La moda parisina busca levantar el ánimo

Varios diseñadores europeos se rehusaron a dejarse llevar por la estética de la recesión; la semana de la moda para caballeros en París terminó con chaquetas coloridas y pantalones amplios.
Paul Smith  (Foto: AP)
PARÍS (AP) -

La semana de la moda para caballeros en París terminó con una profusión colorida de chaquetas, pajaritas de estudiantes y pantalones amplios y provocadores toda vez que los diseñadores se rehusaron a dejarse llevar por la estética de la recesión que se ha visto en otras capitales de la moda.
La casa francesa Lavin evitó las telas a cuadros o aquellas que son favorecidas por su costo y apostó por los tejidos de lana que acariciaban los cuerpos en olas suaves, creando un estilo sensual y romántico.
Del otro lado de la ciudad, Dior optó por las líneas rectas y los ángulos pronunciados en los cortes. Aunque la casa presentó principalmente trajes negros, un clásico para caballeros en tiempos difíciles, su sastrería innovadora llevó los modelos a un nivel superior.
El diseñador británico Paul Smith logró una pasarela dinámica que tomó su inspiración de los niños de primaria ingleses con no muy buen comportamiento.
A lo largo de la semana para caballeros, que comenzó el jueves, otros diseñadores de París enfrentaron los temores económicos con imaginación y revuelo. Los acentos incluyeron a John Galliano, que presentó modelos inspirados en el fauno, el ser griego con cuerpo de cabra, y a Givenchy con toques medievales.
Las muestras de alta costura de París comienzan el lunes con las colecciones de Giorgio Armani Prive y Christian Dior.
A continuación, detalles de las casas que desfilaron el domingo.
Lanvin
La construcción excelente fue el corazón de la colección otoño-invierno de 2009-2010, que incluyó las costuras, bastillas y dobladillos visibles, emblemáticos de la casa francesa.
Los trajes y las chaquetas tenían cortes amplios, pero las telas — principalmente tejidos de punto en tonos negro y gris oscuro— eran tan ligeros que la figura de sus modelos se mantenía delgada.
Los pantalones amplios ondulaban en pliegues lujosos, mientras que los pantalones un poco más ajustados con pliegues perfectos se afilaban en la pantorrilla para complementarse con las botas altas.
La intención del director artístico de Lanvin, Alber Elbaz fue crear una colección con un aspecto experimentado.
"Quería dar ese tipo de emoción a las piezas para que no pareciera que acaban de salir de un armario en una tienda, sino quizá del equipaje", dijo Elbaz a The Associated Press.
Dior
Los trajes sastre negro resultaron ser todo menos aburridos con Dior, gracias a sus cortes asimétricos, cintas y algunos brillos metálicos, que jugaron con el volumen y los contrastes creando una figura audaz.
El diseñador Kris Van Assche — que reemplazó en el 2007 a Hedi Slimane — se atrevió a emplear figuras amplias al presentar pantalones bombachos que dominaron las pasarelas en París. La abundancia de pliegues surgidos de cortes a la cadera dieron a los pantalones una amplitud casi esférica.
Otro elemento destacado de la colección fueron las chaquetas con botones así como solapas asimétricas, sobrepuestas con ganchos y cintas llamativas. Van Assche recurrió a uno de los favoritos de París: el cuello de tortuga, pero con contrastes blanco y negro
Paul Smith
El irreverente muchacho escolar de Gran Bretaña, Paul Smith, causó furor en las pasarelas. La colección fue divertida y atractiva aunque sin perder el estilo característico de su casa.
Las chaquetas de lana a cuadros se complementaron con pantalones entallados y otros sacos deportivos sobre suéteres en colores primarios brillantes marcaron su propuesta.
Smith logró reemplazar las corbatas convencionales con pajaritas, logrando hacerlas atractivas y naturales en los modelos adolescentes.

Ahora ve
No te pierdas