El triunfo femenino en los negocios

En México sólo 3% de las mujeres que trabajan son directivas, el resto está aún ‘detras del poder’; descubre en este especial a las 50 mujeres más influyentes del mundo empresarial mexicano.
Sin Pie de Foto
María Asunción Aramburuzabala, Número 1 del Ranking de Expan  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Marina Delaunay y Alejandra Xanic
CIUDAD DE MÉXICO

Este es el listado anual de "Las 50 mujeres más poderosas en los negocios en México". Tienen en promedio 44 años y ocupan puestos estratégicos en un grupo de compañías que generan ventas equivalentes a 86% del PIB. Ahí es donde se deciden los cambios millonarios. Llegaron a esa posición de poder, casi en todos los casos, rodeadas por hombres y con al menos 10 años de carrera en un mismo sector o empresa.

Forman parte de ese 1% del total de mujeres trabajadoras en México que ostentan cargos de dirección general (y del 3% que tiene cargos directivos en general). Las del primer nivel del escalafón representan 30% de este ranking, y ocho de cada 10 de ellas son casadas. En el listado de este año la aproximación fue por una vía distinta que la de 2006. En lugar de dimensionar a las mujeres por el tamaño y la facturación de la empresa donde trabajan, la principal guía fue determinar las compensaciones aproximadas para cada puesto e industria. Luego los datos fueron ajustados considerando el tamaño de la compañía y otra información cualitativa de estas ejecutivas, como su trayectoria laboral, su educación y su participación en asociaciones y otras entidades profesionales y académicas.

Ahora existe una clara segmentación de los sectores donde trabajan las mujeres más poderosas: 67.4% en el sector de servicios, solamente 16.5% en el área comercial y 12.5% en el industrial.

Hay más directoras generales que el año anterior. Nombramientos recientes como el de Nicole Reich, de Scotiabank, y Mónica Flores, de Manpower, dan fe de esto. Ambas ocuparon los cargos que dejaron dos hombres.

Al elaborar este listado quedó de manifiesto que sí hay áreas más desarrolladas por las mujeres. Recursos humanos, relaciones públicas, mercadotecnia y finanzas son las más recurrentes, sobre todo las tres primeras. Las mujeres tienen una atracción por las carreras más ‘humanistas’, explica Claudia González, profesora investigadora del ITAM. “Aún hoy, la matrícula de mujeres en ingeniería sigue siendo baja”. “Somos pocas”, dice está ingeniera, y eso se refleja en el ranking. Pero también detectó la presencia de mujeres en puestos tradicionalmente masculinos, como Martha Rodríguez, directora general de Finanzas de Grupo Cementos Chihuahua.

Asimismo, el listado 2007 sugiere que hay más mujeres ejecutivas en los corporativos ubicados en el DF. Y se confirmó que en la capital industrial, Monterrey, ocupan muy pocas posiciones estratégicas. Ninguno de los directorios de los grandes consorcios regios tienen a mujeres en cargos directivos.

Que se puede ocupar dos roles demandantes –carrera y familia– lo muestra ese 72% de las 50 ejecutivas de nuestro ranking que tiene, en promedio, 1.3 hijos, contra 2.5 del promedio nacional.

Claro que para eso muchas de ellas se armaron de una plataforma de ayuda. Esposos seguros de sí mismos que postergaron su ascenso para hacerse cargo de los hijos, como una ejecutiva de UPS México. O que lograron flexibilidad en sus empresas (la mayoría multinacionales) para no perder el paso en sus respectivas carreras profesionales, como en Coca-Cola de México.

En el nivel donde están estas mujeres, sus salarios suelen ser equivalentes a los de sus pares varones, aseguran las fuentes consultadas. Entre ellas sí hay variaciones. Entre ejecutivas de un mismo nivel, la que más gana está 40% por arriba de la que tiene el menor salario. La diferencia salarial entre la más alta y la más baja de la escala puede llegar a ser de 100%.

Otra conclusión relevante del listado es que, en promedio, las 50 ejecutivas llevan una década trabajando en la misma compañía; que seis de cada 10 no se movieron de sector en toda su vida y que cuatro de cada 10 tiene un posgrado. Una tercera parte de estas mujeres son directoras generales; 81% de ellas está casada; 92% tienen hijos y 33% estudió un posgrado.

 

Aquí otros hallazgos:

Antigüedad

• Les llevó, en promedio, 10.3 años de trabajo en la misma empresa para llegar al puesto que hoy desempeñan.

• Han pasado 49% de su vida laboral en la misma compañía donde ahora están; 35% de las mujeres han pasado 20% de su vida laboral en la empresa actual.

• 32% ha dedicado entre 81 y 100% de su carrera a la misma compañía.

Movilidad

• El análisis de sus últimos tres puestos directivos reveló que 58% de las ejecutivas no ha cambiado de sector en toda su vida. Los motivos son: porque han ejercido 100% de su carrera en una misma compañía o porque todos sus cargos los ejercieron en empresas del mismo sector.

• La mayoría de ese restante 42% que sí cambiaron de empresa, trabaja en el sector financiero y seguros y fianzas. Además tienen experiencia en la academia y el sector público. Esto se explica por el auge de nuevos bancos, sofoles y otras entidades financieras y la alta competencia en el sector.

• Otro sector que reúne a mujeres que se desplazaron de actividad económica es el de química farmacéutica, un nicho en donde los laboratorios multinacionales también libran su propia batalla en México y en donde prevén inversiones millonarias.

Preparación

• Hay más egresadas de universidades privadas. Las más estudiaron en el Tec de Monterrey y, en segundo lugar,  en la UNAM. Las demás cursaron en las universidades  Anáhuac, ITAM y la Iberoamericana en la capital.

• 15% de las 50 consideradas se formaron en universidades del interior del país (y el dato podría ser mayor pues aquellas que estudiaron en el Tec de Monterrey no hicieron distinciones del campus).

• 42% de las ejecutivas tiene estudios de posgrado, mayoritariamente maestría (63% de MBA). Únicamente hay dos casos de una profesional con doctorado y una de ellas además tiene posdoctorado.

• 47% de las ejecutivas con posgrado se concentra en el sector de Servicios Financieros o Seguros y Fianzas.

Ahora ve