América Móvil: la empresa a seguir

El valor de la acción creció casi 60% en 2006 y los ingresos aumentaros 25%; se espera que en tres años 15% más de la población mexicana tenga un celular.
La cuna, donde se ha conformado el coloso tecnológico. (Expa  (Foto: )
John Moody
CIUDAD DE MÉXICO -

El valor de la acción de la empresa en la Bolsa Mexicana de Valores creció casi 60% en 2006, y los ingresos se incrementaron 25% durante los primeros tres trimestres para llegar a 166,300 millones de pesos.

América Móvil ha visto mayores ganancias con un flujo de caja que creció de 32.2% a 36.8% como porcentaje de los ingresos. 

Actualmente, 55% de la población  mexicana tiene un teléfono celular, y se espera que sea 70% en tres años, gracias a la estabilidad económica de la región. Cuando Hajj, apuntalado por Slim, asumió la dirección hace nueve años, poca gente tenía teléfonos celulares.

En EU la penetración celular ya es de 70% y en Europa, de 90%, lo cual parece ser la meta de la industria en América Latina. 

Hajj estará ahí cuando la industria crezca y madure. Mientras tanto seguirá en la pelea contra Movistar, de la española Telefónica. El énfasis está en seguir creciendo. América Móvil captura a 73 de cada 100 nuevos clientes en la región.

Movistar parece recuperarse. De septiembre de 2005 a septiembre de 2006, su base de clientes creció 24% y llegó a 7.4 millones. Pero ha sido un gasto enorme. Ha invertido más de 7,000 MDD y seguiría perdiendo dinero. 

La cobertura es la otra parte de la estrategia. Telcel invirtió para llevarla a todo el país, mientras que sus rivales sólo a las mayores áreas urbanas.

“La distribución es un elemento vital, pero por sí sola no te da el negocio. Podemos llevar el Amigo Kit hasta el último rincón pero sin cobertura no funciona”, dice Carlos García Moreno, director de Finanzas de América Móvil. “Puedo traer muchos clientes hoy pero sin cobertura los pierdo mañana”. 

Telcel absorbió millones de clientes con las tarjetas de prepago que inventó y que ahora se usan en todo el mundo. Iusacell, asociado con Vodafone y Verizon, apostó por clientes con alto poder adquisitivo. El verdadero dinero entraba del segmento de bajo costo.

Telefónica compró Pegaso por 5,000 MDD y después invirtió poco en el negocio. Según García Moreno, ahí radica parte del éxito de Telcel. “El problema de Telefónica es que ha subsidiado más al equipo pero el precio por minuto fue mayor”, asegura Martín Lara, analista de Grupo Financiero Santander.

Línea Futura

Los mercados en donde América Móvil tiene presencia, 14 países de Latinoamérica y Estados Unidos, podrían saturarse.

Sus rivales ven mejores opciones para competir que en México, donde hay quejas por competencia injusta y donde sale a relucir la cercana relación de Telmex y Telcel. América Móvil lo niega y alude a los errores de sus rivales y sus éxitos en la gestión como la razón detrás de su dominio del mercado. 

América Móvil tiene ya 114 millones de suscriptores a septiembre de 2006. En el tercer trimestre se ganó 1.6 millones en México, 1.2 millones en Brasil y 948,000 en Argentina. Mantener el crecimiento, aun cuando se sumen millones de usuarios, es el reto.

Las cifras revelan América Móvil ya no crece en algunos mercados, si bien se consolida en los mayores. De septiembre de 2005 al mismo mes de 2006, su control en México se mantuvo, en Brasil creció de 21.7% a 23% y en Argentina, de 29.7% a 32.8%.

La empresa parece buscar un apoyo para una batalla contra Movistar, ahora que Telefónica parece mejor dispuesta. Aunque América Móvil se lleva 73 de cada 100 clientes nuevos en México, esa cifra solía ser de 91. “Ya no es espectacular”, dice Lara, el analista de Santander. 

América Móvil también encara amenazas tecnológicas que podrían cambiar su mercado. Las plataformas inalámbricas de internet podrían convertirse en el sistema telefónico del futuro. Mucho dependerá del pronóstico que asegura que la penetración de mercado superará 70% en México y en muchas zonas de Latinoamérica.

“Espero crecimientos en los próximos cinco años que nadie se imagina”, asegura García Moreno. Y también podría seguir comprando mercado gracias a sus arcas y bajo nivel de deuda. 

A fines del tercer trimestre, la empresa apuntaba 38,500 millones de pesos en deuda neta, casi la mitad del flujo de efectivo. “No tenemos ninguna limitación financiera, a lo mejor no es el caso de todos nuestros competidores”, dice García Moreno.

El blanco principal es TIM, en Brasil, propiedad de Telecom Italia. Según García Moreno, el operador no está oficialmente a la venta y Hajj sigue todos los rumores al respecto. Sin embargo, un consultor de la industria dijo a Expansión que antes de finalizar 2006 se pudo haber anunciado la compra. 

“Si hay algo que hacer a un precio razonable pues estamos obligados a ver y comprar”, dice García Moreno, sin conceder que lo harán.

Ya sea que América Móvil siga comprando o no, la firma ha superado con frecuencia las expectativas del mercado y ha crecido más rápido que cualquier otra empresa pública en la región. Los inversionistas que vendan ahora, creyendo que la acción no puede crecer más, tal vez deberían repensarlo y confiar en Hajj.

Jim Cramer, un gurú de Wall Street, dice que él debió haber creído. “Dejé ir este caballo (vendió sus acciones) hace 10 puntos. Ojalá nunca lo hubiera hecho porque América Móvil es la empresa más brillante en Latinoamérica”.

Ahora ve
No te pierdas