El emperador del lujo se expande

El gigante francés LVMH, propiedad de Bernard Arnault, quiere seguir siendo líder en marcas de lujo; por eso le apuesta a los nuevos mercados emergentes y dará batalla para adquirir nuevas marcas.
bernard arnault  (Foto: Mario Testino)

De Ulan Bator, en Mongolia, a Ulan Dhabi, Arabia Saudita, el emporio LVMH, propiedad del hombre más rico de Europa, Bernard Arnault, se encuentra a la conquista de los nuevos mercados emergentes. Desde hace mucho, el empresario de 62 años emprendió la cruzada de llevar la alta costura a países como China, donde la primera tienda de Louis Vuitton abrió sus puertas en 1992, relata la revista Life & Style en su edición de mayo del 2011.

"Vuitton siempre ha sido un pionero. Fuimos los primeros en llegar a China, cuando abrimos nuestra primera tienda ahí, en las calles sólo había bicicletas", afirma Arnault.

Ahora se comienzan a ver los frutos de la hazaña.

En 2010 el valor de las acciones de LVMH aumentó 60%, lo que hizo que el patrimonio de Arnault se elevara a 39 mil millones de dólares y se convirtiera en el mayor proveedor mundial de productos de lujo.

El emporio de Arnault cuenta con más de 60 marcas en su portafolio y más de 2,468 tiendas a escala global, algunas de estas ubicadas en las ciudades más remotas del mundo como Ho Chi Min, Vietnam y Yekaterimburg, Rusia.

"Hoy queda claro que el mundo está impulsado por el crecimiento de Asia y los países emergentes", explica Arnault.

Aunque las utilidades operativas de países emergentes como Brasil, China, India y Medio Oriente aún no sobrepasan las de países en Europa y Estados Unidos, la jugada del empresario es apostarle a estos nuevos mercados y guardar presencia en los mercados tradicionales.

Según expresa en la revista Life & Style en su edición de mayo del 2011, existen riesgos en esta estrategia.

Apostarle a China un país que tiene un incremento en su PIB de 9% anual se ha visto orillado a elevar las tasas de interés para frenar un posible repunte inflacionario, y la retracción del gasto de los consumidores podría afectar a LVMH.

"Si a China le da un resfriado, a los bienes de lujo les dará pulmonía", afirma Luca Solca, analista de Stanford C. Bernstein, en Zurich.

Pero el hombre que desde los 34 años de edad es el más rico de Europa se encuentra preparado. Arnault sigue viendo nuevas oportunidades en los países más ricos, y eso explica la reciente ola de aperturas en París, Londres o Nueva York.

Por su parte, en Estados Unidos tampoco se ha perdido presencia.

Según Antoine Belge, quien cubre LVMH para HSBC París, el éxito de la compañía en ese país se ha debido a la pujanza del consumo de lujo de los inmigrantes chinos e hispanos y al consumo de las mujeres, incluso durante los peores meses de la crisis.

También, como parte de la estrategia de fortalecimiento, en los últimos meses LVMH se aventuró a adquirir la joyería italiana Bvlgari y la firma de moda y accesorios Hermès.

Para compensar posibles bajas en algunos ramos, Arnault diversificó su portafolio y adquirió diversas marcas de vinos y bebidas como Moët & Chandon y Veuve Clicquot, los artículos de moda y cuero Vuitton y Dior, los perfumes y cosméticos Givenchy y Guerlain, así como de joyas y relojes TagHeuer.

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×