La enseñanza francesa se exporta

Numerosas instituciones galas han implantado sus programas en escuelas en el extranjero; la enseñanza francesa ha llegado a lugares como Pekín, Shanghai y Abu Dhabi.
francia-sorbona  (Foto: Cortesía Embajada de Francia)
Sylvie Thomas-Barbe
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Francia posee numerosos ámbitos de estudio con una larga tradición de excelencia, como derecho, ciencias políticas, economía y gestión e ingeniería, que disfrutan de un auténtico éxito en el extranjero. La prestigiosa Escuela Central se ha abierto recientemente en China, en la Universidad Behang de Pekín, según el modelo galo de estas escuelas, conocido por la calidad de su enseñanza científica y técnica. Así, las grandes Escuelas Centrales francesas se han asociado para poner en marcha una enseñanza académica completa en ingeniería. En la ciudad de Shanghai, el grupo de escuelas de Ingeniería Paritech, entre las que figura la prestigiosa Escuela Politécnica, ha creado un centro en la Universidad de Tongji. En Argelia, un consorcio de escuelas de comercio dirigido por la Cámara de Comercio y de Industria de París ha lanzado la creación de la Escuela Superior de Negocios de Argel.

Estas iniciativas y muchas otras son un ejemplo en muchos ámbitos, ya que responden a la demanda de numerosos países.

El dispositivo de clases preparatorias organizadas en Francia, de cara a las enseñanzas más prestigiosas en las grandes escuelas, es el principal producto de exportación.

Al ofrecer estudios universitarios completos, las acciones de cooperación de este tipo corresponden a las "buenas prácticas", muy defendidas por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Apoyamos aquellas enseñanzas universitarias en el extranjero relacionadas con la investigación, con el fin de establecer una cooperación científica, que corresponda a trabajos indispensables y que privilegie la unión con empresas locales", precisa Roger Manière, subdirector de Cooperación Universitaria y de Formación Profesional. Su responsable adjunto, Denis Seigneur, añade: "privilegiamos aquellos centros que trabajen en asociación, como los 14 centros que coordinan las enseñanzas francesas en la Universidad Galatasaray de Estambul".

En el marco de las colaboraciones, la homologación de diplomas o los diplomas conjuntos es la primera pista, como ya es el caso en la prestigiosa Universidad Francesa de Egipto o en el Colegio jurídico franco-rumano.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Educación preparan actualmente una carta para la enseñanza superior en el extranjero, fruto de los compromisos alcanzados entre varios colaboradores. El documento va acompañado de una lista de tareas precisas, "una especie de seguro de calidad", señala Denis Seigneur. Ni hablar de que la enseñanza en el extranjero, escaparate de la calidad gala, se de bajo nivel.

La medida consiste en armonizar la cooperación universitaria francesa en el extranjero y en el desarrollo de nuevas actividades innovadoras.

Los proyectos están a la orden del día: escuela de Ingeniería en Chile, centro universitario en  Kuala Lumpur. Desde hace algunos años, responsables  adjuntos a la cooperación universitaria del Ministerio de Educación, presente en las delegaciones diplomáticas en el extranjero, tienen como misión suscitar y acompañar nuevas colaboraciones y favorecer el diálogo con los centros de enseñanza superiores galos.

Además, algunos asistentes técnicos participan en las reformas estructurales de la enseñanza superior lanzadas por los gobiernos de esos países, en concreto en África, que quieren adaptar los dispositivos y sus niveles de enseñanza a las normas internacionales. La ingeniería educativa es uno de los ámbitos de excelencia francesa. Los expertos de este país también intervienen en los contenidos y en la organización de la vida de los estudiantes en numerosos ámbitos: restauración, vivienda, acción social y cultural.

Conviene recordar que la puesta en marcha de estudios superiores en el extranjero se apoya en numerosos países en una red de centros franceses de enseñanza primaria y secundaria que aseguran la continuidad. "Francia es el único país que dispone de este tipo de dispositivo, tan amplio y de esta reputación", señala Roger Manière.

Los estudiantes extranjeros que han seguido la enseñanza francesa in situ tienen la posibilidad de proseguir sus estudios en Francia, beneficiándose de condiciones ventajosas en la atribución de becas de segundo y de tercer ciclo. Además se ha creado CampusFrance, una agencia para la movilidad internacional universitaria y científica, de la que se encargan el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Educación, en estrecha colaboración con las universidades y las grandes escuelas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Todas estas iniciativas muestran un importante esfuerzo de solidaridad, al tiempo que permiten desarrollar la francofonía y la atracción por el país galo. Los socios universitarios son una baza importante en este sentido. Según Denis Seigneur, "las grandes escuelas y las universidades se convierten así en actores de primer orden en la proyección de Francia en el extranjero. Este tipo de cooperación es una poderosa herramienta cultural y económica francesa".

(El artículo fue elaborado por la Embajada de Francia en México)

Ahora ve
Guerrero está bajo el asedio de 10 cárteles y más de 50 bandas criminales
No te pierdas
×