputación que suma poder

Aramburuzabala compra empresas y las hace vender más, sólo por ser la dueña.

Es la mujer más poderosa de México y una de las tres mujeres que están en el listado de Los 100. Es una de los cinco herederos de Grupo Modelo y aún tiene influencia en la empresa luego de la venta del imperio a la cervecera más grande del mundo, la belga-brasileña AB InBev.

Su reputación, su poder de negociación y su experiencia en consejos de administración, entre ellos, el de AB InBev, han sumado a sus empresas más que clientes.

En la firma de tecnología KIO Networks, otra de las compañías de la que es dueña a través de su fondo de inversión Tresalia, ha ganado clientes y mejores prácticas corporativas.

Toque de discreción

Pero Aramburuzabala prefiere pasar desapercibida y evita hablar de sus negocios con la prensa. Este perfil bajo también distingue a Tresalia.

Expansión solicitó una entrevista con la empresaria pero no recibió respuesta hasta el cierre de su edición de Los 100 Empresarios.

“Ella es sumamente discreta, siempre lo ha sido, sin declaraciones ni excesos”, dice Manuel Valencia, director de la carrera de Negocios Internacionales del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe. “Se le ve en eventos, pero sin un protagonismo que no necesita”.

Un imán de clientes

KIO es la cuarta empresa de servicios de tecnología de la información más importante de México, dice Hugo Guevara, analista de Select, una consultora de tecnología.

La compañía opera espacios o centros de datos que resguardan equipos de cómputo y tienen infraestructura para sus clientes. En 2013, la empresa creció 26%. La publicidad de KIO contrasta con el perfil de Aramburuzabala. Usa la imagen de la top model de Victoria's Secret, Candice Swanepoel y, aunque es mexicana, tiene textos en inglés.

Guevara piensa que detrás del rendimiento de la compañía está el sello de la empresaria. “Le ha dado un mayor poder de negociación -comenta- y eso le ha ayudado a aumentar su cartera de clientes”.

KIO compró en junio de 2014 la firma RedIT, que está en el mismo sector y opera en Estados Unidos. Con esta operación, KIO podrá llegar al mercado estadounidense y mejorará su posicionamiento en México.

“Esperamos que supere a Grupo Telmex (en su cuota de mercado en centros de datos) y puede ser que también a HP”, dice Guevara.

Con la adquisición de RedIT, la firma tendrá unos 2,500 kilómetros de fibra óptica propia, duplicará sus campus tecnológicos para sumar 12 e incorporará a 500 empleados para llegar a 2,000.

Abilia y sus proyectos

Igual que en KIO, Aramburuzabala fue clave para impulsar las ventas de su inmobiliaria Abilia, que está en un negocio en el que el crecimiento anual es difícil de medir en cifras. Los proyectos duran años, pero Guzzo dice que su cartera de clientes está fortalecida gracias a la empresaria.

Los clientes confían y ganan seguridad en el proyecto por el hecho de saber que Aramburuzabala está detrás.

Muchos compradores, incluso los que compran por primera vez y se endeudan para poder pagar, deciden invertir desde antes de que empiece la obra.

“Saben que ella no se va a quemar por un proyecto inmobiliario”, agrega Guzzo. Abilia ha hecho proyectos en la Ciudad de México, como Parques Polanco, Puerta del Mar y Cittá San Jerónimo. Además, construye un inmueble en Guadalajara y otro en Querétaro.

Tresalia... das

El fondo de inversión Tresalia tiene otras inversiones además de KIO y Abilia. Lo fundó con su madre, Lucrecia Larregui, y su hermana, Lucrecia Aramburuzabala, cuando murió su padre, en 1995. El nombre viene de “tres aliadas”.

El fondo invirtió en infraestructura, tecnología, telecomunicaciones, reservas territoriales, medios de comunicación, educación, salud y automotriz.

En 2010 compró Artega Motors, una pequeña automotriz alemana que fabrica deportivos de lujo. La empresaria ya tenía participación minoritaria desde 2008, pero quebró en septiembre de 2012.

Sin embargo, la gran mayoría de sus inversiones son confidenciales. “Tresalia es un fondo bastante exitoso (...), pero muy celoso de su información”, dice María Ariza, directora general de la Asociación Mexicana de Capital Privado. “La mayoría de sus movimientos son confidenciales por tratarse de una family office”.

A diferencia de otros fondos de inversión, las family office tienen a un único inversionista o a una familia detrás de sus operaciones.

La administradora con 10 universidades

Tras la venta de Grupo Modelo a AB InBev en julio de 2013, Aramburuzabala sigue en el consejo de la cervecera, junto con Valentín Diez Morodo. Ellos son los dos herederos que aún tienen influencia en el grupo.

Aramburuzabala también participa en los consejos de Grupo Financiero Banamex y el conglomerado Siemens. Como consejera, dice Diez Morodo, es una experta en finanzas. “Es un genio de los números y hace las operaciones de manera muy redituable, muy productiva”, agrega.

Esa habilidad la llevó a incursionar en un negocio de bajos costos y altas ganancias: el de las universidades privadas low cost. Es un modelo educativo que atrae a millones de jóvenes que desean tener una mejor educación a un precio razonable.

Su apuesta está en el estudiante que puede pagar en promedio 8,000 pesos por un cuatrimestre. Otros grandes empresarios, como Alfonso Romo, Jorge Nacer y Guillermo Salinas Pliego, también tienen inversiones en educación.

Aramburuzabala, a través de Tresalia, tiene al menos 10 universidades, como la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y la Grijalva.

Talento que vende por anticipado

En Abilia, Aramburuzabala supo usar su talento como administradora. Desde que es la accionista mayoritaria, dice Guzzo, la inmobiliaria formalizó sus consejos de administración e incluyó nuevos controles y procesos.

“Viene a los consejos de administración, está en los comités de inversión, está en los comités en donde aprobamos qué nuevos proyectos queremos”, agrega.

La inmobiliaria apuesta por nuevos proyectos. Cuando Nestlé se mudó a una de sus torres al lado de Plaza Carso, Abilia le compró su vieja sede en Ejército Nacional, y adjuntó el terreno a su nuevo proyecto de usos mixtos Latitud Polanco.

El proyecto ocupa una manzana y ofrece departamentos, 30,000 m2 de oficina en renta y dos niveles de locales comerciales.

Un periodista llama a Abilia para pedir información de los 350 departamentos que están a la venta. “Hay de una o dos recámaras”, le dice el asesor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

—¿Y para cuándo estarán listos?
—Los entregamos en 2017, pero sólo nos quedan 14.

Suscríbete a la revista Expansión en el Kiosco Digital y obtén el número 1151 que presenta la edición completa Los 100 Empresarios más Importantes de México.

Ahora ve
Al registrarse como precandidato, AMLO reitera que explora posible amnistía
No te pierdas
×