Los delgados vuelven (en la relojería)

Algunas firmas reviven el concepto del reloj ultradelgado, que parecía estar ya sólo en el recuerdo; Vacheron Constantin, Patek Philippe y Audemars Piguet adoptaron el movimiento de Jaeger-LeCoultre.
Vacheron Constantin  (Foto: Cortesía de la marca)
Alejandro Estrada

Los relojes ultradelgados están de moda, pero no son cosa nueva.

Vacheron Constantin presentó en 1955 el reloj más delgado del mundo, el Extra-Plate, el cual incluía el movimiento calibre 1003, de tan sólo 1.64 milímetros de ancho.

Poco después, en 1966, presentaría el calibre 1120, un movimiento que comenzó a producirse a finales de 1967 y que contaba con un grosor de 2.45 milímetros.

La historia de este movimiento es, no obstante, muy singular: creado por Jaeger-LeCoultre bajo la denominación de calibre 920, fue usado por tres de las grandes firmas de relojería suiza: Patek Philippe, Audemars Piguet y Vacheron Constantin.

La primera para su calibre 28-255, el cual estuvo en producción durante 10 años; la segunda para sus calibres 2120, 2121 y 2122 y, la tercera, para los calibres 1120, 1121 y 1122. Curiosamente, nunca fue utilizado por la compañía que lo creó.

Este año, para rendir homenaje a estas dos piezas, Vacheron Constantin presentó sus modelos Historique Ultra-fine 1955 y el Historique Ultra-fine 1968, dos piezas que han sido creadas en cajas de oro amarillo de 18 quilates y que incluyen, como es lo usual en sus modelos, el codiciado Sello de Ginebra.

Asimismo, durante el Salon International de la Haute Horlogerie (SIHH) realizado este año en Ginebra, Piaget se dio a la tarea de hacer lo propio con su Altiplano 43 mm, un ejemplar que incluye otro de los movimientos más sorprendentes en el mundo de los relojes ultraplanos, el calibre 1208P, el cual presenta un grosor de 2.35 milímetros, apenas .71 milímetros más grueso que el calibre 1003 de Vacheron Constantin.

No obstante, a diferencia de este último –que ofrece una marcha continua de 30 horas–, el 1208P ofrece una reserva de energía de 40 horas.

Por otro lado, el Master Control 1833 Ultra Thin, de Jaeger-LeCoultre, presentado el año pasado para celebrar los 175 años de la compañía, es el segundo reloj más delgado de todos los tiempos, con un movimiento de tan sólo 1.85 milímetros de grosor.

Pero estas tres firmas no son las únicas que han incursionado exitosamente en el mundo de los relojes ultraplanos. Chopard y Blancpain también han replicado el concepto del reloj extra plano con modelos como el LUC XPS y el Villeret Ultra Slim, respectivamente.

El primero, presentado en 2009, incluye un movimiento de 3.30 milímetros. El segundo, el calibre 1153 (en su versión básica con indicador de horas y minutos), cuenta con un grosor de 3.25 milímetros.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Pero si hablamos de grandes logros, no podemos dejar de mencionar el Jules Audemars Perpetual Calendar, de Audemars Piguet, el cual, retomando la arquitectura del calibre 2120 –basado en el 920 de Jaeger-LeCoultre–, logró una verdadera proeza al integrar en un movimiento con calendario perpetuo, fases lunares e indicador de año bisiesto, una altura  máxima de tan sólo 4 milímetros.

Los ejemplos continúan. El concepto de movimientos ultradelgados se mantiene latente desde hace varios años, y hay muchas compañías que han decidido incorporarlo de nuevo a sus modelos más recientes.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×